Tensa concentración en Jerez contra la represión en Cataluña: "Menos palos y más democracia"

manifa_contra_represion_policial_2
manifa_contra_represion_policial_2

Más de 300 personas se citan en la plaza del Arenal para denunciar la violencia durante el pasado 1-O y por los derechos y las libertades de los ciudadanos. En el acto se ha constatado la brecha que el conflicto catalán ha trasladado estos días al conjunto de la sociedad española.

Mientras Sonia ‘La despertadora’ —con su boca sellada con una cruz roja— reparte claveles blancos a los presentes, un hombre con una bandera rojigualda —con el toro de Osborne integrado—, se cuela a gritos en la concentración. Mientras una calla, el otro vocifera "¡Viva España!" al tiempo en que sacude la bandera nacional. Algunos entran al trapo y comienzan a lanzar insultos y a ondear la bandera del nacionalismo andaluz. Los más avispados los separan y evitan un acercamiento entre ambos. Pero el hombre vuelve a interrumpir y corea, ahora rodeado de menores que le siguen, el nombre del Estado español a viva voz. Tras las cargas policiales que ha sufrido el pueblo catalán durante el referéndum inconstitucional que convocó la Generalitat el pasado 1 de octubre, diferentes ciudades de la geografía española salen a la calle para decir: "¡No a la violencia!". Y Jerez, es una de ellas. 

Son las 20:00 horas del 3 de octubre de 2017 y en la plaza del Arenal se llegan a congregar más de 300 personas. El encontronazo ocurre a los pocos minutos de empezar a agitar banderas. Es tanto el jaleo, que los manifestantes se unen y levantan las manos para cantar: "¡Fuera fascistas de nuestros barrios!". Aurora Van Echelpoel, que encabeza el grupo con los brazos en alto, confiesa que esperaba este tipo de provocaciones. "Por eso no traje a mis hijos, pero no me voy a quedar en casa con ellos", sonríe. Y a los diez minutos comienzan a llegar varios agentes de la Policía Nacional y Local. 

"La democracia se combate con más democracia y no con la fuerza"

Izquierda Unida, el SAT, Ustea, UGT, Ganemos, la plataforma Jerez con Palestina, Podemos Jerez, el colectivo feminista La Faraona, Marea Violeta, Mareja Joven, Juventudes Comunistas, PCA Jerez y la Plataforma por la Memoria Democrática de Jerez, son algunas de las instituciones y colectivos que han acudido al encuentro "para denunciar la represión del 1-O y por los derechos y las libertades de los ciudadanos", explica Pepe Aroca, miembro de Ustea y principal promotor de la manifestación. "Por la libertad contra la represión, Jerez con el pueblo de Cataluña", pronuncia a través del megáfono Carmen Pérez Omil, fundadora y actual presidenta de la Asociación de Personas con Discapacidad La Calesa. "Pienso que no podemos permitir unas fuerzas represivas tan desproporcionadas contra una población indefensa. Si permitimos esto, permitimos que el día de mañana lo puedan utilizar contra nosotros vulnerando otra vez los derechos de los ciudadanos. La democracia se combate con más democracia y no con la fuerza. Menos palos y más democracia", declara la presidenta de La Calesa a lavozdelsur.es. Al otro lado de la plaza, a escasos metros, un señor empuña su bastón y lo menea con violencia desde su puesto. No se acerca nadie, pero todos le observan mientras él chilla: "¡Viva la Policía, viva la Guardia Civil!". La concentración le responde dándole la espalda y con otros cánticos: "¡España, mañana, será republicana!", "¡Ustedes, fascistas, son los terroristas!", "¡Libertad de expresión!"... 

Pedro Alemán y Cristóbal Orellana, miembros de la plataforma por la Memoria Democrática de Jerez, coinciden en que la represión policial del pasado 1 de octubre "abre viejas heridas" entre los ciudadanos. "Cuando un Estado actúa a base de golpes, se le parece bastante a una dictadura. Si en España hubiese habido una política democrática a favor de la memoria histórica no hubiésemos visto ese anticatalanismo fomentado desde las instituciones del Estado", expresa Orellana. "Una cosa que se ha visibilizado es el aumento de la extrema derecha. Después del golpe de Estado de 1936, la extrema derecha sigue latente", enlaza Alemán. Finalmente, Sonia, ya sin pegatinas en la boca, regresa al epicentro de la manifestación y le pide a la gente se marche: "¡Vámonos, esta no es la foto!". Ella, natural de Cataluña y que trabaja en Jerez desde hace 14 años, se siente orgullosa de la respuesta del pueblo de Jerez. 

"Lo que han hecho en mi tierra es una salvajada"

"Yo me siento tan jerezana como Inés Arrimadas catalana. Y he venido porque lo que han hecho en mi tierra es una salvajada; a mi familia, a mis amigos, a mi gente, a mi barrio… Eso no se puede hacer, un referéndum puede ser legal o no legal. La gente que vote, luego lo ilegalizas y ya discutiremos; pero nunca con la porra en la cabeza, las ancianas en el suelo", expresa. "Y lo que he venido es a repartir flores, a repartir democracia y a dar ejemplo. Y ahora, a que la manifestación se termine para que no haya un enfrentamiento, porque si esto acaba en enfrentamiento, ganan ellos. Y la foto es: la plaza vacía y los cuatro que están defendiendo las cargas policiales —que realmente no deberían estar—", concluye. 

Sobre el autor:

Claudia González Romero

Periodista.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído