Policía Local de Tarifa pide "comprensión" a los vecinos ante la avalancha de denuncias por molestias en viviendas

Los agentes del municipio gaditano han actuado este último fin de semana más de 60 veces por el mismo motivo, fiestas en viviendas que no permitían descansar a los vecinos

Policía local de Tarifa en una imagen reciente.
Policía local de Tarifa en una imagen reciente.

La Policía Local de Tarifa ha realizado más de 60 intervenciones por molestias en viviendas durante el fin de semana. Todas ellas a causa de la celebración de reuniones y fiestas en viviendas que impedían el descanso de los vecinos del municipio gaditano. 

El enorme volumne de llamadas que recibió la central durante estos últimos dos días dio lugar a que los servicios tuvieran que permanecer en espera. "Se pide comprensión por los vecinos, debido a la saturación de nuestras unidades, y apoyo por las comunidades de vecinos, para que denuncien en su caso a las viviendas y/o propietarios generadores de estas situaciones", ha manifestado la Policía en su Facebook.

A continuación el cuerpo ha compartido el procedimiento que deben seguir estrictamente cada vez que se produce un aviso por este motivo. Su objetivo es intentar identificar a los moradores de la vivienda para imponer la sanción correspondiente, una tarea nada fácil que acarrea ciertos problemas. 

Si no les abre nadie la puerta de la vivienda, "tenemos que permanecer durante más tiempo intentado identificar y para que cese el ruido, si siguen sin abrirnos nos vemos obligados a consultar la web de la Junta de Andalucía, para ver primero si está de alta como vivienda turistica y si es así identificar a su propietario, el cual nos tendrá que identificar a las personas que ha alquilado la vivienda", han explicado.

Cuando los policías no localizan al propietario o no responde por que sean las tantas de la madrugada, deben consultar las listas de hospedería que, con suerte, el propietario ha dado conocimiento a la guardia civil da las personas que hay en el domicilio. Si no los han notificado, tienen que seguir insistiendo. El servicio pasa al turno de mañana, que hará un seguimiento de la vivienda para identificarlos, cuando se levanten después de la fiesta.

"Si nos abren, identificamos a los moradores y se les pide encarecidamente que cesen la fiesta. Con lo que todo puede terminar aquí o puede volver a empezar, porque nos vuelven a llamar del mismo domicilio", cuentan. Según concreta la Policía, este tipo de servicios les impiden realizar cometidos de control del tráfico, botellón, establecimientos, presencia en zona de ocio.

"Pedimos colaboración a los propietarios de viviendas de alquiler turístico y comunidades de vecinos, para que informen a los inquilinos y se involucren para evitar estas reuniones en viviendas", han añadido. Además, recuerdan que la sanción por molestias vecinales puede ascender hasta 600 euros.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído