La odisea de un portuense tras encontrar a un burro abandonado "a 40 grados" en su parcela

El vecino avisó al Seprona y a la Delegación de Medio Ambiente de que el animal había salido corriendo de la zona de Manila pero no se han movilizado para encontrarlo

Un burro en una imagen de archivo.  ELREFUGIODELBURRITO
Un burro en una imagen de archivo. ELREFUGIODELBURRITO
El Papel de La Voz

Ya puedes leer pinchando aquí el nuevo número de El Papel de La Voz. Edición World Travel Market.

Si quieres la revista en papel gratis en casa hazte socio anual en www.lavozdelsur.es/socios

Un vecino de El Puerto ha experimentado la difícil tarea de recibir atención un domingo cuando se encontró en su parcela, ubicada en la zona de Manila, a un burro abandonado en su interior. "Detecté que habían cortado los candados y al animal le habían encerrado sin agua, sin comida y con 40 grados", explica en redes sociales donde ha compartido el caso.

Según comenta, el animal, asustado, salió despavorido en cuando abrió la puerta y le dio un empujón que le tiró al suelo. Con temor a que pudiera haber llegado a la carretera, el hombre no dudó en ponese en contacto con la Guardia Civil. "El agente que me atendió me comentó que a esa hora no había nadie del Seprona y me facilito dos números de contacto, una línea de Seprona (pero que llamara al día siguiente) y otra de Medio Ambiente de El Puerto", detalla.

Al día siguiente, intentó localizar al Seporna, de nuevo, sin éxito. Tras comentar lo sucedido, el agente le dijo que no había nadie porque era fiesta en Chiclana, donde se celebraba la feria de San Antonio. "Entonces llamé a Medio Ambiente, me cogieron el teléfono después de 10 llamadas, le expliqué lo sucedido, me contestó la chica que lo pondría en conocimiento de no sé quién y que le facilitara el teléfono y mi nombre que ya me llamarían", cuenta. 

Desde entonces, el portuense no ha recibido ninguna llamada de los agentes y se muestra preocupado por el estado del burro, que anda suelto, con el riesgo de sufrir un atropello. "La única satisfacción fue la de liberar al burro de un lugar donde estaba abocado a la muerte. Seguro que el que introdujo al burro en la parcela en esas condiciones, sí que es un auténtico burro. El burro sigue en libertad, el otro también", expresa el hombre, que lamenta no haber recibido ayuda para localizar al animal. 

Sobre el autor:

Patricia Merello Guzmán

P. Merello

...saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído