Intermon Oxfam.jpg
Intermon Oxfam.jpg

Aprovechando que cada vez falta menos para el inicio de la Feria del Caballo, los voluntarios de Oxfam Intermón de Jerez de la Frontera están desarrollando una ingeniosa iniciativa: recaudar fondos con la venta de trajes de flamenca de segunda oportunidad para Proyectos de Emergencia de Acción Humanitaria en países como Siria, Sudán del Sur, Gaza, República Centroafricana y Vanuatu. Con los 15 euros que se recauda con cada traje de flamenca se ayuda a cientos de personas que luchan cada día por sobrevivir. Desde Oxfam Intermón Jerez afirman que “Los trajes de flamenca de segunda oportunidad son perfectos para aquellas personas que quieran vivir la Feria del Caballo desde dentro sin gastarse mucho dinero y, además, tener un gesto solidario con miles de personas que no tienen acceso a una vida digna”. Los trajes se pueden adquirir en las tiendas de Oxfam Intermón Jerez, situadas en Calle Armas, 9, y Calle San Cristóbal, 8.

La actividad que desarrolla Oxfam Intermón en Siria, Sudán del Sur, Gaza, República Centroafricana y Vanuatu es trabajar en la prevención, la ayuda y la reconstrucción de las zonas afectadas, y desarrollar una labor de denuncia e incidencia política. Gracias al Fondo de Acción Humanitaria se están cubriendo las necesidades básicas de agua y saneamiento de miles de personas, pero todavía hay muchas otras que necesitan ayuda de manera urgente.

Los países en emergencia

El ciclón Pam ocurrido en la noche del 13 al 14 de marzo de 2015 ha destruido completamente cientos de hogares en Vanuatu. Se trata de una catástrofe sin precedentes en el país. El 40% de sus habitantes han perdido sus casas y se estima que hay más de 250.000 personas en riesgo. El personal de Oxfam en el país informó de una devastación sin precedentes, que dificulta el acceso de los equipos a las zonas más afectadas. “La escala del desastre no tiene precedentes y la población local va a necesitar mucha ayuda para reconstruir sus hogares y sus vidas”, afirma Colin Collett van Rooyen, director de la oficina de Oxfam en Vanuatu. La isla de Efate, que incluye la ciudad más poblada del país y capital de Vanuatu, Port Vila, se encontraba situada directamente en la trayectoria del ciclón, por lo que fue alcanzada completamente. Los equipos de Oxfam Intermón se han desplazado al sur del país, la zona más afectada por el ciclón, con material médico, agua y kits de higiene con el objetivo de proporcionar asistencia a corto plazo.

La República Centroafricana es uno de los países más afectados. Más de 860.000 personas han huido de sus hogares debido a la violencia provocada por el conflicto que estalló en diciembre de 2013. Más de la mitad de la población del país se encuentra en situación crítica y necesita ayuda humanitaria de manera urgente. El conflicto armado sigue amenazando las vidas de los civiles y ha provocado un aumento de los precios de los alimentos. La comida escasea. Muchas familias se ven obligadas a comer sólo una vez al día. La violencia que asola el país ha impedido que los agricultores puedan acceder a sus cultivos y, en consecuencia, las cosechas resultan insuficientes. Oxfam Intermón está proporcionando a las personas desplazadas acceso a agua potable mediante la rehabilitación de puntos de abastecimiento y el suministro mediante camiones cisterna en aquellas zonas en las que las personas han encontrado refugio así como en dos hospitales. Asimismo, han construido letrinas y duchas y proporcionado otros materiales para la higiene como cubos de basura y jabón, y trabajamos con la población mediante iniciativas de concienciación sobre temas sanitarios y enfermedades.

La población de Sudán del Sur está haciendo frente a la peor crisis alimentaria del mundo. Desde que comenzaran los combates el pasado 15 de diciembre de 2013, 1,9 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares, de las que 479.000 han huido a países vecinos, principalmente Uganda, Kenia, Sudán y Etiopía. La relativa tranquilidad que se ha vivido durante la época de lluvias se ha acabado y los combates podrían intensificarse en cualquier momento, obligando a decenas de miles de personas a huir de sus hogares por sus propia seguridad. Recolectar y transportar alimentos será imposible y millones de personas se verán sumidas en el hambre.
Desde enero, Oxfam Intermón está atendiendo a la población refugiada en el recinto de la ONU que hay en la capital del país, Juba. También en Awerial (Estado de Lakes), a las personas afectadas por el conflicto en Malakal y Melut (Estado de Upper Nile) y en el Estado de Jonglei y en Gambella (Etiopía).

Cuatro años después de que comenzara el conflicto en Siria la situación en la región es crítica y la crisis humanitaria no ha dejado de empeorar. No hay indicios de cambios que prevean mejoras en la vida de los millones de personas afectadas. Más de 200.000 personas han muerto según Naciones Unidas y desde la perspectiva humanitaria, el sufrimiento provocado por la crisis es sobrecogedor. De una población total de 22 millones, más de la mitad de necesita asistencia humanitaria dentro de Siria y aproximadamente 7,6 millones de los cuales se encuentran desplazadas de sus hogares. 11,6 millones de personas necesitan acceso inmediato a agua y saneamiento. Durante el 2014, Oxfam Intermón ha atendido a casi medio millón de refugiados en Jordania y el Líbano proporcionando agua potable, mantas y estufas, así como utensilios para la higiene. También ha ayudado a las familias a obtener la información que necesitan sobre sus derechos y su acceso a los servicios médicos, jurídicos y de apoyo.

Seis meses después del final del conflicto, la situación en la Franja de Gaza sigue siendo desesperada. Tras los reiterados conflictos y años de bloqueo en Gaza, se necesitan materiales básicos para la reconstrucción de casas, escuelas, centros de atención sanitaria y otras infraestructuras. Tan solo una cuarta parte de los materiales para la construcción necesarios para la reconstrucción de Gaza han entrado en la Franja. Cerca de 100.000 personas, más de la mitad niños, viven aún en refugios, alojamientos temporales o con familiares después de que sus casas fuesen destruidas. Decenas de miles de familias más viven en viviendas gravemente dañadas.

A través la colaboración con organizaciones socias, Oxfam Intermón está proporcionando agua a unas 250.000 personas y llevando a cabo iniciativas para la distribución de vales de comida que permiten a muchas familias tener alimentos que comer, además de apoyar la economía local. También están trabajando con comunidades agrícolas y pesqueras que no pueden acceder a sus medios de vida, y ayudando a hospitales y clínicas móviles para que puedan proporcionar asistencia médica primaria.

 

Sobre el autor:

btJPX1dv_400x400

María Luisa Parra

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído