La 'ruina' de los pacientes de iDental: tratamientos a medias y sospechas de contagio de hepatitis

Solo en Jerez hay unas 200 familias afectadas por el presunto fraude que ahora investiga la Audiencia Nacional

Fachada de una de las clínicas de Idental. FOTO: FACUA
Fachada de una de las clínicas de Idental. FOTO: FACUA

El marido de Conchi Rodríguez llegó a su clínica dental para someterse a una revisión de su tratamiento de ortodoncia. Horas después de salir, un amigo le comentaba que el centro estaba cerrando sus puertas y que la Policía se había personado tras las llamadas de otros tantos pacientes.

La clínica en cuestión es la que la empresa iDental contaba en la calle Viñador de El Puerto de Santa María, la única en la provincia de Cádiz y una de las 24 repartidas por toda España. La Audiencia Nacional investiga ahora una presunta estafa cometida a los miles de afectados por la compañía, pacientes que en su mayoría se han visto con sus tratamientos a medias y pagando todavía sus préstamos con diferentes entidades bancarias.

Hoy, Conchi Rodríguez representa a más de 200 familias afectadas de Jerez como portavoz de una plataforma constituida para luchar por sus derechos y reclamar una solución al conflicto. “Aquí no mete mano la Junta, ni el Gobierno, estamos desamparados y como pollos sin cabeza, dando tumbos. Todos los organismos públicos nos atienden de buena fe, pero con el verano la cosa va despacio. Lo que pedimos es que esta situación se declare como una emergencia sanitaria”, reclama Rodríguez, que ya ha conseguido del Ayuntamiento jerezano el compromiso de un centro de barrio donde los afectados puedan reunirse.

En octubre de 2017 la clínica ya pasaba por serias dificultades económicas, momento en el cual el fondo de inversión Weston Hill compraba la cadena de clínicas low cost por 25 millones de euros, que además suponía la salida del CEO de la compañía, Antonio Javier García Pellicer. Según informaba eleconomista.es a finales del pasado mayo, Weston Hill estaba negociando la entrada de un fondo para solucionar los problemas económicos que atravesaba la compañía. Su objetivo era que ésta siguiera siendo viable para mantener los puestos de trabajo y dar continuidad a los tratamientos que estaban realizando hasta la fecha, algo que, finalmente, no llegó a buen puerto.

En el caso de la pareja de Conchi, su tratamiento constaba de una ortodoncia y la colocación de dos implantes. Firmó un crédito de 2.600 euros con Evo Bank del cual ha pagado más de la mitad, si bien el tratamiento no se quedó siquiera a medias. “Lleva con los braquets puestos desde hace tiempo, pero de los implantes no tiene hecho nada”, afirma Conchi que, aun así, explica que el de su marido es uno de los casos menos graves. “Muchos afectados son personas mayores que les quitaron piezas dentales y tenían los tornillos listos a falta de los implantes. Hay gente que lleva un año comiendo puré porque no tiene dientes”.

Es el caso de Puri Romero, de 44 años, también vecina de Jerez, que se sometió a una intervención porque ninguna de sus muelas llegaron a salirle, lo que le ocasionaba problemas a la hora de comer. En iDental le extrajeron toda la dentadura de abajo y gran parte de la de arriba, con la desgracia que de la mandíbula de abajo le operaron dos veces en una semana debido a un error en su primera intervención. Tras abonar cerca de 1.700 euros, ahora, esta madre de tres hijos soltera y desempleada se ve sin apenas dientes, lo que le dificulta su labor de buscar un empleo. “A mi edad, 44 años, se une la mala imagen que doy”, lamenta.

El colmo de Puri es que recientemente, tras una analítica, le ha sido detectado hepatitis B, algo que, piensa, ha podido deberse a su paso por iDental. No sería el primer caso. Según publica elconfidencial.es, una pareja de El Puerto de Santa María ha dado positivo por hepatitis C, tras conocer las denuncias que la clínica estaba recibiendo debido a la presunta falta de esterilidad del material utilizado a la hora de las intervenciones. Según publica dicho digital, el matrimonio afirma no haber consumido drogas, ni haber recibido transfusiones de sangre o haber tenido sexo extramatrimonial, por lo que tienen claro que la única fuente posible del contagio es el material sin esterilizar de iDental.

Una gran parte de los afectados de iDental tienen algo en común. Personas de renta baja o que apostaban por los precios más económicos con respecto a otras clínicas. “La mayoría confiamos en iDental porque la publicidad con la que se daban a conocer era por la tele y decían que tenían grandes descuentos para poder acceder a esa salud bucodental. De hecho, había un fondo destinado a ayudas sociales para todo aquel que quisiera un tratamiento con ellos”, señala Conchi. Puri es más directa: “Se han aprovechado de nuestra pobreza”.

Ahora, a la espera de que culmine la investigación policial ordenada por la Audiencia Nacional, los clientes esperan, al menos, que desde las diferentes financieras se cancelen sus créditos y se les devuelvan las cuotas pagadas y no ejecutadas en sus tratamientos. Algunas de estas entidades, de hecho, están dando como alternativa seguir sus tratamientos en otra franquicia, Dentix, si bien algunas de estas clínicas ya se están viendo desbordadas, por lo que los afectados piden que tengan la oportunidad de poder tener otras alternativas.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído