"No existe prueba de cargo suficiente y el relato de la víctima no es coherente ni compatible con la ausencia total de lesiones", alude la sentencia.

Un tripulante de la dotación del crucero Disney Wonder, que se reparaba hace un año en la factoría de Navantia de la capital gaditana, ingresó en prisión acusado de una presunta violación a una compañera de barco, con 27 años y de nacionalidad británica. Llegaron a pedir hasta seis años de cárcel para J.G.L., de 28 años de edad y con nacionalidad de la isla caribeña de Santa Lucía. Esta semana ha sido absuelto al considerar el tribunal de la Audiencia Provincial de Cádiz, donde ha sido juzgado el caso, que "no existe prueba de cargo suficiente para enervar la presunción constitucional de inocencia del acusado". La sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, señala que "el relato de la víctima y la fuerza que describe no es coherente y compatible tampoco con la ausencia total de lesiones". Además, añade que "no concurre ningún dato ajeno y externo a la víctima y a su declaración que sirva de elemento corroborador de lo declarado"

Por ello, "al no existir prueba de cargo suficiente para enervar la presunción constitucional de inocencia del acusado y el tribunal alberga dudas razonables acerca de lo verdaderamente ocurrido, procede absolver al acusado de los cargos que se le imputan en aplicación del principio in dubio pro reo'". Como hechos probados, la sentencia relata que el acusado trabajaba en el barco Disney Wonder, en reparación en el astillero de Cádiz, y tenía una relación sexual, desde hacía cuatro semanas, con su compañera. Así, en la noche del 12 de octubre de 2016 asistieron cada uno por separado con sus amigos a una fiesta en el barco Rhapsody, donde bebieron "con abundancia y surgió cierta fricción entre el acusado y la compañera porque él no quería besarla en público".

Posteriormente, finalizada la fiesta, la mujer se retiró a su camarote, al que acudió más tarde el acusado y "se reconcilian teniendo relaciones sexuales vaginales mutuamente consentidas", resultando lesionada en la espalda ella "al tirarse encima del procesado de forma sorpresiva, golpeándose con la cama, y durmiéndose posteriormente". Además, cuando se despertaron volvieron a mantener una relación sexual. Según recogió Diario de Cádiz en su momento, el ahora absuelto quiso tener sexo anal, a lo que la mujer se negó. Según consta en la sentencia, el día 15 la mujer comunica a la médico del barco haber sufrido una agresión sexual, siendo reconocida por ésta, que "no apreció signos externos", lo cual confirmó el médico forense dos horas más tarde, concluyendo que "no se aprecian hematomas ni otras lesiones macroscópicas".

La llegada del crucero Disney a Cádiz para su reparación estuvo apoyada por tres buques, entre los que se encuentra el Rhapsody, para dar servicio de alojamiento y comedor a los 900 trabajadores que componían la tripulación. No fue éste el único suceso que provocó el atraque, ya que un trabajador polaco apareció ahogado en aguas de la Bahía y los vecinos de la zona de Astilleros y el Pópulo no dejaron de quejarse por la proliferación de botellón y altercados debido a la presencia de muchos de estos empleados en el entorno.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído