La Guardia Civil cursa 182 denuncias por acampadas ilegales en la zona del Llano Amarillo en Tarifa

Algunas de las víctimas de trata tras la intervención policial en la provincia.
Algunas de las víctimas de trata tras la intervención policial en la provincia.

La Guardia Civil junto a agentes del Servicio de Protección al Medio Ambiente (Seprona) ha llevado a cabo el desmantelamiento de las acampadas ilegales que se encontraban ubicadas en el paraje conocido como Llano Amarillo, en el término municipal de Tarifa, y ha efectuado un total de 182 denuncias e identificado 97 vehículos en esta materia.

Según ha informado la Guardia Civil en un comunicado, entre las acciones más comunes que han sido objeto de propuesta de sanción a la autoridad competente, se encuentran, entre otros, acampar y encender fuegos en lugares no autorizados, la tira de basuras en el medio natural y circular con vehículos fuera de los caminos y vías autorizadas.

La misión principal que la Guardia Civil lleva a cabo en este ámbito, es detectar y evitar posibles daños medioambientales así como a sus recursos naturales, la prevención de incendios, la tira descontrolada de basuras y el tránsito de vehículos por lugares no habilitados.

Con carácter general, se recuerda que durante la permanencia en el campo, playa o lugares de recreo no está permitido encender fuego, arrojar puntas de cigarrillos, colillas, o cualquier otro objeto en combustión; dejar sobre el terreno papeles, plásticos, vidrios, restos de comida o cualquier otra clase de residuos o basuras fuera de los recipientes o contenedores destinados a ello;

Tampoco está permitido verter cualquier tipo de residuos en los ríos, mar, arroyos y cursos o masas de agua en general, o utilizar en los mismos detergentes, jabones o lejías para lavar o fregar objetos domésticos, así como la limpieza de vehículos u otros objetos no domésticos.

Por último, también se prohíbe circular con vehículos fuera de los caminos y vías de tránsito autorizadas; realizar cualquier tipo de actividad que pueda suponer la modificación del estado actual del suelo, agua, flora o fauna; cortar o arrancar plantas, ramas, frutas y troncos de cualquier tipo sin la autorización correspondiente; e inquietar, o causar daño al ganado, así como producir cualquier tipo de molestias a los animales silvestres.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído