Unos 50 vecinos de Rota llevan cuatro días sin luz: "Nos privan de un derecho fundamental en plena alarma"

Los residentes de Aguadulce, una zona no urbanizable de la localidad, reclaman a Endesa que restituya el suministro y la compañía alega que incurren en fraude

Una calle de Aguadulce, en Rota, donde reclaman la reanudación del suministro eléctrico de las 200 viviendas de Rota que llevan semanas sin luz.
Una calle de Aguadulce, en Rota, donde reclaman la reanudación del suministro eléctrico de las 200 viviendas de Rota que llevan semanas sin luz.

Desde el pasado jueves por la noche, medio centenar de vecinos de Rota, concretamente de la zona de Aguadulce, una zona no urbanizable a las afueras del núcleo urbano, se encuentran sin suministro eléctrico. Sin previo aviso, la compañía los dejó sin electricidad y utilizan generadores o placas solares para intentar autoabastecerse, aunque la mitad de los residentes fijos de la zona se han ido de sus viviendas, hasta que se solucione el problema.

“Endesa desde hace mucho tiempo que nos tiene amenazados con el corte de suministro por fraude, pero sin embargo siguen empresas poniendo contadores en la zona por 3.000 y 4.000 euros, y facturando con ellos”, explica el presidente de la asociación de vecinos, Fernando Pantoja, en declaraciones a lavozdelsur.es. “La legalidad de las viviendas es fundamental pero toda la iniciativa la tiene la barriada, llevamos muchos años gastando dinero y apenas avanzamos, no tenemos el impulso necesario, ni la ayuda del Ayuntamiento de Rota”, recalca.

Aguadulce es una zona no urbanizable de la localidad de Rota en la que viven en torno a medio centenar de vecinos durante todo el año, que desde el corte de suministro se han desplazado a otras localidades. La intención de los residentes pasa por la regularización, para poder contar así con servicios que llevan demasiados años reclamando, y es que las construcciones son consideradas ilegales, abonan todo tipo de impuestos al Ayuntamiento. “Pagamos IBI desde hace muchos años y sólo tenemos inspectores de Urbanismo multando cualquier movimiento”, relata Pantoja

"Ahora mismo estamos atados de pies y manos, impotentes, no podemos desplazarnos, ni manifestarnos, estamos ante una ilegalidad, nos privan de un derecho fundamental en una situación de confinamiento y alarma, la luz, aparte necesario para los motores de agua de pozo”, asegura el presidente de la asociación de vecinos de Aguadulce, quien cuenta que hay personas mayores que se sienten “vulnerables”. “Es una vergüenza lo que están haciendo”, dice.

Los vecinos reclaman soluciones a Endesa y al Ayuntamiento, ya que aseguran que destinan casi 30.000 euros al año a reparaciones del suministro, y quieren regularizar una situación que en algunos casos tiene más de 40 años, que es el tiempo que llevan viviendo en Aguadulce los residentes más antiguos. La compañía alega que la instalación eléctrica de la barriada no cumple con los requisitos técnicos. Los vecinos reconocen que hay enganches ilegales en la zona, aunque apuntan que el 80% de los vecinos tienen contadores de luz y están al día en el pago de sus recibos.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído