13615484_10205086129391470_8476922314789369004_n
13615484_10205086129391470_8476922314789369004_n

“La recuerdo de hace muchísimos años, ahora no la veo por los kioscos, ¿es por alguna razón?”, contesta un veterano de Jerez ante la pregunta de si conoce La Voz del Sur. En Jerez, muchos se encuentran ante un dilema desde que en diciembre de 2014, Paco Sánchez Múgica, periodista del barrio de San Miguel, decidiera reconstruir un periódico digital bajo el nombre de lavozdelsur.es. Si es cierto que a los más jóvenes no les suena el viejo diario del movimiento, que quedó clausurado en 1984, hay otra generación de ciudadanos que sí lo conocieron y que, además, están al tanto de un medio digital en constante auge que reutiliza el mismo nombre de aquella vetusta cabecera.

¿Tienen alguna relación La Voz del Sur y lavozdelsur.es? Más allá de que uno de los mecenas y socio-fundador de la uve bicolor, Joaquín Carrera, fuese articulista en aquel periódico provincial, guardan obviamente muchas más diferencias que semejanzas. No obstante, hay algo más en común que su evidente cabecera. Ambos comparten su fervor a mostrar y anunciar una línea editorial muy definida. La Voz del Sur se llevó la audiencia que dejó huérfana el semanario Claridad, medio al servicio de la derecha jerezana que muere el 17 de agosto de 1936, tras casi cuatro años de presencia en la ciudad. Mientras que lavozdelsur.es, en su manifiesto fundacional, se muestra “progresista, ecologista, combativo, defensor de la justicia social, igualitario…” Otro elemento que tienen en común es su número reducido de plantilla, que no en cuanto a colaboradores fijos y puntuales.

“En contraposición a lo que ocurre hoy, la redacción era muy corta. Yo recuerdo que en aquella época estaba Alejandro Daroca de Val, Enrique Falcón, Manolo Liaño, Juan Contreras, Antonio Arias, José María Pomar y yo. Y de fotógrafo estuvo Manolo Iglesias, luego el hijo de Manolo, Rafael Iglesias, y terminó con José Alberto Chichón. Éramos muy pocos”, comenta Ángel Revaliente Domínguez, uno de los pocos redactores de La Voz del Sur que aún vive, y que todavía se dedica al periodismo. El periódico de Daroca de Val era de carácter provincial, pero Revaliente confiesa que “se vendía prácticamente en Jerez, Sanlúcar y Trebujena”. Con lavozdelsur.es ocurre algo parecido, la plantilla no se encuentra entre las cifras que baraja Revaliente.

“Fijos somos seis: Francisco Romero, Jorge Miró, María Luisa Parra, Juan Carlos Toro, Maky Gassin, y yo. Colaboradores, todos los demás que participan, más de 50”, argumenta el ex jefe de local de Diario de Jerez y actual director de este medio provincial. Aquí hay que subrayar que, aunque la dimensión periodística de la plataforma digital es esencialmente local, ha conseguido sobrepasar este alcance gracias, en gran parte, a las redes sociales: “Nosotros tenemos algo más de un 40% de visitas que son de Jerez, pero el resto son de fuera: Madrid, Sevilla, Valencia, Málaga… Sí, muchas serán de jerezanos que están allí, pero también de un montón de gente que va picoteando en las redes sociales gracias a un contenido que en muchos casos tiene interés general”.

Última página del último número de La Voz del Sur.

Numerosos elementos confluyen en la elaboración y el desarrollo de ambos medios, que a simple vista son antagónicos, pero que en una ciudad popular y pintoresca como es Jerez, guardan algunos aspectos en común. Comparar prensa del movimiento con periodismo social nacido del boom digital, es cuanto menos complejo, pero no imposible. Para entender el contenido, los recursos y los años que separan a estos dos medios de comunicación, es necesario conocer el entorno y la historia de ambos.

La necesidad de nacer

¿Cómo nace La Voz del Sur de Alejandro Daroca de Val? Su inicio se remonta mucho antes de su fecha de salida. La Voz del Sur ya estaba siendo publicada bajo la cabecera Ayer, periódico que aparece por primera vez dos semanas antes del estallido de la Guerra Civil, el 1 de julio de 1936. “Mi padre llega a Jerez en el año 50 y viene a dirigir el periódico Ayer, que era de Bitaubé, pero estaban tiesos y para salir del pufo se lo venden a la cadena Prensa del Movimiento”, apunta Alejandro Daroca Bruño, periodista e hijo del único director de La Voz del Sur, Alejandro Daroca de Val. Daroca Bruño cuenta que su padre se va de la ciudad cinco años después para trabajar como director en Odiel, periódico franquista de Huelva.

No obstante, la cadena del movimiento recibe una llamada del ex alcalde de Jerez, Álvaro Domeq Díez, quien pide el regreso de la regencia de Daroca de Val al diario Ayer. "Álvaro Domecq era un hombre muy poderoso en aquel momento; habla con Madrid, con la cadena Prensa del Movimiento y le dice: Necesito a Daroca, que vuelva. Y entonces mi padre en el año 63 vuelve a Jerez”.

“Álvaro Domecq era un hombre muy poderoso en aquel momento; habla con Madrid, con la cadena de prensa del movimiento y le dice: Necesito a Daroca, que vuelva. Y entonces mi padre en el año 63 vuelve a Jerez”

Es el 1 de noviembre de 1963 cuando sale la primera tirada de La Voz del Sur que pasa a ser diaria —el Ayer absorbe al semanario La Voz del Sur para convertirlo en diario y cambiar el nombre del medio del régimen—. “El Ayer se disuelve, a mi padre no le gusta el nombre, no hay cosa más paradójica que un periódico que se llame Ayer. Entonces solicitó en Madrid a la prensa del movimiento el cambio de denominación y se le cambió”, manifiesta el periodista jerezano afincado en Madrid.

Hubo varias redacciones del medio. Empezaron en la calle Bizcocheros, y la última se encontraba en la de la Plaza de las Angustias, popularmente conocida como “la plaza de las palomas”. El edificio ocupaba las instalaciones de Canal Sur Radio y el centro de día, establecimiento que recuerdan algunos ciudadanos, como es el caso de una jerezana que confirma una experiencia que tuvo con este medio: “De pequeña fui incluso a una visita cultural con el colegio a visitar el rotativo en las Angustias”.

Portada de la número cero de elpapeldelavoz.

Fue Paco Sánchez Múgica quien se atrevió, en plena crisis económica internacional, a apostar por un periodismo alternativo en su ciudad natal. ¿En qué momento nace la idea de instaurar un nuevo diario en el municipio con más paro de España? “Decido impulsarlo a finales de diciembre de 2013. Es cuando veo la posibilidad. Yo me fui voluntariamente por distintas razones en el último ERE que hizo el Grupo Joly, donde había estado unos nueve años. Un período más o menos corto después de eso tenía claro que quería volver al periodismo puro y duro porque es lo que me gusta: escribir, contar historias... Y sobre todo hacerlo de la manera que creo, intentando hacer un periodismo diferente, crítico y analítico, justo el que veía que era muy necesario en esta ciudad en ese momento”, declara el director de lavozdelsur.es.

Aunque, al igual que antes de edificar la histórica La Voz del Sur ya había un Ayer, recuerda que la plataforma como tal, lavozdelsur.es, ya estaba creada previamente: “Lavozdelsur.es ya estaba en marcha gracias a Cristóbal Ortega, un fotoperiodista de aquí de Jerez. Él lo quería dejar y le conté la idea… Digamos que su proyecto –un wordpress creado en 2011– estaba muriendo y yo decidí que en lugar de partir de cero era mejor partir de una plataforma ya creada. Aquello era muy digno pero muy básico. Le faltaba todo. Era un espacio donde había una gente que estaba intentándolo dentro de la precariedad y de la modestia de los medios con los que contaban pero que ya estaba ahogándose. Lo que queda de aquello es el nombre del dominio”.

Desde aquel momento, transformó la plataforma. Al margen de sumar colaboradores y mecenas, de apostar por una línea editorial muy definida, a esta le dio dos lavados de cara esenciales. El primero, en septiembre de 2014, cuando decide, junto con Juan Luis Pérez (antiguo comercial del Diario de Jerez y que dejó el proyecto) y una nómina de colaboradores creciente, constituir la empresa que sustente al medio.

Consolidación que se produce el 29 de noviembre de 2014 con la constitución de una sociedad limitada participada por 15 socios fundadores. Y el segundo, con un nuevo diseño obra del ilustrador jerezano y socio-fundador del proyecto Daniel Diosdado, quien además publica la viñeta Caspa en el periódico. Con una nueva identidad y una web mucho más sólida empresarialmente, lavozdelsur.es estrena escaparate el 7 de marzo de 2015. Hasta la actualidad, estas son las principales transformaciones que han sufrido ambos medios. Si bien uno ya murió, el que ahora se pasea por la redes quiere seguir evolucionando. Pronto habrá más novedades a todos los niveles.

Uno resurge días antes de la Guerra Civil y se acoge a las reglas del juego totalitarista. Y otro desafía el tablero mercantilista que marca la crisis generalizada y la de los propios medios de comunicación, y nace por necesidad, como cuentan sus creadores y trabajadores, muchos de ellos procedentes de la lista aciaga del paro. “Había que iniciar un medio nuevo porque ninguno de los ya existentes cumplía con la idea de ser un periódico crítico, muy pegado a los intereses ciudadanos y a la vez muy abierto a las ideas universales”, apunta Joaquín Carrera Moreno, mecenas de lavozdelsur.es que, casualmente y como se ha dicho al principio, escribía artículos de opinión en la antigua cabecera del movimiento.

Blanco, negro, y todo lo contrario

El número de redactores, la transparencia ideológica y su carácter de tirada, hace que ambos tocayos se parezcan mínimamente. No obstante, a grandes rasgos La Voz del Sur y lavozdelsur.es encierran más diferencias que el evidente que marca su línea editorial. Uno era una herramienta del régimen de Franco y el otro es un medio que busca la independencia de la mano del reencuentro con los lectores, arrinconados en los últimos tiempos en los medios por la dictadura de los poderes políticos y financieros. “La idea es no estar casados con nadie, no pedir ni un préstamo a un banco”, expresa Sánchez Múgica. Y ser cada día más independientes, siendo propiedad de sus lectores, no recibir dinero de publicidad institucional "a cambio de hablar bien del gobierno de turno".

Lavozdelsur.es investiga. Incluso Revaliente afirma que su antiguo periódico (actualmente trabaja en Viva Jerez) no investigaba, no contaba nada: “No se investigaba como lo hace lavozdelsur.es o como pueden investigar los periódicos actuales. Era un periódico mucho más aséptico”, a lo que añade: “Había un redactor que se llamaba Sebastián Argudo Rivero que era muy mayor ya y escribía una frase: La noticia botaba sobre el asfalto. Y le decíamos muchas veces al redactor jefe: Pues cógela, ¿no? Cógela alguna vez, que no traes ninguna noticia. Era un periódico más literario, más de amiguismo. Tenía mucha repercusión pero porque lo que decía La Voz del Sur iba a misa”. Es una evidencia que mientras que uno era el único periódico de la ciudad, el otro debe competir contra cabeceras tan arraigadas en la ciudad como Diario de Jerez, medio que abre una semana después del cierre de la antigua La Voz del Sur y lleva 32 años leyéndose en los bares jerezanos.

¿Qué lleva haciendo lavozdelsur.es para desmarcarse de su competencia? “No nos movemos por la agenda institucional y no cubrimos ruedas de prensa habitualmente. Cubrimos temas que a lo mejor en un periódico convencional pueden ser menores o intranscendentes, o pueden interesarle a grupos reducidos y a nosotros son los que más nos interesan. Las minorías, lo social, lo sociológico, la cultura, el interés público, los deportes minoritarios, los pequeños emprendedores, los temas más desagradables que pueden molestar a cierto statu quo de esta ciudad”, responde su director. La Voz del Sur tenía otra intención dentro de la actividad periodística, ya que “era un canal de transmisión de la opinión oficial del régimen franquista, o sea, propaganda”, apunta Joaquín Carrera.

"Cubrimos temas que a lo mejor pueden interesarle a grupos reducidos y a nosotros son los que más nos interesan"

¿Qué decía La Voz del Sur en sus páginas? “De todo, era un periódico generalista. En aquel momento la distribución era: Internacional, Nacional, Local, Deportes y Sucesos”, comenta Daroca Bruño sobre el diario de su padre. “Dentro de local estaba una sección que se llamaba Vida Religiosa y Vida y Sociedad. La gente se casaba, ponía las fotos de su boda y demás. Los nacimientos… Llegaba por ejemplo el día de Mercedes y se felicitaba a las personas a través del periódico. Y dentro de la sección de Local estaba también Cosas y Casos de Jerez, que criticaba lo que había, que si se había caído una farola… Críticas sobre el desarrollo de la ciudad. Y luego había muchas entrevistas. Yo recuerdo de haber entrevistado a un betunero, a un aparcacoches, a gente muy popular de Jerez”, recuerda Revaliente sobre el contenido que se publicaba en el primer medio donde comenzó su andadura periodística.

Lavozdelsur.es, hasta la fecha, ha publicado reportajes sobre desahucios, enfermedades raras, colectivos marginados, crónicas sociales, amplias entrevistas culturales y políticas, gente popular de la ciudad… “Al final, ¿dónde radica la crisis de los modelos tradicionales? La principal ha sido que el lector ya no se ve reflejado en las páginas”, analiza Sánchez Múgica. En ello está de acuerdo la periodista de La Marea, Trinidad Deiros, quien señala que “los medios de comunicación en España se parecen al sistema en el que han medrado desde la muerte del dictador Franco: una democracia con resabios autoritarios, en la que la participación ciudadana se ha reducido a su mínima expresión”.

Pero ambos periodistas contraponen su actividad periodística a la que se lleva a cabo en el siglo XXI, mientras que La Voz del Sur no llegó a ver la luz en este nuevo siglo. No es prensa de negocios, es prensa propagandística. En contenidos hay una disyuntiva, sobre todo en términos culturales y sociales, ya que La Voz del Sur sí se movía entre la sociedad, como explica su ex cronista deportivo: “Era un periódico muy social. Anunciábamos a todos los artistas que venían y les entrevistábamos. Venían aquí Los Pecos, iban a Radio Jerez y se ponía la calle abarrotada, la gente detrás de ellos… era otra sociedad. No es entendible el periodismo de hoy con el periodismo de entonces”.

La nueva era

Son distintos modelos, distintas sociedades. “¿Qué diferencia hay entre La Voz del Sur y esta plataforma digital? La diferencia es bestial porque no solo habría que diferenciar el periodismo que se hacía, sino la propia sociedad”, responde Ángel Revaliente, a lo que continúa: “La sociedad de aquel entonces no tenía nada que ver con la actual. Yo cuando entré en el año 72, técnicamente no tenía nada que ver. Los periódicos se hacían con plomos, con linotipias y cajas, y estas se hacían a mano. Los titulares grandes se hacían a mano y nosotros escribíamos en la Olivetti”.

Es complejo comparar la sociedad franquista con la democrática y Joaquín Carrera se aventura a ello, afirma que diferencias en la sociedad jerezana hay “muchas, especialmente las desigualdades relativas a la homogeneidad impuesta; en cuanto a estilos de vida, formas de vestir, pensamiento tradicional. Costumbres de relación entre los sexos, religión y liturgias. Y frente a ello la actual sociedad jerezana admite, y en algunos casos promueve, una mayor diversidad social, cultural y moral”.

"Jerez culturalmente es cero. Jerez es un pueblo, pero un pueblo muy deficiente, por mentalidad, por cultura, por inversión, por riesgo y por progreso"

No obstante, Daroca Bruño aúna las dos épocas, al criticar la tirada de ventas de La Voz del Sur, arremete con la mentalidad jerezana y compara la cultura del pasado con la presente: “No se vendía lo suficiente. Jerez es una plaza muy difícil, aquí no te lee ni el 10% de la población. Ten en cuenta que Jerez tiene 200.000 habitantes, si se vendieran 21.000 ejemplares a diario, el 10% era para darse con un canto en los dientes. Jerez no compra, Jerez culturalmente es cero. Jerez es un pueblo, pero un pueblo muy deficiente, por mentalidad, por cultura, por inversión, por riesgo y por progreso. Jerez sigue siendo la cola de Andalucía, es la ciudad que menos ingresos medios tiene de España”.

Contraviniendo las palabras del periodista jubilado —que publica artículos de opinión todos los viernes en el Diario de Jerez—, Sánchez Múgica arriesga el esquema de contenidos de su periódico: “Los lectores de periódicos, como los consumidores de contenidos informativos, no son tontos; si pagan por un producto tienen que tener uno en el que se vean reflejados, que les sorprenda, un producto que les revierta, que les dé algo tangible e intangible”. Al hilo de las palabras del director de lavozdelsur.es, el director de Zoomnews, Agustín Valladolid, asegura que se está produciendo una evolución en la audiencia a raíz de los avances tecnológicos: “Esto está cambiando, y mucho. Y luego yo creo que está cambiando también la mentalidad del lector. El lector ya empieza a darse cuenta de que puede hacerse su propio menú informativo”.

Sánchez Múgica interviene en el acto de presentación de 'Ctxt.es' en Jerez. FOTO: JUAN CARLOS TORO.

Mientras Daroca Bruño da unas perspectivas negativas sobre la tirada del medio franquista, el director de lavozdelsur.es apunta que “nuestro crecimiento es exponencial. En el último año, desde el 7 de marzo de 2015 a la misma fecha un año después, ha habido más de 3 millones de páginas vistas, más de 2 millones de visitas y más de 1 millón de usuarios únicos. Dentro de un año duplicaremos, como poco, estos datos, tal y como vamos viendo la evolución desde entonces".

Por otro lado, la Oficina de Justificación de la Difusión (OJD) en su versión de medios digitales, que audita el tráfico de esta cabecera, indica que en marzo de 2016 lavozdelsur.es se encontraba entre los cien medios digitales de España, dato que Sánchez Múgica ensalza al encontrarse con numerosos obstáculos al caminar en una ruta periodística alternativa, más aún en la ciudad en la que está radicado el proyecto: “Sin apenas dar noticias generalistas, sin dar deportes desde el esquema clásico, sin dar cofradías —algo que en Jerez reporta mucha audiencia— y sin dar contenidos extraños a modo de ganchos para el click por el click. Es decir, haciendo periodismo o, como decimos nosotros, periodigno”.

Si bien había una diferencia entre el número de lectores de un periódico y otro, es curioso ver cómo uno no tenía dificultades para cobrar y otro busca una financiación sostenible que le garantice su viabilidad futura. “El 20 de noviembre del 75, cuando murió Franco, los periódicos pasaron a depender de un organismo que se llamaba Medios de Comunicación Social del Estado, que dependían y los pagaba el Estado. Éramos asalariados del Gobierno, como si fuéramos funcionarios”, señala el periodista de deportes, Ángel Revaliente. Desde la otra cara del periodismo, el director de lavozdelsur.es comenta las dificultades de subsistir con independencia periodística: “La financiación real es, ahora mismo, en un 85% por publicidad y un 15% por socios subscritores. ¿Cuál sería el modelo ideal? Que fuera menguando el porcentaje de publicidad y que subiese el de socios. El objetivo es que los lectores sean dueños de su periódico".

Constructores de la realidad

En el terreno superficial y, a la vez, más profundo, la función de los periódicos pasa por construir la realidad. ¿Pero qué ocurre cuando se empieza a desconfiar de los medios? The Nation publica un extenso reportaje en el que analiza la prensa española del siglo XXI. El texto comienza así: “El periodismo es la segunda profesión menos respetada en España, justo detrás de la de juez. Y según el último informe de Reuters Digital News, los medios de comunicación españoles tienen la credibilidad más baja de Europa”. Sin embargo, este es el párrafo de inicio que abre la puerta hacia los cambios periodísticos que se han hecho a causa de la crisis de credibilidad de los portales de la información. Lavozdelsur.es nace en este contexto: “En 2012-2013 empiezo a fijarme mucho en todo lo que iba haciendo eldiario.es, sobre todo, que fue un poco el modelo, la referencia. InfoLibre también, aunque en menor medida. Era lo que marcaba la pauta”, indica Sánchez Múgica.

A su vez, La Voz del Sur se cierra en una época convulsa, de cambio. Todo ocurrió en los primeros años de gobierno de Felipe González. “El diario se vio obligado a dejar su publicación, forzado por el nuevo contexto y por exigencias de los lectores democráticos”, comenta el hijo del emérito presidente de La Voz del Sur, a lo que añade una pizca de historia a su testimonio: “El PSOE llega en el 82, y una de las decisiones que toma es liquidar la prensa del Estado, que son muchos periódicos; son puestos de trabajo, es corriente de opinión. Arriba no ganaba dinero, Marca sí ganaba dinero, El Diario de Córdoba ganaba dinero… por eso hay empresarios privados que se arriesgan y deciden comprar. Pero hay casos, como en La Voz del Sur que no surgen compradores”. Benigno Cid llega en 1983 para remplazar a Daroca de Val y cerrar con llave el periódico el 31 de marzo de 1984.

En su recorrido, ambas cabeceras no solo construyen realidades e imaginarios sociales. Es importante resaltar que estos medios tuvieron y tienen vida más allá de las palabras escritas. Daroca de Val en su etapa como director en La Voz del Sur crea la Asociación de la Prensa de Jerez (APJ), organismo independiente a la cadena del movimiento que publica La Hoja del Lunes. “Esta no dependía de ningún pensamiento político, dependía de la Asociación de la Prensa y ahí dependía solo de mi padre. Yo estuve durante cuatro años escribiendo una crónica que se publicaba en ella que se llamaba Crónica desde la otra orilla del Rhin. En aquella época fue una explosión, vivía Franco y yo hablaba de democracia, de sexo, de la mentalidad educativa y social; teníamos que evolucionar”. Y finalmente evolucionó.

32 años después evolucionó de la mano de Paco Sánchez Múgica, y todavía sigue evolucionando. Al margen del medio de comunicación, lavozdelsur.es ha creado su propio espacio cultural de arte alternativo, Sala Barbablanca, donde además de exposiciones, se realizan conciertos en los balcones de su sede en calle Pozuelo; ha lanzado hasta la fecha dos publicaciones impresas bajo el nombre de El papel de la Voz; y ha promovido un intenso intercambio de contenidos con el semanario digital dirigido por Miguel Mora, Contexto y Acción (ctxt.es).

"Aquí en Jerez se está haciendo precisamente una buena prensa digital. Creo que desgraciadamente al papel prensa no le va a quedar mucho recorrido"

Es una obviedad pero una diferencia fundamental entre ambos periódicos es el soporte. ¿Papel o digital? Una pregunta que causa un gran revuelo entre los profesionales de la comunicación. La revista satírica Mongolia se hace eco de ello en publicaciones como Papel Mojado. La crisis de la prensa y el fracaso de los periódicos en España: “Los periodistas llevamos años enzarzados en debates metafísicos —¿papel o web?—”. Los periodistas jerezanos también discuten sobre este tema. Hablan sobre el simbolismo del papel, sobre ese misticismo que tiene, de ahí que lavozdelsur.es también intenta mantener una publicación impresa. Pero The Independent lo tuvo muy claro cuando lanzó su último número en papel el 26 de marzo de 2016 avisando a sus compañeros de profesión: “Stop Press”.

Ángel Revaliente, periodista del grupo Andalucía Información arroja un poco de luz sobre el dilema: “Es el futuro. Además aquí en Jerez se está haciendo precisamente una buena prensa digital. Creo que desgraciadamente al papel prensa no le va a quedar mucho recorrido. Esta revolución tecnológica ha cogido a los editores de prensa un poco con el pie cambiado. Porque hay que ver también el tema de las redes sociales. Yo creo que el papel prensa se va a acabar y que el futuro es la prensa digital que tiene que encontrar su camino a nivel publicitario para poder subsistir. Levantarte temprano, ir a tomar café y comprar el periódico en el kiosco… esa costumbre se ha perdido”. El futuro va moldeando nuevos hábitos y costumbres. En ese futuro quiere permanecer por mucho tiempo lavozdelsur.es, con la ayuda básica e imprscindible de sus lectores.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios (1)

santiago velasco fernández Hace 2 meses
Os sigo. Lo hacéis de maravilla. Trabajé en La Voz de Sur desde octubre de 1972 a mayo de 1973 en que me trasladaron al Amanecer de Zaragoza, donde me jubilé. Siento añoranza de Jerez. En aquel periódico saqué un artículo diario que se titulaba "Diario de un forastero". ¡Ánimo!
Ahora en portada
Lo más leído