Agrede a su expareja y la obliga a cultivar marihuana en su casa, donde vive con dos menores

La Policía Local de Sevilla denuncia a un hombre de 42 años de edad por presunta agresión de violencia de género hacia su expareja

Marihuana hallada en la vivienda de la mujer víctima de violencia de género.
Marihuana hallada en la vivienda de la mujer víctima de violencia de género.

Agentes de la Policía Local de Sevilla han denunciado a un hombre de 42 años de edad por presunta agresión de violencia de género hacia su expareja, una joven de 33 años, en el transcurso de una operación en la que también se descubrió una plantación ilegal de marihuana en la vivienda donde la mujer convivía con dos hijos menores de edad.

La investigación sobre el presunto caso de violencia machista ha sido asumida por la Policía Nacional, mientras que la Policía Local ha denunciado a ambos por cultivo ilegal de marihuana, según un escrito remitido a Europa Press.

En torno a las 8.30 de la mañana del pasado miércoles, se recibió un aviso en la Sala del 092, alertando de un posible episodio de violencia de género
que se estaba produciendo durante la entrada del alumnado de un colegio de la zona sur de la capital. Al llegar la patrulla a la zona, contactaron con una mujer que presentaba lesiones en el rostro y una mano, quien relató a los agentes que su expareja, "de la que tiene una orden de alejamiento, la había agredido para quitarle las llaves de la vivienda en la que ya no conviven".

"Ante su negativa, la había agredido y se había marchado hacia el domicilio en cuestión". Los agentes de la Policía Local acompañaron a la mujer hasta la vivienda y, una vez allí, la madre de la joven, de 67 años de edad, junto con una niña de diez años, hija también de la víctima, "les franqueó a los agentes el acceso al piso".

Los agentes comprobaron que el presunto agresor no se encontraba en el interior de la vivienda; en cambio, localizaron en una de sus habitaciones toda la instalación necesaria para mantener una plantación de marihuana, tales como focos, aparatos de aire acondicionado, ventiladores y filtros, y un total de 86 plantas y que el enganche a la red eléctrica era ilegal.

La víctima de la agresión manifestó a los agentes que toda esa instalación y las plantas de marihuana pertenecían al agresor aunque le permitía tenerlas allí "porque la tenía amenazada". Tanto ella como el presunto agresor han sido denunciados por cultivo ilegal de marihuana, mientras que la Policía Nacional se hizo cargo de la instrucción por violencia de género, tal y como marca el protocolo de colaboración entre ambos cuerpos policiales.

El delegado de Gobernación y Fiestas Mayores del Ayuntamiento, Juan Carlos Cabrera, ha destacado la importancia de la colaboración ciudadana para atajar la violencia contra las mujeres al tiempo que ha recordado que existe el teléfono gratuito 016 para denuncias, que no deja huella en la factura telefónica, y también ha destacado la necesidad de combatir el cultivo de marihuana y los enganches ilegales a la luz que finalmente terminan por perjudicar el suministro eléctrico en barriadas enteras.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído