El proyecto ganador del concurso de ideas para remodelar la Torre de Autoridades, 'Jerez-Xerez-Sherry', tendrá un presupuesto de unos 320.000 euros y el objetivo es estrenarlo en el MotoGP de 2018.

Los arquitectos del estudio UTE Sherry, Tomás Osborne Ruiz y Carlos Oliva Garrido, ambos con 37 años, experiencia internacional, y cuya empresa se encuentra a caballo entre Sevilla y El Puerto, han resultado ganadores de un concurso público para remodelar la Torre de Autoridades del Circuito de Jerez-Ángel Nieto gracias al diseño titulado Jerez-Xérèz-Sherry, inspirado en los colores del jerez. El diseño ganador ha obtenido 2.226 votos dentro de una consulta telemática, que se puso en marcha en julio pasado, que ha alcanzado las 4.998 votaciones. En segundo lugar, se ha clasificado el proyecto titulado Al compás de Jerez, con 1.925 votos; y en tercer lugar se ha situado el diseño 'Envuelta para el regalo, con 837 votos. A partir de ahora, se abre un plazo de dos meses para que los dos arquitectos ganadores presenten el proyecto de remodelación de la mítica Torre Tío Pepe del Circuito, con 30 metros de altura, en pie desde 1985 y cuya obra de renovación se encargarán de dirigir a partir de un presupuesto de unos 320.000 euros.

"Lo primero que hicimos fue fijarnos en los valores patrimoniales de la torre original, tiene muchos elementos del movimiento moderno, por lo que queríamos respetar esas condiciones y que la renovación no ocultase los valores del edificio, sino traerlos al presente. Nuestra piel debía ser algo transparente y que sumase a los valores previos del edificio, por eso elegimos el vidrio y una subestructura metálica muy poco agresiva", ha explicado Tomás Osborne en declaraciones a lavozdelsur.es.

A partir de esa premisa, tanto él como su socio decidieron proponer unas láminas que "homenajearan al vino de Jerez en todo el mundo, de ahí que coloreásemos con cuatro tonos los vidrios de cada planta". Osborne y Oliva han coincidido en señalar que "es un orgullo haber sido elegidos para este proyecto porque cualquier arquitecto querría ser el diseñador de la Torre del Circuito de Jerez, el más importante del mundo en el motociclismo. Aunque el diseño sea una remodelación exterior, para nosotros es un reto muy importante” que va a tener mucha visibilidad en el mundo entero".

Tanto la alcaldesa, Mamen Sánchez, como el teniente de alcaldesa de Economía y vicepresidente de Cirjesa (la empresa pública que gestiona el trazado), Santiago Galván, han felicitado tantos a los ganadores como al resto de participantes, dejando claro que "la elección era muy difícil". El objetivo tras el concurso es que UTE Sherry entregue el proyecto en dos meses y, posteriormente, adjudicar los trabajos, que podrían comenzar en el primer trimestre de 2018. "A ver si es posible estrenar la Torre en el GP de 2018”", ha señalado Galván.

El diseño finalmente elegido es, como se ha dicho, un reconocimiento a los vinos de Jerez. Vidrieras de colores con los tonos de los vinos del Marco y orientación de las plantas hacia tramos del Circuito son algunas de las características del diseño de Osborne y Oliva. "“Basándonos en lo local, como es la industria del vino, pensamos que debíamos darle un sentido con cuatro vidrieras con los cuatro colores del vino de Jerez, con una forma de bandejas de ángulos curvos orientadas al Circuito. Es decir cada planta de la torre se deforma para ver cierta parte del trazado del circuito, para darle prioridad hacia una curva, la recta de meta, por ejemplo”", han explicado.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído