Artesanía ‘made in Arcos’ que desfila en las pasarelas de París

Rocío Montero, creadora de la marca 'Knot to knot' y que comenzó con 16 años haciendo pulseras de macramé, destaca el valor "incalculable" de sus piezas por "la dedicación y el cariño" que les imprime

Rocío Montero muestra algunos de sus atrapasueños en el taller que tiene en su casa en Arcos.
Rocío Montero muestra algunos de sus atrapasueños en el taller que tiene en su casa en Arcos.

Cuando Rocío Montero comenzó a hacer pulseritas de macramé con 16 años ni se le pasaba por la cabeza que sus diseños iban a triunfar, años después, en las pasarelas de una de las grandes capitales mundiales de la moda como es París. Rocío nació en Arcos hace 42 años, estudió Magisterio y está especializada en Pedagogía Terapéutica.

A mediados de los noventa, como muchas adolescentes de la época, hacía pulseras de macramé como hobby. Casi sin darse cuenta, con los años se fue especializado en este arte haciendo gala de su habilidad con los nudos. Además de pulseras comenzó a hacer bolsos, collares y algún que otro anillo. Colgaba fotos de sus creaciones en las redes sociales y eso le sirvió para que importantes firmas de moda se fijaran en su trabajo.

Algunos de los complementos diseñados por Rocío Montero.

Llegó a realizar diseños para la prestigiosa firma Palomo Spain, a través del Centro Tecnológico de la Piel de Ubrique, y así fue como sus solapas para bolsos, cinturones y bandoleras pudieron verse sobre la pasarela de la Fashion Week de Madrid. “Yo ni me lo creía, cuando ví mis diseños sobre la pasarela no me lo podía creer”, recuerda Rocío.

Cinturones elaborados por Rocío para la firma Palomo Spain en la Fasio Week de Madrid. FOTO: FASHION CHANNEL

En ese momento la joven decidió dar un paso al frente y emprender su propio negocio. Fue así como nació la firma Knot to knot (Nudo a nudo), con el asesoramiento del Club de Emprendedores de la provincia de Cádiz. Su logotipo representa un nudo de alondra y está cargado de simbolismo “porque representa el inicio de todo trabajo. Es el que se utiliza para agarrarte a algo. Es el nudo sobre el que se soporta tu trabajo cuando empiezas” explica.

Cada pieza es única y está elaborada con mucho cariño. “Cada trabajo lleva tu corazón porque lo creas con mucha ilusión y con muchas ganas”. Por eso cree que el trabajo artesanal no está pagado. “Yo cobro por horas, como cualquier autónomo, pero la dedicación y el cariño que le pones a cada pieza tiene un valor que no se puede calcular” señala.

Rocío luce un colgante diseñado por ella y elaborado con la técnica del macramé.

Pulseras, colgantes, cinturones, bolsos, cortinas, portavelas, atrapasueños, tapices o diferentes prendas de vestir son algunos de los trabajos que Rocío expone en el pequeño taller en el que se ha convertido su casa en Arcos.

Recientemente ha recibido encargos del diseñador Leandro Cano, uno de los principales exponentes del Slow Fashion en España, una tendencia que pone en valor la ropa artesanal elaborada de manera sostenible con materiales de calidad. Rocío ha elaborado para Leandro Cano, dentro de su colección Ofrenda, uno de los diseños más espectaculares de cuantos han salido de sus manos y que, además, ha desfilado en la Fashion Week de Paris. Se trata de Nana, un body con lámparas colgantes, todo ello elaborado con cuerda de algodón con la técnica del macramé. Un concepto de moda-arte que ha llevado a Rocío a salir en las páginas de la revista Vogue.

El body de Rocío Montero que desfiló en la Fashion Week de París en las páginas de la revista Vogue.

A corto plazo Rocío tiene previsto seguir recibiendo encargos de importantes firmas españolas de moda por lo que muy pronto volveremos a ver sus creaciones sobre las pasarelas. Diseños que están creando tendencia y que tienen el sello de la Sierra de Cádiz.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído