El robo de vehículos para transportar fardos, los daños colaterales del narcotráfico en el Campo de Gibraltar

Todoterrenos de alta gama y furgonetas, el principal objetivo de las mafias que suministran coches para los clanes de la droga

Una furgoneta decomisada en el Campo de Gibraltar, cargada de fardos de droga.
Una furgoneta decomisada en el Campo de Gibraltar, cargada de fardos de droga.

El negocio de la droga en el Campo de Gibraltar da de comer a cientos de personas más allá de los narcotraficantes. Desde personas que realizan labores de vigilancia, pasando por los que recogen los fardos en la playa hasta los que los transportan a las narco guarderías en diferentes puntos entre La Línea y Algeciras. Pero también moviliza a mafias extranjeras, sobre todo de Europa del Este, que trabajan indirectamente para los narcos. Son aquellas que se dedican al robo de vehículos para dedicarlos al transporte de la droga.

Son decenas los que se roban en diferentes puntos de España, pero también en la provincia de Cádiz. Dos son los tipos de vehículos que están en el punto de mira de estos grupos organizados. De un lado, todoterrenos de alta gama, entre los que destacan los Land Cruiser y los Cherokee, y de otro, las furgonetas, siendo los modelos Viano y Vito los preferidos. Los primeros no solo sirven para el mero transporte, también, llegado el caso, sirven para embestir a los coches de la Policía Nacional y la Guardia Civil en su objetivo de que la droga llegue sí o sí a su destino.

En cuanto a las furgonetas, fuentes policiales señalan a lavozdelsur.es que estas suelen ser “robustas y rápidas”, ya que pueden alcanzar los 120 ó 140 kilómetros por hora, además de “pasar más desapercibidas”. “Mientras que los todoterreno entran en las playas y llevan la droga a las narcoguarderías, las furgonetas transportan los fardos a diferentes puntos de España y Europa”, explican estas fuentes.

A lavozdelsur.es ha llegado la denuncia de Laura Toro, que denuncia el robo de una furgoneta Mercedes Vito en el Polígono de Palmones, en Los Barrios. “Estamos desesperados buscándola porque para mi padre tiene un valor no sólo material sino sentimental”. Toro señala que “llevo dos días buscándola y me he quedado asombrada del descaro de viviendas a pie de playa y del río que parecen búnkeres que a simple vista se ve a lo que se dedican”.

Efectivamente, fuentes policiales señalan que muchas de las viviendas en el entorno del río Guadarranque son auténticas “narcovillas”. “Siento una gran decepción al ver en lo que se está convirtiendo este pueblo con encanto y toda la zona ante la falta de efectivos y de leyes que les dé más autoridad para intervenir”, lamenta Laura Toro.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído