Captura de pantalla 2019-12-22 a las 9.28.34
Captura de pantalla 2019-12-22 a las 9.28.34

El fenómeno de la imprenta se extendió por toda la península ibérica durante el siglo XVI, desarrollando la impresión de libros en latín y lenguas vulgares. Junto a los libros, y desde la publicación de la Gramática de Nebrija en 1492, comenzó la difusión de la lengua castellana. Pero la invención que revolucionó el mundo del conocimiento, fue la imprenta.

Tinta China, Papiro Egipcio y Caracteres Alemanes

Los primeros impresos se realizaron en China a mediados del año 768, con papiro y papel de arroz como soporte, pero no fue hasta principios del siglo IX, cuando se a través del conocimiento árabe se introdujo el papel moderno, que sustituyó al papiro y pergamino. En el año 1439, el orfebre alemán Johannes Gutenberg, con la ayuda de la iglesia reformista, adaptó la tecnología existente y unificó la imprenta de tornillo, el papel árabe y la tinta china e inventó la imprenta de tipos móviles.

La disrupción de la imprenta mecanizada de Gutenberg, significó para la reforma, su aliado más grande y se le dio a tal invento el empuje necesario, de ahí que la primera obra impresa fuera una Biblia. En el año 1500 existían imprentas en más de 200 ciudades de Europa, y la impresión de libros significaba, más de 20 millones de volúmenes en distintas lenguas. Esto provocó la expansión del conocimiento en todos los niveles.

Del tornillo al vapor

En el siglo XIX, Friedrich Koenig y Andreas Bauer introdujeron la imprenta rotativa, que impulsada por vapor, usó lo mejor de la imprenta de Gutenberg y aceleró el proceso a niveles industriales, produciendo mayor rapidez en la impresión de libros y definiendo el primer periódico “The Times”, en 1814, gracias al perfeccionamiento otorgado al impresor Richard March, con el papel continuo, lo que permitió que la información pudiera llegar a más personas en todo el mundo.

En el año 1875, se introdujo el Offset, que puso punto final a las planchas de impresión planas de tipos y catapultó hacia el futuro a la imprenta. Desde inicios del año 1900, ideas como la Serigrafía, el Photostat, la imprenta Matricial, la Xerografía y la Fotocomposición, le dieron a la industria de la impresión la importancia que tiene en la actualidad, permitiendo la evolución desde las prensas planas, hasta la impresión láser, de inyección de tinta, o la impresión 3D.  

La imprenta en la era digital

Con el advenimiento del internet, muchas personas creyeron que se estaba definiendo el fín de los medios impresos. No obstante, los soportes físicos no estaban, ni mucho menos, a punto de desaparecer ya que posteriormente se integraron las capacidades digitales de la red de información, para acercar a los clientes una forma más barata, sencilla y veloz para conseguir una impresión insuperable.

Desde un folleto, hasta tu primera novela

Gracias a los avances tecnológicos, las imprentas han logrado disminuir los costes de producción, con lo que pueden ofrecer productos de gran calidad a un precio bajo. Para quien está inmerso en el mundo del marketing, imprimir folletos, revistas, libros, catálogos, flyers, y revistas o libretas corporativas en tiradas grandes, no significa un precio elevado, lo que puede permitir que los pequeños emprendedores o escritores aficionados, puedan imprimir libros, en pequeñas o grandes cantidades a menor precio gracias al ahorro de costes y las economías de escala que se producen imprimiendo online.

La mayor ventaja de las imprentas online es el tiempo, puesto que en calidad, la mayoría de las impresoras trabajan en formatos estándares de tamaño y resolución para la industria. Por ello, si se quiere imprimir, por ejemplo, facturas, tarjetas de visita o talonarios personalizados, las imprentas online, son la mejor opción, por conveniencia, versatilidad, eficiencia y rapidez. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído