“La ciudadanía de la Bahía avanza, pero los ayuntamientos nos estamos quedando atrás”

alcalde_de_chiclana-1
alcalde_de_chiclana-1

José María Román, alcalde de Chiclana, presidente de la Mancomunidad y diputado provincial, hace una radiografía de su ciudad, al tiempo que habla de fronteras y nexos de unión entre pueblos. 

Antes de subir al despacho de la Alcaldía, mientras hacemos tiempo para llegar puntual a la cita, nos encontramos a José María Román apurado ultimando detalles en la calle de algo que le mantiene intranquilo. El delegado del Gobierno de la Junta ha anunciado que irá a realizar una visita institucional y necesita recibirlo como se merece. No obstante, unos minutos más tarde, nos recibe en su despacho dispuesto a entablar una conversación para hacer una radiografía de su Chiclana tras el verano, o mejor dicho, durante el verano, puesto que él sabe que la temporada estival todavía no ha acabado. Así, se hace un recorrido por las principales preocupaciones de la ciudad, los retos pendientes de la Bahía de Cádiz –como presidente de la Mancomunidad-, incluso para hablar del Estado y el problema catalán.

"El verano comienza muy pronto y termina muy tarde".

Empezamos si le parece por el final ¿cómo ha ido el verano?

El verano muy tranquilo y agradable en términos de seguridad y también de empleo. No tenemos queja de cómo va yendo el verano, porque en realidad todavía continuamos en temporada estival. En septiembre todavía hay una ocupación de casi el cien por cien y las previsiones para octubre son maravillosas. Debemos cambiar el chip porque ya el verano comienza muy pronto y termina muy tarde.

Luego se le está ganando la batalla a la estacionalidad turística…

Hay una temporada alta, pero después hay meses como abril u octubre donde sigue funcionando todo perfectamente. Comenzamos en marzo y hasta el 30 de octubre hay previsto que los hoteles estén operando. Ya estamos hablando de incorporar febrero y también noviembre a través de actividades complementarias, saliendo de esa falsa imagen de que los hoteles funcionan nada más que en verano.

¿Chiclana teme el fenómeno de la turistificación o aquí ya empezó hace años con el Novo Sancti Petri?

Eso es algo que algunos lo han sacado como un problema y aquí lo que queremos es seguir creciendo, para poder seguir teniendo un modelo turístico de desarrollo sostenible. Habrá algunas ciudades que sí le supongan un problema, pero no es nuestro caso, puesto que hemos tenido más gente que nunca y no ha generado ningún problema de convivencia ni de funcionamiento de la ciudad.

El turismo también deja empleos, hay una bajada importante, pero ¿es temporal?

Este verano hemos conseguido llegar a cifras de desempleo similar a la del verano de 2010. Chiclana llegó a tener más de 15.000 parados, comenzamos esta legislatura con 13.613 y ahora estamos en torno a los 9.800. Queda un reto importante para seguir, pero gracias al modelo turístico que trabajamos y otras modalidades de negocio hay un gran alivio. En la industria, por ejemplo, se va reducido en la mitad el desempleo. Lo que quiere decir que se están buscando otras alternativas a los sectores tradicionales de la ciudad. Sin duda, pone de manifiesto que las mejoras que se están haciendo en materia de empleo están funcionando.

Nuevo curso y recta final de la legislatura ¿qué Chiclana espera hacer?

La estrategia de ciudad que definimos es una ciudad con un modelo turístico, que ya se planificara en el 85 y que nos lleva a ser la potencia turística que somos. Pero también hay un marco del sector industrial y las pymes familiares que han dado mucho resultado. Lo que hemos vendido siempre es que como se vive en Chiclana no se viven en ningún sitio. Esto se traduce en las cifras, que seguimos creciendo en número de habitantes y que más de la mitad son de fuera y se han venido aquí a vivir. Es la señal de que cuando alguien viene a Chiclana le gusta y se queda. Y esta calidad de vida también la tenemos que focalizar en la conexión de los servicios básicos de las viviendas que están sin licencias.

Precisamente sobre las viviendas del extrarradio ¿estamos ya en la pole position?

Casi. Estamos para volver a aprobar las ordenanzas, que es el mecanismo administrativo para saber cómo hay que legalizar las viviendas y la aportación económica (una media de 9.000 euros por viviendas). Esperemos que a primeros de año podamos hincarle el diente a esos expedientes.   

 "Como se vive en Chiclana no se viven en ningún sitio".

Ese es uno de los puntos calientes de su programa electoral, pero hay otros ¿qué falta todavía por cumplir?  

Cuando te sientas en una espacio de responsabilidad como es una alcaldía, tienes muchas metas, pero hay que ir alcanzándolas poco a poco. Para ello es importante el buen clima político, económico y empresarial que se respira ahora en la ciudad. El aire de entendimiento con muchos segmentos y, como parte fundamental, ha vuelto la esperanza y la ilusión. Hay un planteamiento positivista en la calle. Sabemos que hay mucho que hacer, pero por ejemplo en las demandas de los que peor lo han pasado en la crisis, se ha reducido entre un 20-25% de las peticiones de alimentos, juguetes, etc.

¿Cree que es cansino por parte de la oposición utilizar siempre el Centro de Salud Los Gallos, La Longuera o la plaza Mayor?

Creo que se equivocan en la estrategia porque la oposición que habla del Centro de Salud Los Gallos, se llevó cuatro años en el poder y en vez de solucionarlo optó por echarle las culpas al PSOE. Nosotros ya hemos firmado el contrato del centro de salud para iniciar las obras. En cuanto a la plaza Mayor, el edificio ya tiene la primera ocupación y hemos presentado la propuesta de la escuela de idiomas, para dinamizar el centro por las tardes. El PP y el resto de la oposición han votado en contra de esto, así que cada uno que asuma su responsabilidad.

Aunque realmente lo cansino para la ciudadanía es no se culminen estos proyectos ¿no cree?

Si otras fuerzas prefieren no hacer nada y bloquear el crecimiento de la ciudad, allá ellos. El centro cofrade estaba a falta de 40.000 euros y en cuatro años el PP no fue capaz de buscarlo. O los casos de la Fábrica de la Luz, el Museo del Vino y la Sal o del pabellón de El Fontanal, que en mi anterior etapa en la Alcaldía se dejó para rematar y el PP no lo hizo. Esto pone de manifiesto la relajación y la dejación de funciones. Sin embargo, este gobierno está implicado en el trabajo.

Otro de los proyectos, la estación de autobuses ¿Chiclana debe tenerla no?

Totalmente de acuerdo, por eso lo hemos reclamado a la Junta. Hace poco entró el proyecto y en cuestión de días se empezarán las obras.

Empezarán las obras del apeadero no de la estación…

No, la estación no. El apeadero es lo que va a hacerse. Porque la estación significa que  las compañías paguen un canon al parar allí.

¿Pero una estación no sería más positivo para la ciudad?

Lo que tenemos es una apeadero que es un punto de tránsito urbano e interurbano. Hay que mejorar las condiciones con los aseos y las marquesinas, pero si eso no responde a las expectativas lo mismo tenemos que abordar otros proyectos en el futuro.

Siguiendo con las infraestructuras, el tranvía ¿llega o no llega?

Apostamos por el tranvía para que fuera un eje vertebrador de los municipios de Chiclana, San Fernando y Cádiz. Ahora mismo se está hablando que el tranvía tendría una primera fase hasta La Isla, algo que nos genera un profunda insatisfacción porque el proyecto es un tranvía metropolitano. Todo lo que no sea eso no nos va a convencer. Espero que la Junta resuelva sus problemas con el Estado y pueda llegar a Cádiz.

Sancti Petri también es una de las ilusiones eternas. Sin embargo, parece que hay un nuevo proyecto ¿apuesta por su pasado o busca la modernidad?

El equipo redactor ha hecho un gran trabajo con una revisión histórica de lo que fue. Así se ha llegado a lo que debe llegar a ser, mirando el pasado y buscando el futuro. Estamos en fase de explicar el Plan Especial a los distintos colectivos, aunque ya nos han mostrado la buena receptividad. Luego arrancaremos el apartado burocrático y administrativo. La inversión irá de la mano de las administraciones públicas como Junta y EPPA, pero también con lo privado.

¿Y estará enfocado al turismo y al uso residencial?

No, viviendas cero. Enfocado a la pesca y su industria, a los deportes náuticos, a la hostelería y otras vías comerciales que se están estudiando con la idea de que el poblado se convierta en un gran pulmón para complementar nuestro modelo turístico. El ocio tendrá mucho papel también y no generará molestias, porque allí no vivirá nadie.

Podríamos decir que es una isla para generar empleo…

No sería mala definición: una isla generadora de empleo. 

"En la Bahía se podrá crear un bloque económico de los más importantes de España".

Ya ha hablado de la Bahía como un elemento fundamental. Como presidente de la Mancomunidad y alcalde, está teniendo usted mucha relación con ayuntamientos, aun sin ser de su mismo color político.  

Una de las cosas que se está haciendo desde Mancomunidad es abrir fronteras y tender puentes de diálogos y comunicación. Una vez que se eligen los gobiernos, independientemente del color político, se debe producir una lealtad institucional. Es la que tengo y la que me tienen a mí, tanto un alcalde de Podemos, como de Izquierda Unida. Con Cádiz tenemos una relación bastante estrecha y es bueno para ambos municipios. Como decía Fernando Quiñones, Chiclana es una barrio de Cádiz, no siendo un insulto sino una muestra de lo cómodo que nos sentimos ambos pueblos.

Pasa igual con San Fernando, cada vez la ciudadanía avanza más en la Bahía y somos los ayuntamientos los que no estamos quedando atrás. Esto es lo transcendente a la hora de crear sociedad. Cuando esté el tranvía, Tres Caminos, la llegada del Ave y ya con el Segundo Puente se podrá crear un bloque económico de los más importantes de España, no como siete ayuntamientos grandes sino como un bloque económico y social. Quien no quiera ver esto está haciendo que se pierda oportunidades y dinero en la Bahía.

Decían que la municipalización de servicios público no era viable ¿cómo se trabaja para desmentir esto?

No decimos que una cosa sea mala mala y otra buena buena. Sino que en el marco actual y como modelo de ciudad nos interesaba recoger servicios que estaban en manos privadas. Este es el caso de la limpieza de los colegios o la ayuda a dependientes, así podríamos tener una capacidad de ahorro, mejorar el servicio y que los trabajadores estuvieran mejor. Pero esto no es maximalista, no lo podemos municipalizar todo, no hay capacidad económica para ello.

"El PP desde el Gobierno pretende mandatar a los ayuntamientos para hacer lo que ellos quiera".

Pero el Estado le ha dado un tirón de orejas…

Aquí hay un trasfondo ideológico en lo que el Estado está haciendo, porque el PP en España ha recurrido nuestra decisión y la de Cádiz. Sin embargo, no lo hizo con el de León, cuando lo hizo el gobierno popular. Lo hace ahora porque desde arriba pretende mandatar a los ayuntamientos para hacer lo que ellos quiera. Y no quieren ver que somos autónomos y soberanos con la ley. Pero el PP ha intentado vaciar la administración pública y dar concesiones que han sido prostituidas –tramas Gürtel y demás- para financiar su partido. Nosotros lo que estamos incorporando aquí es transparencia y seguridad jurídica a un grupo de trabajadores.

Esa incursión del Estado en los ayuntamientos, precisamente, es uno de los argumentos que se está utilizando desde Cataluña…

La cuestión catalana es bastante compleja, pero la estrategia de Rajoy esperando a ver qué es lo que ocurre no ha dado resultado, sino todo lo contrario. La oposición del PP ha sido utilizada con Cataluña para que le diera buenos resultados en el resto de España y alimentando a un proceso de independentismo que ha ido creciendo al abrigo de una muy mala gestión política. Hoy se le ha vuelto en contra y se nos ha vuelto en contra a toda España, porque ha surgido un problema donde no lo había. El problema de Cataluña hace seis o cinco años no era ni muchísimo menos lo que es hoy.

¿Y cree que puede afectar de alguna manera a Andalucía?

Tengo confianza en que el pueblo español ha demostrado su madurez y responsabilidad. Hemos visto lo que está pasando en Alemania con los partidos de la ultraderecha. Cuando la aparición de los nuevos partidos como Podemos y Ciudadanos estábamos siendo criticados. Ahora Alemania, antes en Francia y Holanda, han votado a la ultraderecha. A ver dónde hay más racionalidad: aquí o allí.  

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído