Zahara, Grazalema y Villaluenga mejoran su recaudación en año de pandemia: liquidez e inversiones gracias a sus vecinos

Los tres municipios serranos han mejorado su recaudación, tal y como han repasado sus alcaldes con el responsable del área de Servicios Económicos de Diputación, Juan Carlos Ruiz Boix

Vista aérea de Zahara de la Sierra.   DIPUTACIÓN DE CÁDIZ
Vista aérea de Zahara de la Sierra. DIPUTACIÓN DE CÁDIZ

El responsable del área de Servicios Económicos de Diputación, Juan Carlos Ruiz Boix, ha iniciado una ronda de reuniones con alcaldes, alcaldesas y responsables de Hacienda de los ayuntamientos gaditanos que encomiendan la gestión de sus tributos al Servicio Provincial de Recaudación. El objetivo de estos encuentros es evaluar el comportamiento fiscal durante el año 2020 y plantear las novedades y mejoras que se pueden incorporar en el nuevo ejercicio.

Zahara de la Sierra

En este contexto se ha celebrado un encuentro con el alcalde de Zahara de la Sierra, Santiago Galván. Los ingresos en este municipio, procedentes de la liquidación de los tributos locales, se cifraron en 882.201,89 euros. Pese a la incidencia de la pandemia esta cuantía supera los registros de años anteriores. Es la mayor recaudación, al menos, desde el año 2016. De hecho los ingresos en Zahara de la Sierra suelen rondar los 700.000 euros. Ruiz Boix explicó a Santiago Galván las claves de esta evolución: “En primer lugar hay una clara responsabilidad del contribuyente, además de una gestión eficaz. Y, en el caso de Zahara, hemos podido sumar la liquidación del impuesto que grava los Bienes Inmuebles de Características Especiales (BICE) en el periodo voluntario”.

Zahara de la Sierra, a través del BICE asociado al embalse, ha ingresado 159.000 euros si bien la principal fuente tributaria es el IBI urbano por el que se han recaudado casi 232.000 euros. Todas las figuras impositivas gestionadas por Diputación han registrado porcentajes de cumplimiento superiores al 80 por ciento, en relación a las listas cobratorias.

Diputación transfiere anticipos cada mes a los ayuntamientos. Su cuantía está determinada por las previsiones de recaudación en cada municipio. Los importes anticipados a Zahara de la Sierra durante 2020 ascendieron a 726.660 euros; considerando su positiva evolución tributaria en diciembre se efectuó una transferencia de 200.000 euros en concepto de pre-liquidación. Aun con este abono la liquidación definitiva será favorable para Zahara de la Sierra, en un importe estimado de 101.000 euros. Es decir: los tributos efectivamente ingresados han superado las previsiones.

Ruiz Boix repasó con el alcalde de Zahara de la Sierra las decisiones que se adoptaron desde el Servicio Provincial de Recaudación tras declararse el estado de alarma, a mediados de marzo de 2019. La crisis sobrevenida “paralizó la recaudación durante tres meses” y se introdujeron medidas como la ampliación de los calendarios tributarios o la flexibilización de los criterios para fraccionar el pago de deudas. Al tiempo se renovó el sistema de atención telefónica y eclosionaron las vías telemáticas como la sede electrónica de Recaudación así como la aplicación DipuPay.

“En lo que respecta a Zahara de la Sierra hemos conseguido que su ayuntamiento tenga una liquidez estable y que ahora, fruto de una gestión eficaz, reciba ingresos no previstos. Esto es de vital importancia en unos tiempos en los que todos los vecinos necesitan, frente a la pandemia, servicios públicos y políticas sociales. Contribuimos a financiar, por tanto, esa respuesta pública”, ha destacado el responsable del área de Servicios Económicos de Diputación.

Grazalema

El comportamiento del contribuyente ha sido ejemplar y ha permitido que la recaudación en Grazalema se sitúe en márgenes de normalidad, pese a la situación de pandemia que estamos viviendo”. Ésta es una de las conclusiones que ha compartido el responsable del área de Servicios Económicos, Juan Carlos Ruiz Boix, con el alcalde de Grazalema, Carlos García Ramírez en el seno de una reunión mantenida para evaluar los resultados tributarios en este municipio de la Sierra de Cádiz.

La suma de los ingresos registrados entre el periodo voluntario y la vía ejecutiva se cifra en 1.122.182,74 euros. Este importe supera en apenas 6.500 euros al alcanzado en 2019. La principal fuente impositiva, el IBI urbano, terminó el último ejercicio con un saldo cercano a los 693.000 euros que, en términos relativos, supone casi un 92% de los ingresos previstos en esta figura tributaria. “Es un dato que confirma la responsabilidad de los ciudadanos de Grazalema además del rigor profesional del Servicio Provincial de Recaudación”, ha manifestado Ruiz Boix.

Todos los tributos locales acreditan amplios ratios de cumplimiento por parte del contribuyente de Grazalema: casi un 96 % en el Impuesto de Actividades Económicas, más de un 90 % en el IBI rústico o más de un 85% en el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica. En el año 2020 se constituyeron en Grazalema 46 planes personalizados de pago (casi el doble de los 24 que se formalizaban en el ejercicio 2016); mientras que los recibos domiciliados comportaron unos ingresos que superaron los 650.000 euros.

Este comportamiento ha propiciado que Grazalema obtenga una liquidación positiva, una vez que se relacionan los anticipos a cuenta de las estimaciones de recaudación -adelantados por Diputación- y los ingresos efectivos. La suma de los anticipos transferidos desde la institución provincial se cifra en un millón de euros, “un 5 por ciento más que lo librado en 2019 pese a la incidencias causadas por el estado de alarma”. En diciembre, tras constatar el comportamiento tributario de la localidad, desde el Servicio Provincial de Recaudación se decidió proceder a una pre-liquidación que permitió a Grazalema recibir 200.000 euros. Aun con este pago, Diputación estima que la liquidación definitiva será favorable para el municipio, en una cuantía de 57.000 euros.

“Cuando sobrevino la pandemia la recaudación se paralizó durante tres meses”, recuerda el responsable de Servicios Económicos de Diputación. “Adoptamos diferentes medidas: se ampliaron los calendarios tributarios en tres ocasiones, sin recargos ni intereses; se flexibilizaron los criterios para fraccionar el pago de deudas y no se cobraron cuotas de estas operaciones fraccionadas durante el estado de alarma”. La sede electrónica del Servicio Provincial de Recaudación ha confirmado su solvencia para el cumplimiento de las obligaciones tributarias, “así como la aplicación DipuPay, que ha experimentado un crecimiento en sus operaciones del orden del 400%”. La atención telefónica también experimentó una sensible mejora con la incorporación de un nuevo programa y la renovación de los números de las oficinas distribuidas en la provincia de Cádiz.

“Al final se logra lo más importante: recursos económicos para los ayuntamientos, en unas circunstancias especialmente complejas que confirman la necesidad de una cobertura pública suficiente para atender y resolver las necesidades sociales multiplicadas por la pandemia”, ha destacado Juan Carlos Ruiz Boix.

Villaluenga

Entre el periodo de pago voluntario y la vía ejecutiva, la localidad serrana alcanzó una recaudación municipal cercana a los 221.000 euros en el último ejercicio fiscal. Este registro es el mejor de los últimos cinco años "y confirma la responsabilidad de los vecinos de esta población", según ha manifestado el responsable del área de Servicios Económicos de Diputación, Juan Carlos Ruiz Boix, en el curso de una videoconferencia establecida con el alcalde de Villaluenga, Alfonso Carlos Moscoso.

Según ha indicado la Diputación en una nota, en este encuentro se han expuesto los datos recopilados por el Servicio Provincial de Recaudación y Gestión Tributaria. La mayor cuantía recaudada procede del periodo voluntario en el que, por primera vez, se rebasó la cifra de 200.000 euros.

El IBI urbano es la principal fuente de ingresos, con una liquidación cercana a los 105.000 euros y un grado de cumplimiento de los contribuyentes del 89 por ciento. Los recibos de la basura sumaron casi 36.000 euros y una recaudación efectiva que supone el 93 por ciento de la lista cobratoria. El Servicio Provincial de Recaudación, sobre la base de los ingresos estimados a comienzos del ejercicio, transfirió al Ayuntamiento 188.000 euros en concepto de anticipos. Como los ingresos reales han superado las previsiones, la hacienda municipal logra una liquidación positiva por la que percibirá algo más de 21.000 euros.

Ruiz Boix ha valorado unos resultados alcanzados en un contexto de pandemia. Ante la crisis sobrevenida "la recaudación se paralizó durante tres meses" y se introdujeron medidas como la ampliación de los calendarios tributarios o la flexibilización de los criterios para fraccionar el pago de deudas, ha recordado. Asimismo, ha señalado que al tiempo se renovó el sistema de atención telefónica y se intensificaron las gestiones a través de vías telemáticas como la sede electrónica de Recaudación y la aplicación DipuPay.

En opinión del responsable de Servicios Económicos de Diputación, "la profesionalidad y el rigor del personal de Recaudación y, sobre todo, la responsabilidad de los vecinos de Villaluenga han propiciado que el Ayuntamiento tenga liquidez y estabilidad". "Valores que ganan importancia en unas circunstancias donde se necesitan medios públicos, suficientes y solventes, ante situaciones de emergencia social", ha concluido Ruiz Boix.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído