Una fuga de 3.000 litros de gasoil obliga a desalojar una residencia de mayores de Olvera

Un fallo en la conexión y rotura del tanque pueden ser las causas de la fuga, que se produce durante toda la noche

Un bombero, junto al depósito de gasoil donde se produjo la fuga, en la residencia de mayores de Olvera.
Un bombero, junto al depósito de gasoil donde se produjo la fuga, en la residencia de mayores de Olvera.

Bomberos del Consorcio Provincial del parque de Olvera han actuado durante toda la mañana de este sábado en el reconocimiento y evaluación de la residencia Nuestra Señora de Los Remedios, de la misma localidad, por producirse una fuga del depósito de gasoil de 4.000 litros que abastece de suministro a termos, calentadores e instalaciones interiores de la residencia. El depósito se encuentra en la planta baja del edificio, y por rotura de los manguitos de conexión se ha producido la fuga de aproximadamente unos 3.000 litros del tanque.

Al encontrarse al mismo nivel de las habitaciones de la planta baja (hay una planta superior), toda la planta quedó inundada y con un fuerte olor, aunque sin riesgo de explosión, ya que hace falta una temperatura muy elevada para que el gasoil pueda comenzar a arder. Aproximadamente unos 30 centímetros de nivel de la planta quedó inundado, por lo que los bomberos proceden a desalojar momentáneamente a los residentes para que estuvieran y permanecieran en la parte exterior de la residencia, mientras se actuaba en la reparación de los daños.

No se desaloja a la totalidad de los residentes, ya que a los de la planta superior, por ejemplo, no hizo falta alguna por no afectarles, salvo por la llegada de los olores. Los bomberos también se ponen en contacto con la empresa suministradora del gasoil que se persona y procede a recoger todo el material vertido para que las personas afectadas pudieran volver cuanto antes a sus dependencias.

Con distinto material de recogida, herramientas de mano, utilizando serrín, etc. se consigue neutralizar el material. No se produce ningún daño personal por parte de los residentes, más allá del olor producido y resuelto con el desalojo de quienes estuvieran más cercanos al lugar. Los bomberos reciben el aviso a través de la sala de Emergencias, a quien había llamado la directora de la residencia a primera hora de la mañana.

Presumiblemente, la fuga ha estado actuando durante toda la noche por lo que cuando se percata de ello el material vertido ya era bastante considerable. Posteriormente, se procede a actuar en la ventilación natural de las dependencias hasta conseguir que los efectos se hubieran disipado. Y una vez conseguido, permitir la vuelta a las habitaciones de los residentes desalojados que permanecían en el exterior. El ascensor también queda bastante afectada con mucha cantidad vertida en el mismo. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído