47 Degrees, la empresa tecnológica que nació en Seattle y creció en San Fernando

La compañía tiene 70 trabajadores, más de la mitad adscritos a las oficinas de San Fernando, desde donde realizan labores de consultoría de ingeniería tras comenzar desarrollando apps y videojuegos para móviles

Uno de los empleados de 47 Degrees, trabajando en la azotea del edificio que alberga las oficinas en San Fernando.
Uno de los empleados de 47 Degrees, trabajando en la azotea del edificio que alberga las oficinas en San Fernando. Autor: Manu García

Hace una década, cuando 47 Degrees comenzó su andadura en Seattle (EEUU), la empresa se dedicaba principalmente al desarrollo de aplicaciones y de videojuegos para móviles, aunque desde entonces ha evolucionado su filosofía y su modelo de negocio. Un año después de su creación, abrió su primera sucursal en el continente europeo, concretamente en la localidad gaditana de San Fernando. Luego llegaron las sedes de Londres y Madrid. Ahora suman más de 70 trabajadores distribuidos por Europa y América.

Nick y Justin Elsberry, junto al murciano Raúl Raja, fundaron la empresa, a la que se unió pocos meses después el gaditano Jorge Galindo. “Conocía a Raúl porque yo tenía un pequeño estudio en el que hacía webs como freelance y me pidió que les echara un cable. Me lo dijo un lunes y el viernes ya estaba de camino a Seattle”, relata Galindo, sentado en la terraza del edificio que alberga las oficinas de 47 Degrees, en pleno centro de San Fernando.

Un amplio espacio, con varios sofás y revistas, constituye el recibidor de las oficinas, que tienen distintas salas de reuniones y de trabajo, dependiendo de la labor de cada uno de los empleados. En estas instalaciones hay unos 40, aunque muchos teletrabajan por la pandemia. “Ahora mismo mucha gente en remoto, desde Algeciras, Sevilla, Madrid, el País Vasco o Barcelona. El puesto no está asociado a nada físico, pero tenemos una cultura muy fuerte de equipo”, explica Galindo.

Jorge Galindo, de 47 Degrees, durante la charla con lavozdelsur.es.
Jorge Galindo, de 47 Degrees, durante la charla con lavozdelsur.es. Autor: Manu García

Las oficinas, de hecho, tienen espacios para el esparcimiento, como una pequeña mesa de ping pong, un huerto y una azotea con barbacoa incluida, donde hacían equipo habitualmente, antes de la llegada del coronavirus. “Yo soy muy de oficina, porque se trabaja bien. A mí, que tengo niños pequeños, el concepto mixto me viene perfecto”, dice Galindo, que empezó desarrollando software y ahora dirige la división de marketing de la empresa.

47 Degrees debe su nombre a los 47 grados de latitud en los que se encuentra la oficina primigenia, la de Seattle. Eso, unido a que comenzaron desarrollando aplicaciones móviles de datos geoposicionados, les dio su denominación. “Nos gustaba posicionar datos en el móvil”, señala Galindo. “Empezamos a hacer app cuando era un nicho, cuando Android era una beta y estaba iOs recién estrenado. Pero el nicho dejó de serlo, entraron muchas empresas”. Entonces impulsaron un giro y cambiaron de tecnología, optando por Scala, un lenguaje de programación multiparadigma, en el que están muy bien posicionados.

“Ya no hacemos app, somos una consultoría de ingeniería”, reseña Jorge Galindo. “Las empresas nos subcontratan para que les aportemos soluciones de ingeniería que se acoplen a sus equipos y les ayuden a conseguir sus objetivos”, dice. “El nivel de crecimiento se ha ido estancando, ahora estamos en meseta”, incide Galindo, “aunque seguimos generando beneficios y teniendo clientes, por lo que nos podemos dar con un canto en los dientes”. Ahora exploran nuevas vías para generar negocio.

Jorge Galindo, junto a dos empleados de 47 Degrees, en las oficinas de San Fernando.
Jorge Galindo, junto a dos empleados de 47 Degrees, en las oficinas de San Fernando. Autor: Manu García

“La pandemia nos ha ayudado a asentar la estrategia. Cuando las cosas se calman piensas mejor, en el día a día no aplicas estrategias, ni arreglas problemas estructurales”. Él asegura que es de los “optimistas” que creen que saldrán “reforzados”. “Por suerte, seguimos generando negocio”, incide. Para ello es clave, además del trabajo duro, el “buen humor” que desprenden en la empresa. “Cuando gestionas equipos tienes que tener empatía, saber escuchar… Durante estos años he aprendido que todo es constante, incluso el dinero, la única variable real son las personas”, dice Galindo.

El responsable de marketing de 47 Degrees insiste mucho en la importancia de reforzar la cultura de equipo. Poco antes de la llegada de la pandemia se reunieron una semana en Portugal, donde hicieron un concurso de cocina o una gymkhana. “Eso nos ha servido de colchoneta para lo que vino después”, señala. “El humor es súper importante en todo lo que hagas en la vida”, expresa. En eso puede que tenga que ver la procedencia del núcleo duro de la compañía. "Intento no tirar de estereotipos, pero la empresa no sería nada sin los directores de ingeniería, que son todos andaluces, de Cádiz y Sevilla. Tenemos contactos profesionales con gente de EEUU o Reino Unido, pero como esta gente nadie, por su nivel de empatía, de humildad y de profesionalidad. Eso no lo he encontrado en otro lado".

Jorge Galindo comenzó desarrollando software, luego hizo las veces de comercial y ahora está enfocado al marketing. "Me he ido adaptando profesionalmente a las necesidades de mi empresa", explica. También es uno de los impulsores del Lambda World, un evento internacional nacido en Cádiz dirigido a la comunidad de desarrollo de software y que cuenta con cinco ediciones en su haber. La de 2020 iba a ser la sexta, pero se tuvo que suspender por la pandemia. En su lugar, durante el confinamiento crearon 47 Degrees Academy, por lo que ofrecían eventos online gratuitos y cursos especializados en distintas plataformas.

Comentarios (1)

Carlos Hace 14 días
Un ejemplo a seguir para todos aquellos los que nos dedicamos al mundo online.
Ahora en portada
Lo más leído