El cadáver de un niño permanece 20 horas en su casa al no poder pagar sus padres a la funeraria

captura_de_pantalla_2018-02-23_a_las_17.18.29.png
captura_de_pantalla_2018-02-23_a_las_17.18.29.png

Los familiares del pequeño, fallecido de cáncer a los siete años, tampoco contaban con seguro.

Raúl, de siete años, fallecía de cáncer el pasado miércoles en su casa de la localidad madrileña de Fuenlabrada. Sus padres, por deseo del pequeño, decidieron que sus últimas horas las pasara en su domicilio, donde también quisieron velarlo de una manera digna. Sin embargo, los servicios funerarios que acudieron para efectuar el traslado del cadáver se fueron sin él porque a sus padres les faltaban 1.600 euros para costear el servicio, además de no contar con seguro.

Los padres se pusieron en contacto con el Ayuntamiento de Fuenlabrada y no fue hasta la mañana del jueves cuando se resolvía el problema y la funeraría lo trasladaba al tanatorio. Eso sí, casi 20 horas después de que el niño falleciera y su cadáver estuviera en un sofá. Finalmente, los costes del traslado y el velatorio los sufragaron entre el Ayuntamiento madrileño, la funeraria y una fundación.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído