Cambiarnos de casa es un dolor de cabeza, pues debemos mover todos nuestros enseres que no suelen ser pocos, en especial si vivimos en familia y hay niños.

La cantidad de muebles y cajas que pueden salir de una vivienda es inmensa, por lo que nos planteamos si es mejor que hagamos la mudanza nosotros mismos o contratar a una empresa especializada.

Si la realizamos por nuestra cuenta nos saldrá más barata

Una mudanza hecha por una empresa profesional tiene un coste muy alto. Hay que pensar en que deben de cubrir los gastos del personal, los materiales para embalar, los vehículos, pagar el combustible, etc., y después obtener un beneficio. Si la hacemos nosotros, los costes son menores y nadie tiene que ganar nada, de ahí que sea mucho más económica.

¿Qué necesitamos?

Organizar una mudanza no es algo que se haga de repente. Requiere planificación y hacer una serie de compras para poder embalar todo lo que queramos llevarnos.

Material para embalar

Hay que comenzar con una selección de cajas para comprar los tamaños adecuados en las que poner vasos, platos, libros, juguetes, ropa, y electrodomésticos de pequeñas dimensiones. Con el fin de cerrar las cajas necesitaremos varios rollos de precinto y una pistola para los rollos, lo cual facilita mucho el trabajo.

Además de las cajas hay que preparar algunas mantas viejas, cinchas para sujetar los electrodomésticos de gran tamaño y adquirir varias bolsas protectoras que impiden que los electrodomésticos y los muebles se golpeen con la chapa de la furgoneta y entre sí.

Una carretilla de reparto

Otra compra maestra y que no debe faltar es una carretilla de reparto. Conviene gastar un poco más para que tenga ruedas grandes y una plataforma amplia, con la cual mover cajas, el frigorífico o la lavadora será muy sencillo y no nos haremos daño en la espalda.

Un vehículo de alquiler

Una vez que todo esté preparado vamos a necesitar una furgoneta para llevar los enseres. Hay varias opciones, y quizá lo mejor es no optar por las que tienen carrocería de camión.

En ellas caben más cosas, pero por la altura cargar y descargar es más difícil. Debemos pensar que levantar electrodomésticos y sillones a un metro de distancia desde el suelo requiere de esfuerzo que evitamos alquilando una furgoneta “normal”.

Ayuda de familiares y amigos

Es imprescindible tener ayuda de amigos y familiares, cuantos más mejor. Puede parecer que hay pocas cajas y enseres, pero conforme vamos cargando el cansancio se va a acumulando.

De este modo, si conseguimos reunir a unas cuantas personas la carga es muy sencilla y lo mismo ocurre con la descarga y colocación de todos los muebles y electrodomésticos más pesados, aunque la carretilla de repartidor nos ayudará mucho.

Hacer una mudanza nosotros mismos es más barato que contratarla. El proceso puede ser incluso divertido si tenemos niños o conseguimos involucrar a unos cuantos amigos, que vengan con nosotros a comprar las cajas, nos ayuden a embalar y sobre todo a cargar y a descargar, que es lo más complicado porque a veces se requiere de mucha fuerza física.

Sobre el autor:

lavozdelsur.es

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído