Ganemos e IU plantean en el acuerdo para el tripartito que el Ayuntamiento recupere el inmueble, abandonado y cada vez más deteriorado, y que pase a ser sede del Cine-Club Popular y del Ateneo Jerezano.

Dentro de un año se cumplirán dos décadas del cerrojazo del mítico Cine Jerezano, la última de las grandes salas de proyecciones que existían en el casco urbano junto con el Cine Luz Lealas (cuyo solar sigue vacío tras ser el inmueble pasto de las llamas) y el Delicias. Algunos inversores privados han posado sus ojos en el edificio de la plaza San Andrés y más de uno ha fantaseado alguna vez con que volviese a tener uso como sala de cine. El rodaje de la película Miel de naranjas, de Uribe (en 2012), le devolvió por unas días la luz a su fachada. Una fachada que aún luce una mínima parte del rótulo original pese a que hace un par de años empezó a caerse a pedazos, con desprendimientos que por suerte no han costado daños personales. Ante el abandono del Jerezano y las restricciones urbanísticas para proteger el inmueble, Ganemos e IU han planteado ahora, dentro del acuerdo programático para un hipotético gobierno local tripartito, su adquisición por parte del Ayuntamiento y reutilización para uso público, incluyendo, claro, las proyecciones cinematográficas.

Catalogado como edificio protegido por la Junta de Andalucía, en pleno boom inmobiliario se especuló con modificaciones urbanísticas que permitieran su derribo para ceder espacio a promociones de vivienda, aunque finalmente el PGOU de Jerez otorgó a la finca la máxima protección. En el documento de planteamiento urbanístico dice: "Deberá manternerse la apariencia exterior y el espacio interior de la edificación. Se permite la redistribución de tabiquería sin modificar espacios conformados con techos de diseño singular y unitario. Deberán mantenerse siempre visibles las estructuras y elementos decorativos internos y externos originales, que revistan interés arquitectónico o histórico. Podrán reponerse elementos estructurales deteriorados repitiendo siempre los sistemas constructivos originales".

Con estas limitaciones urbanísticas (afortunadamente), este histórico inmueble del casco histórico de la ciudad solo puede ser utilizado prácticamente para el fin con el que se construyó a finales de los años 40 del siglo pasado. La propuesta que el bloque de izquierdas ha puesto sobre la mesa plantea que el Jerezano sea sede del Cine-Club Popular —una organización cultural sin ánimo de lucro que lamentablemente cumplió 40 años el pasado 2016 sin más pena ni gloria— y del Ateneo Jerezano, actualmente en la sede de la UNED en la calle San Cristóbal. Con la situación financiera municipal y sin precisar la tasación actual del edificio, parece complejo que este proyecto sea viable a medio plazo, salvo que contase con apoyo externo de otras Administraciones públicas.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído