Victoria de la Guardia Civil: cae el clan de la marihuana de Bornos que disparó "con intención de matar" a tres agentes

El atentado contra la autoridad se produjo el pasado mes de septiembre. Contaban con armas largas de diversas modalidades. Hasta el momento se contabilizan diez detenciones

La detención en una vivienda durante un registro. FOTO: Guardia Civil
La detención en una vivienda durante un registro. FOTO: Guardia Civil

La Guardia Civil de Cádiz en el marco de la operación denominada Tharak, ha desarticulado una organización criminal dedicada al cultivo de plantaciones de marihuana, "responsable de los disparos que causaron graves heridas a tres guardias civiles, que realizaban un operativo contra unas plantaciones de marihuana, con el propósito de causarles la muerte", señala la Benemérita. En el momento de la agresión se detuvo a una persona como uno de los autores materiales de los disparos, comenzando una investigación que ha desembocado en la explotación de dicha operación el pasado día 17, donde tras realizar 8 registros domiciliarios de forma simultánea, "se detuvo a 10 de los integrantes de la organización, permaneciendo uno de los objetivos oculto desde el día de la agresión, el cual ha sido detenido en la mañana del pasado día 19".

Durante los registros la Guardia Civil ha incautado casi 50.000 euros en efectivo, más de 7 kilos de cogollos de marihuana listos para su distribución, varias armas tanto largas como cortas en distintas modalidades, multitud de teléfonos móviles y abundante documentación para su estudio. Con esta última detención la Guardia Civil de Cádiz da por "desarticulada esta organización a cuyos integrantes se les imputan tres delitos de homicidio en grado de tentativa, atentado contra los agentes de la autoridad, tenencia ilícita de armas, contra la salud pública y pertenencia a organización criminal".

La investigación realizada por los guardias civiles del Equipo de Policía Judicial de Arcos de la Frontera, se inició nada más producirse la agresión a los tres guardias civiles tiroteados cuando realizaban un operativo contra el tráfico de drogas para la desarticulación de plantaciones de marihuana por la zona del Tarajal del municipio del Coto de Bornos (Cádiz) y fueron recibidos con disparos de escopetas de caza por varias personas que se ocultaban en dichas plantaciones. Como resultado de los disparos, los tres guardias civiles fueron heridos de diversa consideración, precisando distintas intervenciones quirúrgicas y periodos de baja médica para recobrar su actividad normal.

Desde el primer momento la investigación del Equipo de Policía Judicial de Arcos, se centró en una organización local, "vieja conocida" para los agentes, dedicada a la exportación de grandes cantidades de cogollos de marihuana por toda la geografía nacional, y que ya en el mes de junio de 2018 fuera detenida en el marco de operación Guanaco, habiendo ingresado sus cabecillas en prisión y encontrándose en la actualidad a la espera de la celebración del juicio.

Las enseñanzas recibidas por los miembros de la organización investigada, les había llevado a diversificar los roles que cada componente desempeñaba, incluyendo nuevos roles como el de la tesorera, siendo desempeñado por la hermana del líder de la misma.

La operación Tharak en Bornos. 

De la misma forma, las investigaciones de los guardias civiles, pudieron determinar que tenían una "clara intención de defender mediante las armas, las 7 plantaciones del tipo outdoor que controlaban, teniendo en cuenta además, que eran expertos en el manejo de las armas por una larga afición a la caza, motivo más que sobrado para que en cada plantación que estuvieran a punto de recolectar, hubiera de forma permanente varios miembros de la organización fuertemente armados con varias escopetas de caza, y la consigna de emplearlas contra cualquiera que se acercase a las mismas".

Las investigaciones de los guardias civiles también permitieron conocer que tras producirse el ataque a los agentes, los miembros de la organización se deshicieron de varias de las armas empleadas lanzándolas al pantano, siendo recuperadas por los guardias civiles del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas, GEAS.

Con todas estas evidencias en la mano, y tras una minuciosa instrucción realizada en tiempo record, se solicitaron del titular del Juzgado nº 2 de los de Arcos de la Frontera, los correspondientes mandamientos de entrada y registro para los 8 domicilios controlados, todo ello con el objetivo de detener a 10 de los 11 integrantes de la organización que se tenían localizados, manteniendo las gestiones para detener al último de ellos incluso mientras se explotaba la operación.

Sobre las 2 de la madrugada del pasado día 17, más de 200 guardias civiles de distintas especialidades de la Guardia Civil, se daban cita en la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz para detener y poner a disposición judicial a estos 10 presuntos miembros de la organización, realizándose las entradas en 5 domicilios de Bornos, 2 en Arcos de la Frontera y 1 en Villamartín.

Para dar cumplimiento a los mandamientos judiciales, y en atención a la peligrosidad de los objetivos, se desplazaron hasta nuestra provincia dos equipos tácticos de la Unidad Especial de Intervención, UEI, venidos desde su base en Valdemoro, Madrid, el Grupo de Acción Rápida, GAR, que se encuentran desplegados en la zona, para combatir el narcotráfico, dos equipos de entradas de la Agrupación de Reserva y Seguridad, ARS, con base en Madrid y Valencia, todo ello para reforzar a las distintas Unidades de la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz como la Unidad de Seguridad Ciudadana de Cádiz, USECIC o Unidad de Seguridad Ciudadana de Villamartín, Usecia.

El último componente de la organización que se encontraba huido y oculto desde el día de los hechos, era localizado y detenido en la mañana del pasado 19, cerrando así los guardias civiles del Equipo de Policía Judicial de Arcos de la Frontera, una instrucción brillante y maratoniana.

Los 11 detenidos, y todo lo intervenido durante la operación, entre lo que destaca la gran cantidad de dinero en efectivo que manejaban, ha sido puesto a disposición del titular del Juzgado de Instrucción nº 2 de los de Arcos de la Frontera, quien ha decretado el ingreso en prisión preventiva sin posibilidad de fianza para 6 de los detenidos y la libertad con cargos a la espera de la celebración del juicio para los cinco restantes.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído