50 'selfies' de Cádiz (I)

Medio centenar de gaditanos nos cuentan sus rincones favoritos, sus lugares con encanto y sus motivos para querer una provincia mágica

selfies 1
selfies 1

Con motivo del lanzamiento de la nueva web de lavozdelsur.es reunimos a 50 voces gaditanas, nacidas o acogidas aquí, para que respondan a una pregunta y la acompañen con su correspondiente selfie. Medio centenar de miradas dispares sobre una misma provincia. 50 perspectivas con infinidad de rincones favoritos que confluyen en muchas razones para amar Cádiz: bares, restaurantes, tiendas, sus vinos y sus bodegas, los tabancos y tabernas, calles, plazas, museos, monumentos, las fiestas, playas y rutas por la Sierra... Los rincones favoritos de mujeres y hombres que contribuyen cada día a hacer de ésta una provincia mejor. ¿Por qué te gusta la provincia de Cádiz o, en concreto, la ciudad de la provincia en la que vives o trabajas?

De izquierda a derecha: Modesto Barragán, Antonio Figueroa, Miguel Ángel Rincón, Ana Herica Ramos y Carolina Medina.

1. Modesto Barragán Ríos. Periodista. Director y presentador de Andalucía Directo. 54 años.

"Habrá mundos mejores, pero aún no los conozco. Porque no hay en el mundo una flor que el viento mueva mejor; porque Cádiz está de fiesta todo el verano; porque no hay mejores caldos que mi fino y mi manzanilla; porque es la provincia continente en la que confluyen todos los paisajes; porque tenemos más espacios naturales protegidos, mejores playas; porque sabemos reír como nadie para envidia de los siesos; porque de la mesa del flamenco tenemos más madera y más palos; por marinera y marroquinera; por agrícola y ganadera; por altura y hondura; por situación geoestratégica y porque nos sale de mis fenicios, árabes y romanos. Por todo eso, pero también por sufridora, por aguantarse a la cola del paro y de todos sus peajes; con la mayor población penitenciaria, el drama de las pateras, sus servidumbres militares y coloniales... Por todo lo bueno y lo malo que me das, te quiero como eres, mi Cádiz".

2. Antonio Figueroa Abrio. Geógrafo. Consultor Ambiental. 39 años

"La provincia de Cádiz me fascina… Siempre tiene algo nuevo que enseñarte en cualquier momento del año. A lo largo de sus cuatro puntos cardinales se entremezclan las esencias de Europa y África, del Atlántico y el Mediterráneo… En el Parque Natural de Grazalema puedes caminar por los pinsapares de la Sierras del Pinar, una auténtica joya botánica formada por los bosques de abetos más meridionales del continente europeo. Y también en Grazalema me gusta especialmente Villaluenga del Rosario, un remanso de paz y tranquilidad, en el que aún se respira la esencia añeja de los últimos pueblos blancos. Al oeste, puedes perderte por el paisaje del viñedo del marco de Jerez, antiguo y singular, lamido por las viejas marismas del Guadalquivir, sobre las que se elevan lomas y altozanos prendados por cortijos o yacimientos como Asta Regia. Me apasiona este último, ubicado en las proximidades de Trebujena y próximo a la Sierra de Gibalbín. Asta es un testigo mudo que guarda incontables secretos sobre nuestra historia… Otro de los lugares mágicos de la provincia es la Isla de Tarifa, al sur del sur desde donde se puede casi tocar África y apreciar la inmensidad del Atlántico en su encuentro con el Mediterráneo, un lugar donde no existen fronteras. El simple ejercicio de sentarte junto al faro y mirar hacia el horizonte en un día claro puede resultar embaucador".

3. Miguel Ángel Rincón Peña. Monitor de educación especial y escritor. 40 años.

"Desde niño resido en un pueblo de la Sierra de Cádiz llamado Prado del Rey. Un pueblo blanco, acogedor, emprendedor y joven; precisamente, este año es su 250 aniversario. Hace pocos días se han celebrado unas jornadas históricas y una recreación sobre la fundación de este pueblo de colonos. Tierra de vinos y buen mosto, sus habitantes son conocidos por el sobrenombre de ‘pinchauvas’. Dentro de su término municipal también se encuentran algunas ventas donde se puede degustar la mejor comida casera y tradicional. En realidad, toda la Sierra está plagada de lugares por descubrir. Como la venta ‘El bujío’, en Benamahoma, ideal para reponer fuerzas si subimos por el sendero del Majaceite. También está el ‘Tajo del Águila’, en Algar, con unas vistas preciosas, o el Castillo de Zahara de la sierra. En fin, no tendría espacio para enumerar todos los mágicos lugares de esta comarca, así que, lo mejor es visitarla y disfrutar de ella".

4. Ana Herica Ramos Campos. Comunicadora social y mediadora intercultural. 37 años

"Lo que más me gusta y destaco de mi entrañable Jerez es el carácter de su gente, de los vecinos de toda la vida y de los nuevos vecinos que se incorporan en la vida y los días de esta ciudad que nos acoge. Cuando llegué, hace ya 12 años, me sorprendió la cantidad de personas de distintas procedencias que vivían en Jerez, más de 100 nacionalidades compartiendo vecindario, centros de interés, necesidades, anhelos y talentos para salir adelante y enriquecer esta ciudad, con todos los retos y aprendizajes que ello implica. Me encanta encontrarme en la Plaza del Arenal a personas que participan en la vida asociativa, diferentes ideologías, sensibilidades, defendiendo o luchando por algunos derechos, el silencio de las concentraciones, el bullicio y la fuerza reivindicativa en las manifestaciones, como también la alegría y algarabía a la hora de disfrutar y celebrar, porque a pesar de la que a veces nos cae a todos, la gran mayoría no pierde la chispa, el entusiasmo y las ganas de compartir, de festejar, como diciendo que se nos puede quitar muchas cosas, pero no la fuerza del corazón para seguir. A veces creo que no somos del todo conscientes de la riqueza y poder de esa diversidad, del principal recurso que tiene esta ciudad… su gente, y que si queremos podemos trabajar juntos para hacer de Jerez una gran ciudad, en la que él o la que quiera pueda encontrar su sitio y pueda VIVIR".

5. Carolina Medina Mañas. Psicóloga. Emprendedora en Psicowiz. 31 años

"Hablar de Cádiz es hablar de una historia, arte y cultura únicos. Cádiz enamora al que llega por la alegría de su gente y la belleza de su arquitectura en sus plazas y calles. Pero a mi como jerezana y gaditana lo que realmente me enamora de esta preciosa provincia son sus playas. Como amante de los deportes acuáticos, cada año en cuanto tengo ocasión, me escapo a Tarifa a hacer surf en la playa de Valdevaqueros. Un entorno único no sólo para practicar surf o kite surf, sino para también poder disfrutar de un atardecer contemplando el continente africano mientras te tomas algo junto a los amigos. Una imagen mágica que cuesta desprender de mis retinas. Y es que en mi caso concreto, que he tenido la oportunidad de vivir en diferentes países y ciudades, creo que en ninguno de ellos he encontrado la luz y el calor que recorre toda nuestra provincia".

De izquierda a derecha: David Doña, Blanca Román, Juan García, Laura Garófano y Paco Piniella.

6. David Doña Guillón. Periodista del gabinete de prensa de la Diputación de Cádiz. 46 años.

"Me impresiona cualquier punto del paseo marítimo de Cádiz, sobre todo al atardecer, mirando al horizonte. Es un lugar fascinante. Además, aunque soy un animal de verano, ese borde litoral es mágico en cualquier estación del año. Los colores, el olor, la vista. Las tardes de niñez en la playa con mi madre y mi hermana y que, cuarenta años después, vuelvo a transitar con mi hija y con mi mujer. Sumergirte en el mar, emerger y ver la arena interminable al fondo y la dorada cúpula de la Catedral en un costado como una rara nave espacial que despega desde el Campo del Sur. Esa es mi primera impresión, pero podría aportar nuevos matices con otros lugares cautivadores. Y sería un cambio total de tercio: la Sierra, especialmente en lugares como Zahara de la Sierra o Grazalema. Todo lo que te rodea es imponente y te sitúa en tu real e insignificante dimensión. La provincia de Cádiz impone y en algunos momentos sobrecoge".

7. Blanca Román Aguilar. Periodista y divulgadora científica. 34 años.

"Nacer en la provincia de Cádiz es un regalo. En pocas partes de mundo el arte se entremezcla de forma tan clara con sus paisajes, sus olores, sus sabores y sus sonidos. Elegir un lugar es una tarea muy complicada, desde Zahora hasta Grazalema, pasando por Cádiz, Jerez, Sanlúcar o El Puerto de Santa María. No puedo quedarme con un rincón en concreto, pero pasear por la Alameda Apodaca, en Cádiz, una tarde de verano, o ver atardecer en alguno de los chiringuitos de la playa de Cortadura, es una experiencia que recomiendo a cualquiera que quiera disfrutar de una de las ciudades con mas historia de Occidente".

8. Juan García Larrondo. Dramaturgo. Licenciado en Geografía e Historia. 52 años.

"Adoro la provincia de Cádiz por multitud de razones y también por alguna que otra sinrazón que no sabría explicar, salvo con la voz y la marea bastante bajas. Me gusta su ubicación, la rosa loca de sus vientos, sus calmas y sus temporales, sus playas, especialmente cuando están desiertas, su naturaleza salpicada de lugares de belleza extraordinaria. Me gustan sus pueblos, sus ciudades, llenas de Historia y de historias. La luz cegadora de sus mañanas y la luz dorada de sus atardeceres. La luz de este sur del sur es absolutamente mágica, incluso mitológica: Desde la ‘Alejandría de Barrameda’ donde desemboca el ‘Nilo’ de Andalucía y los Tartesios adoraron a las bestias de Gerión, hasta las columnas donde Hércules vigilaba la entrada al Jardín de las Hespérides. Desde sus entrañas habitadas ya en épocas protohistóricas a sus templos paganos sumergidos sobre los que luego se alzaron mezquitas o delirantes catedrales. Adoro todas sus fértiles tierras de sarmientos y sus atalayas serranas, sus marismas, su fauna, su Arte, su sal y su bruma amarga; su caprichosa geografía llena de contrastes y su fabuloso mundo submarino donde —no se lo digáis a nadie— yacen escondidas en secreto las arterias de la Atlántida. Adoro Cádiz porque es ombligo del mundo, puerta y, a la vez, dramática trampa también para navegantes del triste sino y tiempo en que vivimos, condenado a la esperanza. Justo ahí, cerca del faro de Punta Carnero y de cala Blanca, entre Tarifa y Algeciras, donde ni los delfines ni las aves entienden de fronteras y de noche cantan las sirenas, hay una tierra de nadie desde la que se divisa todo el estrecho de Gibraltar y la unión de dos grandes mares y dos grandes continentes. Ese "Ponto Euxino", esa ósmosis atávica del planeta, ese principio y final del mismo mundo donde los puntos cardinales enloquecen a las brújulas, ese es justo el lugar, la idea, el verbo donde entiendo las múltiples razones, e incluso las sinrazones, por las que adoro y comprendo el variopinto universo que se encierra y se derrama cada vez que susurro la palabra "Cádiz", con la voz y la marea siempre bajas...".

9. Laura Garófano Escudier. Periodista. Colaboradora en el periódico El Mundo y jefa de prensa de 'Muving'. 41 años.

"Me encanta Cádiz por muchos motivos. Podría hablar de su gastronomía, de su historia, de sus playas o de mil rincones maravillosos. Pero en realidad lo mejor de Cádiz es que los gaditanos somos personas de luz. Personas luminosas, personas acostumbradas a vivir sus problemas endémicos e incluso la injustificada mala fama que tenemos fuera. Y lo hacemos demostrándolo, con nuestro trabajo, con nuestra sonrisa, con nuestro carácter. En Cádiz puedes visitar Vejer de la Frontera y preguntar en una de sus cuestas a una chica joven por un establecimiento y que no te sepa indicar. Y diez minutos más tarde esta misma chica llega sin resuello, buscándote, porque se ha acordado dónde estaba y no quería que te fueras sin entrar. Me pasó este sábado. Este detalle, unido a todo lo que tenemos, hace de la provincia de Cádiz un lugar espectacular. Cádiz es, sobre todo, una provincia especial con gente especial, a la que llega gente que se enamora de esta luz para volverse también especial. Tenemos un capital humano, y también profesional, impresionante. Y hay que contarlo más".

10. Paco Piniella. Catedrático de la Universidad de Cádiz. 56 años.

"No soy muy nacionalista, ni mucho menos chovinista, pero a pesar de mi espíritu viajero siempre me encanta volver a Cádiz. Me gusta su provincia porque es como un Universo pequeñito de Sierra y mar, de pueblos y ciudades, de rincones tan diversos. De los rincones favoritos tengo muchos, tan diferentes como las playas de Bolonia, o una puesta de sol con un mojito en el Sajorami, hasta un paseo por el pinsapar un dominguito de primavera, un buen guiso de arroz en la Venta El Soldao, o una caballita una noche de verano en Cádiz. Cádiz es tan diversa que enamora, y por supuesto Cadi-Cadi, ese paseo por la Alameda cuando el sol nos acaricia con sus últimos rayos. Por eso siempre hay que volver a Cádiz y ojalá todos los jóvenes gaditanos que se fueron vengan algún día a disfrutar de su tierra".

De izquierda a derecha: Marta Aparicio, José Barrera, Lorena Mejías, Alex Padina y David Caramazana.

11. Marta Aparicio. Modelo y activista corporal. 23 años.

"Lo tienes todo tan cerca que a veces crees que es imposible que sigas en la provincia de Cádiz. Tan grande la Tierra y nosotros con la suerte de vivir en un rinconcito soleado y tranquilo llamado Chiclana de la Frontera. Cuando pienso en mi ciudad, lo primero que atraviesa mi mente es La Barrosa. Me siento atrapada, pues esté donde esté acabo pensando en ella. Los años me demuestran que es un lugar del que nunca escapas, pues inevitablemente acabas volviendo para bañarte durante horas, pasear en kayak, compartir sandía fresca con los amigos, quedarte hasta que solo se vean las estrellas y exprimir cada minuto… Para mí es el mejor de los planes y lo reconozco: no me importa abusar de la playa. Cuando pienso en Chiclana me inundo de nostalgia. Recuerdo bajar al centro cuando mi hermana aún era bebé y volver siempre con las bolsitas de aceitunas de la Plaza. Hoy en día seguimos con esa tradición, y parece que la tradición del cazón en adobo está cogiendo fuerza. Sin duda la oferta gastronómica de Cádiz es otro de los lujos con el que nacemos. Cuando pienso en Chiclana pienso en volver, en compartir, en crecer, en mi familia. Aquí están mis raíces".

12. José Barrera, ‘Grillo de Cuartillo’, cantante de La Pompa Jonda. 43 años.

"De Jerez me gustan infinidad de lugares, pero para un lugar donde vivir y conocer muy buenos vecinos es su zona rural (Cuartillos, Estella, El Portal, San Isidro, Guadalcacín, La Barca...). Yo ya puedo decir que encontré mi lugar en el mundo, olor a tierra, rodeado de animales, flores y árboles y por supuesto tener Jerez cerquita con mis gentes y mis otros lugares donde darme una escapadita. Un lujazo. Recomiendo a todos los jerezanos que conozcan estos pequeños núcleos rurales que tienen muy cerca y disfruten de sus rincones tan variopintos. Un saludo y mucho power-jondo. Ciao".

13. Lorena Mejías Castaño. Periodista. 38 años.

"Gaditana de Cádiz, Cádiz (Puerta Tierra) ¿En serio tengo que escoger un único lugar? ¡Imposible! Soy una enamorada de mi provincia, de sus rincones y de su gente. Me encanta pasear por la plaza de la Candelaria (Cádiz), la plaza Alta (Algeciras) y perderme por el centro de Jerez (aunque reconozco que soy muy de perderme en cualquier parte). Muero con las vistas desde la Alameda Apodaca (Cádiz), el punto mágico de La Barrosa (Chiclana), la Punta del Boquerón (San Fernando), la Plaza del Cabildo en Arcos o el poblado nazarí de Benaocaz. Recomiendo no dejar pasar esta vida sin subir a las ruinas de Acinipo y Ocuri. Para desconectar, me gusta tirar para los pueblitos. Cuanto más pequeños, mejor. O simplemente pasear por la playa, ir con la bici por el parque natural de la Bahía, visitar los jardines botánicos, contemplar los colores de las puesta de sol en cualquier parte de la provincia. Soy muy fan de la sal artesanal de la Bahía, el aceite de Olvera, la chacina de Torre Alháquime, la miel de Prado del Rey, ¡y el queso! Seguro que se me olvida algo, es imposible indicar en tan poco espacio todo lo que me gusta de Cádiz... Cádiz es mucho Cádiz".

14. Alex Padina. Director de marketing. 36 años.

"Nací en Inglaterra, de padre británico y madre andaluza. Desde los siete años he vivido en España, pero en Jerez he encontrado mi hogar definitivo junto a mi mujer, jerezana, y mis hijos. Por mis orígenes tengo familia en el extranjero y por mi profesión viajo por toda Europa. Por ello cada vez tengo más claro que mientras más conoces el mundo, más aprecias lo que tenemos aquí. Cierto es que hay cosas mejorables, pero cuando enseño los rincones de Jerez a amigos y familiares que están de visita y muestro sus tabancos, sus vinos y gastronomía o el ambiente del centro, redescubro en ojos ajenos los muchos tesoros que tenemos en Jerez. Personalmente soy un enamorado del centro y me encanta bajar andando desde Las Delicias, donde vivo, parando en el mercado, en los pequeños comercios, disfrutando de un almuerzo en familia o un tapeo. Y hablando de tapeo, me quedo con los chicharrones del bar La Manzanilla y una copa de Alfonso donde haga falta y en buena compañía, que en Jerez, abunda".

15. David Caramazana. Historiador del Arte. 28 años.

"Lo que verdaderamente enamora de la provincia de Cádiz es su variedad. Desde Jerez de la Frontera podemos viajar a las playas más impresionantes o a la Sierra de Grazalema, el lugar más lluvioso de España. Dentro de esa variedad, Jerez tiene lo mejor de una ciudad y lo mejor de un pueblo. Presenta la vida de sus gentes en la Plaza de Abastos, lugar cultural, inmaterial. Pero exhibe vanguardia a través de sus centros comerciales a las afueras del centro histórico. Si tuviera que quedarme con algo sería con un paseo en la semana de Feria, desde la plaza del Arenal hasta el Real. Disfrutando de la fiesta del caballo cartujano y vino jerezano".

De izquierda a derecha: Marina Ramos, Raquel Sempere, Pedro Durán, Marta Orse y Claudia Ruiz.

16. Marina Ramos. Psicóloga. 36 años.

"Me he criado en los bares y los sigo frecuentando como una necesidad espiritual. Visitar a Paco en el Maypa, al Chule en San Miguel, a Jesús en La Bocacha, a Claudia —mi prima— en La Bodeguita Ibérica en la Plaza Rivero… Los bares aquí son sitios magníficos donde se ve la vida pasar y uno decide el grado de protagonismo que desea ejercer. Puedes saludar a viejos conocidos o coincidir con extraños con los que acabas charlando de lo que no podías imaginar. La gastronomía nos recuerda nuestro mestizaje y éste nos bendice con una fiesta para los sentidos. La luz, el cielo y el aire del barrio de Santiago con su cigüeña en el campanario, la alegría de los niños en la calle Nueva. Un paseo por Sánchez Romate u otra bodega que haga los vinos con tanto cariño, permite a la salinidad de los finos narrarnos historias de cuando nuestros viñedos estuvieron cubiertos por la mar. Otro placer cotidiano es ir a comprar al mercado de abastos, donde se encuentran productos magníficos y mucho encanto. Mi favorito es el de Luis Zarzana, pescadero con arte donde los haya y gran amigo. Su nobleza de corazón y la calidad del género que vende traspasa fronteras. También es un placer bajar del Alcázar a la Catedral y escuchar a las golondrinas y a los concejos despedir las tardes de primavera. Jerez es para mí un lugar de contradicciones, tal vez por eso acepte las mías propias, pero todo lo que soy y espero ser tiene sentido aquí y entre su gente".

17. Raquel Sempere. Educadora infantil. 26 años.

"A veces canto, y otras veces me gusta enseñar. Nací en Sevilla, pero llevo viviendo en Jerez toda la vida, en la cuna del flamenco. Me gusta vivir en Jerez, la tierra donde el arte es puro y sentido, como sus calles, su vino, su gente, el sol de la mañana, su aroma…, todo. Como dice Joaquín Sabina, "si no estás enamorada, vente al Sur". Creo que con eso lo define todo, la pura ambrosía de la magia de nuestras tierras llena de talento y gracia. No hay nada como el sol de la mañana en la plaza de Abastos, pasear por la calle Larga, disfrutar de los tabancos y acabar viendo el atardecer en la Alameda Vieja. Incomparable, jamás conoceré un sol igual que el del Sur y su calor".

18. Pedro Durán. Jardinero y creador del proyecto ‘Piedras en equilibrio’. 43 años.

"Tenemos dentro de nuestra provincia todo un mundo de posibilidades. A una hora de cualquiera de nuestras casas podemos encontrar desde magníficas puestas de sol en las mejores playas de España, desde las que se puede observar incluso otro continente, a frondosos bosques atravesados por ríos de aguas cristalinas, montañas en las que se puede disfrutar de la nieve en invierno, lagos que permiten practicar diferentes deportes acuáticos y, cómo no, esos pequeños pueblos blancos donde puedes pasear por las calles estrechas y llenas de historia. ¿No os parece increíble que podamos tener tantos lugares bellos sin salir de la provincia?".

19. Marta Orse. Artista plástica e ilustradora. 30 años.

"Llevo varios años viviendo fuera de Jerez y lo que más me gusta cuando llego en primavera es que la ciudad huela a azahar. He vivido siempre en el centro, por lo que pasear por sus calles sin rumbo fijo es una de las primeras cosas que hago cuando vuelvo a casa. Me encanta visitar alguna exposición en la Pescadería Vieja, tomarme una copa de Forlong fresquito en el Almacén al mediodía, comprar libros en La Luna Nueva o el Laberinto y la luz y los colores que se crean en la Plaza de la Asunción cuando atardece; es una estampa casi mágica… Si vengo con tiempo, me gusta coger el coche para desayunar con calma en La Panatería, en los Caños de Meca, pasear por la playa, ver el mar y visitar Vejer. Pero sin duda, de nuestra provincia me quedo con la alegría, la espontaneidad y la forma de vivir el día a día. Eso y el mar, que es lo que más echo en falta en Madrid".

20. Claudia Ruiz. Fotógrafa. Especializada en flamenco. 24 años.

"Vivo en Madrid por trabajo, pero siempre que bajo a Jerez nada más soltar la maleta me voy a la peña Luis de la Pica. El aire que se respira allí no se encuentra en ningún sitio. Una copita de Viña AB de mi Juan y a esperar que se arranque alguno de los parroquianos, esa es mi definición de plan perfecto en nuestra flamenca ciudad. Además, a las siete de la tarde en verano hay una luz impresionante, no me voy nunca de allí sin llevarme algún retratito".

De izquierda a derecha: Isabel Aguirre, Dolors Vallespi, Miguel Ángel García, Esther Chapinal y Adrián Domínguez.

21. Isabel Aguirre. Periodista. 50 años.

"¿Rincones favoritos? Se me ocurren decenas en una provincia a la que llegué hace 25 años y que atesora un capital natural, cultural y patrimonial extraordinario. El primero: Cádiz ciudad. Toda entera. En Puerta Tierra el paseo marítimo y los kilómetros de la mejor playa urbana que conozco. Y en Cádiz, y con niños, la Caleta con marea baja. Muy recomendable. Como un paseo por la Alameda y comprar libros en la calle Ancha. Unas tapas en el Mercado de Abastos, una larga tarde en la plaza de la Catedral, y visitar su cripta (los niños alucinan), unas cervezas en la plaza San Francisco, en el Café de Levante, en la calle Plocia o en el barrio de Santa María. Son mis rincones, pero en Cadiz hay mil más. De la provincia... miles de planes y excursiones: Villaluenga y los llanos del Republicano; de la Sauceda a la Pilita de la Reina; la berrea en el Montero; el Arroyo de la Miel; la Casa del Dornajo, la Charca Verde y conseguir llegar hasta los Santos Lugares. Silencio total. Más rincones: Bajo Guía, en Sanlúcar, comiendo cosas ricas, divisando el legendario barco del arroz y cruzando a Doñana. Bañarse en Bolonia después de comer pegadito a las ruinas de Baelo Claudia. Un lujazo. Un largo paseo, chapuzón incluido, por el Palmar hasta Castilnovo. Visitar el mítico Cabo de Trafalgar, pero cuidadito con bañarse y medio despeñarse, con niños, bolsas y demás, para disfrutar de la Playa del Cañuelo. Jerez. La ciudad donde trabajo. Preciosa, única, atractiva... cuando me preguntan siempre recomiendo el centro y sus plazas. La de la Yerba, el Arenal, Plateros, Rafael Rivero, la del Banco… La Plaza de la Asunción es un tesoro patrimonial, como el magnífico recinto del Alcázar, de obligada visita para los foráneos y también para los jerezanos. Me encanta pasear por la calle Larga, entrar en las tiendas, tomar un café... para comer y tapear el centro es único, y es absolutamente recomendable tomarse un vinito y unos chicharrones en un tabanco. Y el flamenco. El mejor escenario para dejarse seducir, sin resistirse, por lo jondo son las peñas flamencas de Jerez, o cualquier tabanco donde, si se tercia, te topas con el mejor cante. No quiero olvidar la Plaza del Mercado, hermosa con el reputado Museo Arqueológico y el Palacio Riquelme. La iglesia de San Mateo, extraordinaria, como San Miguel, Santiago o la Catedral, que se erigen, para una agnóstica sin remedio como yo en auténticos rincones para el recogimiento y el silencio".

22. Dolors Vallespi. Consultora e impulsora de proyectos de sostenibilidad y comunicación. 49 años.

"Hace unos 20 meses cambié Barcelona por Jerez. Todavía no sé muy bien cuál fue el verdadero motivo que me trajo aquí. Solo sé que me gusta estar aquí y que fue una buena decisión. Y que desde que vivo aquí las “cosas pequeñitas” cobran todo su sentido y se hacen grandes. Una puesta de sol mágica, un vino improvisado entre amigos, una sonrisa franca de un extraño, un pellizco provocado por un cante espontáneo y hasta un levante que descoloca forman parte de esas cosas que hacen que me encante vivir aquí. Es un tierra espontánea, creativa y apasionada en la que espero quedarme y poner mi granito de arena para que pueda dar más oportunidades a las personas que viven en ella".

23. Miguel Ángel García Argüez. Escritor y profesor. 48 años.

"Más allá del pueril chovinismo folkie (que por otro lado tanto nos enamora) puedo decir que básicamente me siento a gusto en esta ciudad, que es la capital como podrían serlo otras ciudades estupendas que hay en la provincia. Vine a parar aquí por las azarosas corrientes subterráneas que sin saberlo mueven nuestras vidas. No tanto por elección meditada como por carambola vital. Aquí viví fugazmente durante mis años universitarios y aquí vine a recalar, buscando refugio, huyendo de algo que no recuerdo bien ni qué era. Ahora veo que la ciudad me esperaba, sin yo saberlo, con los brazos abiertos. Vine de paso pero aquí me quedé. Y aquí sigo. Vengan cuando gusten y lo entenderán. Aquí tienen ustedes su ciudad".

24. Esther Chapinal. Bióloga. 38 años.

"¿Por qué me gusta Jerez? Porque me ofrece y regala todo lo que a día de hoy necesito. Nunca me planteé el mudarme a Cádiz pero de nada me arrepiento, el llegar aquí me ha hecho descubrir una zona del país maravillosa. Aquí aprecio la calidad de vida, la luz y la gran oferta de diversión que me ofrece. Jerez está justo en medio de todo, a medio camino de cualquier destino deseado. Y como ciudad me hace la vida fácil, tiene todas las comodidades de una gran urbe pero envasadas en un espacio cómodo. A mí lo que más me gusta es que puedo moverme tanto andando como en bicicleta cómodamente".

25 Adrián Domínguez. Delegado de Participación Ciudadana y portavoz de la Policía Nacional en Jerez. 42 años.

"Nací en la calle Julián Romea, de Madrid —castizo, castizo, gato, gato— pero llevo en Jerez desde junio de 2011 y siento esta tierra y esta ciudad como si fueran la mía. Me encantan la luz, el clima y la alegría de vivir de esta tierra. Me encantan la vida y actividad del centro de Jerez, un vino en compañía de mi mujer y buenos amigos. Un día surfeando en El Palmar o Cortadura, un atardecer de verano en la playa de La Barrosa o una buena ruta en moto por la Sierra de Grazalema y el Parque de los Alcornocales".

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído