"Una persona con delirios lo que tiene es miedo; si tú la atas es posible que le dé un infarto"

grupo_de_ayuda_salud_mental-1
grupo_de_ayuda_salud_mental-1

La federación andaluza En Primera Persona organiza un tour por toda la comunidad para exigir la erradicación de las contenciones mecánicas en las unidades de Salud Mental. La contención mecánica es maltrato y así está cuestionado en el último Informe del Relator Especial contra la Tortura de Naciones Unidas, pero en España esta práctica continúa existiendo. "De hecho este año, que se sepa, en nuestro país han muerto dos personas con experiencia de sufrimiento psicosocial que han sido atadas en hospitales públicos de Galicia y Asturias. No se han esclarecido los hechos porque, como ya sabemos, somos locas y locos", expresa con sorna Iris Tejero, jerezana de 46 años de edad y uno de los miembros fundadores del grupo de apoyo mutuo ACME Activa-Mente de Jerez. "Nuestros compañeros se están concentrando para que las investigaciones sigan adelante. Atar no es curar", añade.

Desde el Sur, la federación andaluza se movilizará en Almería, a partir del lunes 2 de octubre hasta el martes 10; en Sevilla —coincidiendo con el Día Mundial de la Salud Mental—; pasando por Córdoba, Granada, Málaga y Jerez, el próximo lunes 9 de octubre en la ronda de circunvalación del Hospital de Jerez. En la ciudad, el grupo de apoyo mutuo ACME Activa-Mente nació a principios de 2015. La jerezana Iris Tejero explica que la federación En Primera Persona llegó a la provincia a finales de 2014 con la intención de extender el concepto de grupos de apoyo mutuo (GAM) para personas con diversidad mental y sufrimiento psicosocial y así, fomentar una relación horizontal entre iguales.

"Este año en nuestro país han muerto dos personas que han sido atadas en hospitales públicos de Galicia y Asturias"

El objetivo principal de esta nueva estrategia es que las personas con sufrimiento psicosocial puedan coger esa voz que desde hace años la sociedad les ha arrebatado. "Queremos luchar contra el estigma que nos ha sido impuesto y crear un imaginario social diferente. Nuestro colectivo ha sido excluido y ahora nos estamos movilizando para reivindicar nuestro espacio en la sociedad", manifiesta Saray Mena, de 33 años y miembro del grupo jerezano ACME Activa-Mente.

El grupo de apoyo mutuo de Jerez está formado por al menos diez personas de diversidad mental que todos los jueves, por la tarde, se reúnen para hablar. El motivo no es otro que proporcionar un espacio seguro donde la persona pueda expresarse libremente sin miedo a ser juzgado. "Hacemos rondas de sentimientos, escuchas atentas donde cada uno habla de su experiencia de sufrimiento sin interrupciones, actividades de relajación... Y también realizamos actividades lúdicas, salimos al campo, organizamos cenas, celebraciones...".

Llevan a cabo una relación de ayuda, de respeto y confianza, donde la persona mejora su calidad de vida sin necesidad de "medidas terapéuticas" como son las contenciones químicas a través de medicamentos o inyectables. "Son drogas psiquiátricas, tipo ácidos, antiepilépticos, cosas graves, muy gordas. Y están inventando hasta espráis para que noqueen a la gente incluso en su casa", incide Iris. Es por ello que en ACME Activa-Mente también realizan asambleas donde desarrollan estrategias de activismo social. En ellas debaten sobre el poder de las farmacéuticas, de la importancia del lenguaje a la hora de hablar de Salud Mental o, en este caso, de la lucha social para eliminar las contenciones mecánicas.

"Están inventando hasta espráis para que noqueen a la gente incluso en su casa"

En España el grupo de Derechos Humanos de Andalucía ha trabajado en la elaboración de la Planificación Anticipada de Decisiones en Salud Mental (PAD-SM) —que de momento no es vinculante, pero se está trabajando en ello—, para que las personas puedan expresar sus voluntades de manera anticipada y así seguir teniendo su propia autonomía y evitar que el médico o los familiares decidan por ellos. "Lo que no puede ser es que una persona ingrese y no haya escrito nada. Una persona con delirios lo que tiene es miedo, si tú la encierras, la atas, es posible que le dé un infarto".

Desde ACME Activa-Mente buscan crear un cambio cualitativo, educativo y cultural. "Nosotros no somos enfermos. No es una enfermedad sino que son respuestas o conductas a unas situaciones estresantes. Y queremos recuperar la autonomía y la dignidad", comparte Saray y continúa: "A algunos compañeros les han quitado la tutela y eso también es una coerción bastante importante porque ni siquiera tienes derecho a decidir". "Y es difícil, hablar con personas que llevan años metidos en el estigma, decirle, no tío, tú eres libre", enlaza Iris. Luchan por desprenderse del diagnóstico, de esas etiquetas que no sirven de nada. "Usted es esto, váyase a su casa y medíquese". No. En cierto modo de ahí nace la necesidad de los grupos de apoyo mutuo. "No somos diferentes genéticamente y la terapia está a través del diálogo. Muchas de las respuestas o conductas provienen del conflicto social: la marginación, el trauma, las drogas, el machismo", explica Saray. "Son cuestiones circunstanciales. ¿Por qué escuchaba voces la presidenta de la Red Nacional de Escucha de Voces de Inglaterra, Jacqui Dillon? Está relacionado con el trauma ¿Por qué? Los padres de Jacqui Dillon eran pederastas", concluye Iris.

Pincha aquí para obtener más información sobre el grupo de apoyo mutuo ACME Activa-Mente; aquí para acceder a la federación andaluza En Primera Persona; o llama al 687 46 38 11 para contactar con el grupo jerezano. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído