50 'selfies' de Cádiz (y II)

Juan Carlos Toro, responsable de Fotografía de lavozdelsur.es, haciéndose un 'selfie' en la costa gaditana.
Juan Carlos Toro, responsable de Fotografía de lavozdelsur.es, haciéndose un 'selfie' en la costa gaditana.

La segunda entrega de “amantes” de Cádiz continúa la publicada con el estreno de la nueva web y ahonda en los gustos y costumbres de otros 25 gaditanos, nacidos o de adopción, que se decantan por sus lugares favoritos de la provincia. La Sierra, la costa y la campiña; la luz y la gastronomía copan algunas de los testimonios recogidos por este diario. La pregunta es: ¿Por qué te gusta la provincia y el lugar dónde vives? Y las respuestas, las siguientes:

De izquierda a derecha, Benito García Morán, Natalia Robles, Javier Osuna, Diego Calvo y Marta Meléndez.

26. Benito García Morán. Arquitecto de la Delegación Municipal de Urbanismo de Jerez. 55 años.

"Aunque es fácil que suene a tópico, es difícil encontrar un rincón que sea capaz de ofrecer tal variedad de sitios capaces de cautivar como la provincia de Cádiz, por eso, para atender la petición de lavozdelsur.es hay que hacer un angustioso pero gratificante ejercicio de concisión en el que solo estarán los primeros de una, casi, interminable lista, así que... allá vamos: los centros de Jerez (del que es imposible no ser un rendido admirador tras redescubrirlo a diario gracias a mi trabajo) y de Cádiz (del que es imposible no ser un rendido admirador tras dibujar más de cuatrocientas de sus casas como estudiante). Las zonas aún sin ocupar con construcciones de su costa, como la punta del Boquerón con el Castillo de Sancti Petri de fondo (Julio Cesar no podía estar equivocado cuando lo visitó teniendo tanto Imperio donde ir) o la playa de Castilnovo en Conil, con la torre y el ‘prao’ donde aún pastan las vacas al borde del mar. El laberinto que forman los caños, salinas y esteros de la Bahía. Las lomas de los viñedos que rodean Jerez con sus casas de arquitectura única. La fachada de la Cartuja al atardecer cuando sus piedras parecen volverse de oro con la luz. La cima del Torreón en Grazalema, en la que desde sus mil seiscientos y pico metros se ve desde África a Sevilla recordándonos donde estamos. Volver a la juventud y tomar cazón en adobo en la terraza del Bartolo en la Casería de San Fernando cuando la marea alta rodea su terraza... y así, si nos dejasen, hasta el infinito... y más allá".

27. Natalia Robles Mures. Concejala de Cultura y Educación en el Ayuntamiento de Conil. Licenciada en Historia del Arte. 35 años.

"Considero que la provincia de Cádiz tiene en su territorio posibilidades ilimitadas. Tanto en lo natural como en lo cultural. Se puede elegir andar por las playas vírgenes de Castilnovo, o por un bosque de alcornoques. Se pueden elegir meses en que las manifestaciones culturales populares son el mejor sitio en el que estar. Se puede observar la historia a través de vestigios arqueológicos fundamentales. Se puede estar plagado de luz o en el sitio donde más llueve de toda la península. Hay veces en que se nos escapa, pero tenemos de todo".

28. Javier Osuna. Periodista en Canal Sur. 57 años.

"Son sus singularidades las que me atrapan, gastronómicas y culturales. Que el acero aquí sea 'casi' inoxidable. Que la 'caca' de la cañaílla y los atributos sexuales del erizo nos los comamos. Que el levante haya impedido una segunda Costa del Sol. Estrecho, mitología, atunes y bailarinas sensuales. Genoveses, 'castellanos nuevos' de lunares y bronce; gallegos y jándalos. Me gusta su diversidad lingüística: el seseo atlántico y el ceceo de tierras albarizas de palo cortado y sus lenguajes propios: donde un zaguán es casapuerta y una aljofifa es josifa. Y su arquitectura americana: garitas y murallas de San Juan de Puerto Rico. Destellos de aguamarina en la luz turquesa de un Costus. Y la gracia natural y espontánea, tan desgraciada cuando es forzada. Sus bajamares y aromas de algas. Y su gente. Aún indolentes con su ciudad".

29. Diego J. Calvo Gutiérrez. Periodista. Presidente de la Asociación de la Prensa de Cádiz. 39 años.

"¿Cómo explicar por qué me gusta Cádiz sin que lo haya dicho antes alguna comparsa? Cádiz es la tierra del vaso a medias. Puedes amarla hasta los tuétanos o renegar de ella como de ninguna otra. A veces incluso al mismo tiempo. Inmensamente pequeña o de grandeza minúscula, cada rincón esconde mil historias pasadas y otras mil por vivir, a la espera de quien las quiera protagonizar. De esas que surgen en cualquier parte, pero aquí saben distinto. La conciencia de Edén y la decadencia se abrazan para crear una especie de universo paralelo, con gente singular y antagónica, pero que coincide en que casi nunca quiere irse de este trozo de tierra azotado por el viento y sitiado por un océano que es su cárcel y su evasión. Por eso, si tengo que elegir un sitio, sería la Playa Victoria, en su inmensidad, en la soledad de la noche, y con la ciudad durmiendo a mis espaldas. Para vivirla y soñar con otros como yo, que se felicitan –y a veces se maldicen -, de la suerte de vivir aquí".

30. Marta Meléndez Luque. Profesora de Enseñanza Secundaria. 46 años.

"De la provincia me gustan todos y cada uno de sus rincones. De hecho desde bien pequeña me la recorrí de sur a norte. El destino quiso que fuera oriunda de Jimena de la Frontera, envuelta en sus alcornocales, en su castillo y en sus aljibes árabes. Subir y bajar por sus inmensas cuestas, al sofocante calor de sus noches de verano, con el amparo del río Hozgarganta. Pero el norte me impregnó, como hija adoptiva de la ciudad que en parte me vio crecer. Cádiz, la ciudad en la que depositamos —mi familia y yo— parte de nuestro pasado y todo nuestro presente y futuro. El olor de la brisa marinera que recorre sus calles al llegar la primavera, que junto al fresco de la salada mar trae el aire de libertad. Observar su arquitectura tan señera con sus torres miradores, los patios escondidos de sus fincas isabelinas, como bellas escondidas entre plaza y plaza. Me quedo con San Antonio, señorial como ella misma. También con Catedral y su barrio del Pópulo, por no haber espacio en el mundo más monumental en tan pocos metros cuadrados. Y Candelaria, como no, con el imponente Castelar, seña del libre y progresista pensamiento de esta ciudad. Las noches de verano en la Alameda Apodaca con el runrún de las olas besando la muralla. El Paseo Fernando Quiñones, la impresionante estampa desde el Castillo de San Sebastián. Cádiz, y su salada claridad. El lugar en el que vivo, siento, amo y veo crecer a mis hijas, Jimena y Erytheia".

De izquierda a derecha, Juan José Téllez, José Manuel Serrano Cueto, Paco Cano, Bea Aragón y Vanessa Perondi.

31. Juan José Téllez. Periodista y escritor. 60 años.

"Me encantan los pueblos blancos y las playas de invierno, pero adoro las ciudades de esta provincia con su pizca de asfalto y de adoquín, de modernidad kitsch y de pretérito casi perfecto".

32. José Manuel Serrano Cueto. Escritor y director de cine. 42 años.

"Podría escoger muchos rincones de Cádiz, tanto de la provincia como de la capital, y sin salirme del casco histórico de esta, hay belleza por todos lados: la Alameda, la Caleta, las callejuelas con sus cañones, guardacantones, balcones... Como muchas ciudades, Cádiz es para mirar hacia arriba, pero si no se ha visto desde el mar, la ciudad no puede apreciarse del todo. A vista de pez cobra otra dimensión. Por eso elijo esta foto, que en realidad no tiene un marco de relieve, sino el pantalán del Club Viento de Levante, pero sí ejemplifica bien lo que para mí es Cádiz: la mar junto a mi padre. Estamos de vuelta de la pesca de la caballa y, mientras estábamos entregados a nuestra labor, podíamos divisar Cádiz en lontananza, con su amanecer tras de sí... Hemos salido de noche y volvemos de día. Así es la pesca. Llevo 22 años fuera de Cádiz y para mí estos momentos junto a mi padre me devuelven de golpe a mi cuna. He nacido en Cádiz, hijo de pescador y he vivido el mar y la mar. Y ansío, como tanto ‘exiliado’, regresar algún día definitivamente a ese mar, a esa mar y a la tierra de Cádiz".

33. Paco Cano. Gestor cultural y comisario de arte. 52 años.

"Aunque estuve más de veinte años fuera de Cádiz —Madrid, Nueva York y Washington— uno nunca termina de irse del lugar donde se crio, Borges dixit. Construimos el mundo a la medida de nuestros deseos y según vamos envejeciendo, nuestro mundo se vuelve más próximo, más íntimo. Cádiz es mi regreso, mi resistencia cercana, familia y amigos-familia, la Alameda, Plaza de Mina y San Antonio sin nostalgia alguna de infancia. Ya lo he dicho alguna vez, somos ciudades y yo soy también Cádiz. Con permiso de algún romancero".

34. Bea Aragón. Escritora. 31 años.

"Como decía Fernando Quiñones, se tarda mucho en saber que eres más una ciudad que una persona. Soy más una ciudad o tal vez dos ciudades que una persona. Vivo a caballo entre Chiclana y Cádiz. Una me parió y la otra me tiene alegremente adoptada. Me siento hija de las marismas y de callejones a la par y la Viña y las viñas me parecen hermanas del mismo vino. Las dos ciudades me siguen sorprendiendo a diario. Cádiz siempre tiene en la luz de sus gentes esa alegría naranja a punto de desvanecerse por cualquiera de sus calles y Chiclana me descubre un amanecer de río moribundo repleto de pájaros que lo gobiernan. Vivo a caballo entre Chiclana y Cádiz porque tengo sangre de pueblo, de viento y ropa tendía".

35. Vanessa Perondi. Periodista. 40 años.

"En uno de los extremos de La Isla, al noroeste de San Fernando, se encuentra un paraje que para mí es único. La playa de La Casería, con su fango, sus casitas de pescadores de colores, y porqué no decirlo, su decadencia, es uno de los parajes naturales más bonitos. Sus puestas de sol con Cádiz de frente son mágicas y el reflejo del cielo en las aguas de la Bahía, un espectáculo desconocidos por la gran mayoría. Yo misma que no lo descubrí hasta que hace quince años entrevisté a un actor isleño, el inagualable Álex O'Dogherty, en el mítico Bartolo. Porque en La Casería, además de disfrutar de un hermoso paraje, puedes disfrutar del mejor pescaito mientras el tiempo parece que se hubiera detenido".

De izquierda a derecha, Fermín Lobatón, Merche Corisco, María Rosa Durán, Virginia Durán y David Moreno.

36. Fermín Lobatón. Escritor de temas flamencos y crítico. 62 años.

"Me confieso incapacitado para elegir. He viajado mentalmente por parajes y callejuelas, tabancos y anchurosas playas abiertas al atlántico. Me he sentido libre en mitad de un sendero serrano o como un rey al exhalar el aroma de un voraz del estrecho servido ante mi con el azulado peñón frente a mis ojos. Traspasado por el aroma de los vinos que rebasan los límites de los muros donde maduran o pirata por calles que, de este a oeste, desembocan en azul de mar. Incapaz de estacionarme en lugar alguno, me he detenido a escuchar el viento, el aire que en esta tierra siempre suena de alguna manera y me trae los ecos de una música. A lo largo de cada ciclo anual, siempre hay una música, con acentos y colores que llena nuestras vidas. Ese, el de la música, es mi espacio, el lugar que elijo de Cádiz. Y no tiene límites".

37. Merche Corisco. Cantante y compositora. Maestra de música. 43 años.

"Cádiz: mi inspiración, mi luz, mi alegría de todos los días, relatos y canciones de mi barrio Santa María; de piedra ostionera y siglos de poesía, a merced de la Plaza de la Mercé y de sus cantares por bulerías; de la Perla, que además es vecina mía. Aquí siento la energía de los cuatro elementos: tierra, mar, fuego y viento. Cádiz acogió con los brazos abiertos a este corazón urbanita eclipsado por los cimientos que no dejaban ver el sol. Y sí, definitivamente aquí muero yo, rodeada de historia que seguimos haciendo el pueblo y los que deberían estar en el gobierno".

38. María Rosa Durán. Profesora e investigadora de la Universidad de Cádiz en el departamento de Matemáticas. 38 años.

"Me encantan Cádiz y la provincia entera, me gustan su gente, sus playas. Para mí es un privilegio trabajar aquí en mi tierra y más rodeada, en mi caso, de tanta belleza como es en el campus de Puerto Real, en el Parque Natural de los Toruños. ¿Y mi rincón favorito? Zahara de los Atunes, perderme por sus calles, ir a sus playas… un paraíso. Y por último, me gusta muchísimo su gastronomía, disfrutar de una comida en Zahara o en Barbate, auténtico sabor a mar".

39. Virginia Naranjo. Cocinera y copropietaria del catering Gemelas al Jerez. 41 años.

"Como bien dice el nombre de mi empresa, estoy muy orgullosa de mi ciudad. Siempre la he llevado por bandera. Creo que tenemos un producto espectacular, que tenemos unos vinos estupendos y siempre he apostado por mi ciudad. Cuando salí de MasterChef me ofrecieron trabajo en muchas partes de España, pero yo quise montar un negocio aquí en mi ciudad, donde mejor vivo, porque yo siempre lo he dicho, no hay ningún sitio donde se viva mejor que en Jerez de la Frontera. Lo tenemos todo. ¿Qué más puedo decir? Estoy enamorada de su gastronomía y de sus productos".

40. David Moreno Massa. Educador ambiental. 36 años.

"Me encanta Cádiz porque es una provincia con muchos mundos maravillosos. Una provincia en la que se entremezclan las playas, las marismas, la campiña, la Sierra y pueblos de ensueño. En la que hay rincones en los que uno puede sentir la magia de estar en un lugar especial, pero a la vez sentir desasosiego porque ese lugar especial pueda ser destruido por la avaricia e inconsciencia del ser humano. Por eso, si hay algo que me gusta aún más que esos lugares mágicos, son aquellas personas que de manera altruista dedican sus esfuerzos por conservarlos para todos los que estamos ya aquí y los que vendrán. Mi reconocimiento por estas personas. Las personas imprescindibles de la provincia de Cádiz. Dedicado a mis compañeros de Ecologistas en Acción".

De izquierda a derecha, Esperanza Moreno, Enrique Montiel, Omar Osuna, Rosario Troncoso y Pedripol.

41. Esperanza Moreno. Presidenta de la Asociación Arco Iris Cádiz, docente. Experta en género y cultura visual. 37 años.

"Aunque nací en Cádiz junto al mar, he encontrado mi hogar cerca de las montañas, pero el trabajo por toda la provincia me lleva cada día a disfrutar de sus rincones. De Arcos a Tarifa, al Puerto de Santa María, Sanlúcar, Jimena o Benaocaz. Estoy enamorada de mi tierra, de su ritmo, de sus gentes. Del sentido del humor, las redes afectivas y activistas, mi familia, los árboles y las orejitas que, a veces, encuentro en la orilla. Soy consciente de que vivo en el paraíso sur".

42. Enrique Montiel de Arnáiz, Abogado, articulista y escritor. 41 años.

"Me gusta todo de Cádiz: su luz relampagueante, la diversidad de sus formas, los pequeños detalles ocultos en el quicio de una ventana al mar, los rumores de una casapuerta donde se ocultan los besos del pasado. Adoro la alegría que regala su gente, su gran sabiduría vital. Habrá provincias más ricas o más habitadas, pero ninguna de ellas tiene la ventaja de ser Cádiz".

43. Omar Osuna. Periodista. Director de Nsmfest S.L. 37 años.

"De la provincia me gustan Cádiz, Vejer, El palmar, Tarifa y Zahara de la Sierra. Creo que es una provincia que lo tiene todo, desde la costa hasta la Sierra. La mejores playas, una gastronomía increíble y joyas como sus parques naturales".

44. Rosario Troncoso. Docente y escritora. 40 años.

"Soy de Cádiz (de Cai Cai), pero llegué a vivir a Puerto Real a los catorce años, por eso me siento portorrealeña. Mi vida, mi familia, y casi todos mis amigos, están en el centro geográfico de la Bahía. Tiene Puerto Real mucho que ofrecer al visitante: oxígeno puro en Las Canteras, una playa escondida detrás del Campus del Río San Pedro y una maravilla de puente de madera que cruza ese río para llegar hasta la Playa de Levante y Valdelagrana, en el Parque Metropolitano de Los Toruños y el Pinar de La Algaida, que comparte con El Puerto de Santa María. Puerto Real es un pueblito marinero entre pinares, con un enorme paseo marítimo, amplio y diáfano, ideal para el deporte. Su gastronomía es de la más completas de la provincia: muergos, coquinas, pescado, perdices, piñones, etc. Para comer y cenar, La Taberna de El Puerto, Casa José Luis, La Cochera, Los Esteros, Venta El Chato. El tapeo en El Barril, La Plaza o El Calvo. Y para merendar, La Trufa o La Puertorrealeña. La Cultura en Puerto Real se luce en el Teatro Principal, una delicia. Y en el Centro Cultural Iglesia de San José, donde el visitante se sorprenderá en su Centro de Interpretación. Qué quieren que les diga. Mi pueblo es maravilloso, y creo que es el gran desconocido de la provincia. Por otro lado, me encanta El Bosque. Soy un poco “bosqueña” también. Desde que era pequeña solemos ir mucho en familia, y conozco de memoria sus rincones. La ruta del río Majaceite hasta Benamahona es apta para todos, relajante y divertida. En las fiestas de San Antonio (en junio), he disfrutado como nunca. Y la gastronomía es espectacular. El arroz con leche de Calvillo. Los quesos de El Bosqueño. Las chacinas de Olmedo. Comer en El Tabanco (donde ceno y bailo en el genial cotillón de Fin de Año que organizan). Tapear en Posada San Antonio o La Casa de El Duende. Y cenar con glamour en La Divina. Bahía y Sierra. Sierra y Bahía. Lugares para encontrar y para perderse".

45. Pedro Pablo Hidalgo, 'Pedripol'. Profesor de Secundaria y viñetista. 53 años.

"Con Cádiz tengo una relación típica de familia: la quiero y la odio. La quiero como hijo que soy de ella, y la critico como el hijo que se emancipa y la mira desde cierta distancia. Cádiz no es lo mejón der mundo. No es cierto que como se vive en Cádiz no se vive en ningún lao. No. A Cádiz le hace falta salir un poco y ver mundo, y salir del conformismo y el ombliguismo. Aun así, como hijo suyo que soy, no tengo más remedio que quererla. No puedo evitarlo".

De izquierda a derecha Pepe Pettenghi, Martín Vila, Santiago Moreno, Marta Pérez y Laura Mejías.

46. Pepe Pettenghi. Profesor jubilado. 69 años.

"Me gusta la provincia de Cádiz porque no hay otra con la variedad que contiene: playas pálidas, blancas sierras y verdes campiñas. Me gustan sus dos puertas, la del Atlántico y la del Mediterráneo. Me gusta su enclave geográfico tan singular, al sur del sur, lo que condiciona su paisaje y su paisanaje. Una provincia insólita que linda con Huelva, Sevilla, Málaga, Reino Unido... y a solo 14 kilómetros, el continente africano.

Ya no me gusta tanto que contenga una base militar. ¡Ah, y también tiene dos obispos! Qué exageración de provincia".

47. Martín Vila. Primer Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Cádiz. 33 años.

"Cádiz es una provincia que va más allá de la postal de verano de sol y playa sobre la que la etiquetan. Cádiz también es diversidad frente al odio. Cádiz también es frontera abierta. Cádiz también es resistencia frente a la adversidad. Cádiz también es esperanza frente a la resignación. Cádiz también es la necesidad de ser pórtico, muelle, campo y fábrica. Cádiz es su gente peleando segundo a segundo en el presente para labrarse un futuro".

48. Santiago Moreno. Historiador y empresario cultural. 39 años.

"Dos premisas, fundamentalmente, caracterizan a nuestra provincia y, al menos para mí, la hacen muy especial. Por un lado su situación estratégica que le hace vigía entre el Mar Mediterráneo y el Océano Atlántico. Un lugar histórico de paso de culturas y que el devenir de los tiempos la han pulido hasta llegar a ser tal como la conocemos. Y por otro, y aunque pueda sonar a tópico, su compleja conformación. Rara vez en una misma provincia se pudo presumir de encontrar atractivos históricos, culturales, folklóricos o turísticos tan diversos. Un tremendo potencial contempla la provincia de Cádiz. Porque no hay mayor riqueza que la variedad y la mescolanza".

49. Marta Pérez Miguel. Bióloga marina. Estudiante de doctorado en el Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía. 30 años.

"Sin duda, lo que más me gusta de Cádiz es su luz. En el sur del sur ha sido donde, aún sin estar los míos, me he sentido en casa, arropada por sus gentes y alucinando con pus paisajes, así llevo ya 5 años y es aquí donde quiero quedarme. Aunque, a lo largo de mi vida he conocido diferentes lugares del mundo, este trozo de tierra se ha convertido en mi lugar favorito. Sábados degustando las delicias del mercado de Cádiz, domingos de catas de vinos de Jerez y tardes al sol. Playas enormes de arena fina y olas nobles, una sierra llena de senderos. Cádiz es para mirarla hasta donde te alcance la vista porque es única. En definitiva, tenemos mucha suerte de poder vivir en estas tierras".

50. Laura Mejías González. Administrativa. 24 años.

"Aun siendo sevillana, hay que descubrirse ante la provincia de Cádiz y sus innumerables encantos. Playas de aguas cristalinas como las de Bolonia o El Cañuelo que ya quisieran en el Caribe. Una Sierra impresionante, desde Arcos hasta Ubrique, pasando por la encantadora Grazalema o la espectacular Zahara de la Sierra. Una provincia para perderse gracias a su gastronomía, sus gentes y sus fiestas, pero a la que le falta creerse que puede ser aún mucho mejor en todos los sentidos".

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído