Zonas sin balizar y otros riesgos que viven los trabajadores de astilleros: "Priorizan la producción"

Rafael Díaz Baro, tubero en una contrata de Navantia en Puerto Real, posando momentos después de la entrevista. FOTO: MANU GARCÍA.
Rafael Díaz Baro, tubero en una contrata de Navantia en Puerto Real, posando momentos después de la entrevista. FOTO: MANU GARCÍA.

"Ayer tuvimos día de luto, hoy ya...", dice con voz queda uno de los compañeros de los dos trabajadores que fallecieron el pasado viernes 18 de mayo aplastados por una plataforma de aluminio de 4 toneladas, en el taller de Equimansur (EQM) en el polígono Río de San Pedro, en Puerto Real. "Yo..., no puedo...", expresa compungido, tras la puerta verde de metal del lugar donde trabaja, sin poder mediar palabra sobre la pérdida de sus dos compañeros. Algunos trabajadores del astillero pensaron que el taller permanecería cerrado a cuenta de la investigación que se está llevando a cabo para aclarar qué ocurrió para que un portalón de popa cayera encima de dos soldadores, llevándose la vida de José Daniel Valladares Millán, natural de El Puerto y de 31 años, y José Luis Fossati del Río, de San Fernando y de 46 años de edad.

"Escuchamos ambulancias, bomberos...", recuerda Rafael Díaz Baro, natural de Puerto Real y tubero en una contrata de Navantia. "Tenemos que parar todos, que han fallecido dos compañeros, dijeron los jefes. Y al instante, todos fuimos para allá, en apoyo a ellos", relata sobre lo sucedido en aquella fatídica mañana. Junto al dolor de perder a dos compañeros del gremio, 38 fallecidos en España en lo que va de año, los profesionales del metal también se han visto ninguneados, humillados por la compañía y por el sindicato de Navantia. "Aquí en la Bahía aprobaron hacer un minuto de silencio, pero yo creo que eso es una pena", critica Rafael, que destaca que hace una década la tradición marcaba que cuando algún compañero del sector perdía la vida en el trabajo, se decretaba un día de luto y en la jornada siguiente, el sueldo de la peoná de todos los empleados iba destinado a la viuda del fallecido.

Taller de Equimensur (EQM), en el polígono Río de San Pedro, donde ocurrió el accidente que se llevó la vida de dos trabajadores. FOTO: MANU GARCÍA. 

Ante la falta de empatía, la Coordinadora de Profesionales del Metal se organizó y convocó, con el apoyo de la Asociación de Profesionales del Metal (Asprometal), una barricada en la entrada de Navantia, este lunes 21 de mayo a partir de las 6:00 horas, para promover un paro de 24 horas en apoyo a los dos trabajadores fallecidos. A la cita se sumaron casi 3.000 empleados del astillero gaditano. “El comité de Navantia no representa a los trabajadores”, vociferó uno de ellos durante la concentración. A lo que Rafael añade que "como no sucedió de puertas para adentro, sino en uno de los talleres externos, pasan de todo el tema". Incluso, según indica este puertorrealeño, en un principio desde la empresa quisieron responsabilizar a los dos trabajadores: "Porque antes de nada, les hicieron una prueba a ver si habían consumido drogas o algo, para quitarse toda la carga de encima".

Este tubero cuenta que los hechos apuntan a que unos de los cáncamos que anclaba la estructura se había soltado y que, como estaban volcando el portalón, este se partió y terminó aplastando a los dos compañeros que estaban justo debajo soldando. "Y encima, ellos no estaban formados para ese ejercicio. Eran soldadores, sí, pero no estaban formados en seguridad para ese trabajo", afirma. Rafael, que ha trabajado como profesional del metal en el extranjero durante una década, asegura que "aquí no hay seguridad, pero fuera, en otros países sí". "Aquí hay cursos de seguridad, sí, pero luego las ejecuciones no son seguras. Se lo saltan a la torera con las bullas y las fechas de entrega", añade. En este sentido, CCOO ha denunciado a Equimensur e insta a Inspección de Trabajo a que requiera toda la documentación en prevención de riesgos laborales de la empresa.

https://www.youtube.com/watch?v=JOpO8WsYyVo&feature=youtu.be

Como ejemplo, Rafael se saca el teléfono móvil del bolsillo y muestra un vídeo en el que aparece cómo el pasado 15 de marzo en el dique seco de astillero gaditano había un bloque de 10 toneladas sostenido en el aire y sin balizar, por lo que la gente pasaba por debajo de este, corriendo el riesgo de perder la vida. "Aquí cuando hay alguna maniobra grande dicen que está controlado, pero después, a los dos minutos, la gente pasa por debajo… Y claro, le dan prioridad a las entregas, a la producción. Y la seguridad se pone de espaldas y se lava las manos. Porque si lo reclaman, se van a la calle. Ese es el problema que tenemos aquí", denuncia.

Rafael, durante la entrevista con lavozdelsur.es. FOTO: MANU GARCÍA.

"El año pasado, a mediados de año, a un compañero se le cayó un tubo y le tuvieron que amputar las dos piernas. Otro compañero mío, que estaba soldando, salió el tanque de aceite ardiendo y se quemó el 45% del cuerpo. Él todavía está quitándose —se señala la piel del brazo— y poniéndose. Esto es un diario", relata Rafael, uno de los pocos trabajadores del astillero gaditano que está asociado a Asprometal. Y es que, según denuncia, actualmente el gremio no está unido. "Nos tienen divididos por la precariedad laboral, todo el mundo atemorizado con que no hay trabajo, que nos van a despedir... Cada vez nos tienen más pisados, con más miedo… Entonces aquí lo que hay es un conformismo... y por eso, nos tienen separados. Aquí somos cuatro los que luchan. Pero ahora todos han dado la cara tras este terrible accidente laboral", manifiesta.

Por todo ello, el gremio ha estallado contra Navantia y amenazan con hacer huelga en breve, en cuanto les acepten la solicitud. Hasta el momento, no hay fecha ni localización de la concentración, pero saldrán a la calle para denunciar la precariedad laboral que están sufriendo, reivindicar una mayor seguridad en el trabajo, uniforme y calzado de calidad, más herramientas, un aumento de los sueldos y que respeten los convenios del sector. "No respetan nada. Incluso muchas empresas se quedan con nuestro plus de nocturnidad", critica Rafael, al tiempo en que concluye diciendo que llevan viviendo esta situación cerca de 10 años, desde que comenzó la última crisis económica y financiera.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído