Tener la clave para predecir la recaída de la leucemia y que el Gobierno te dé la espalda

La hematóloga Cristina Blázquez (izq.) y la matemática María Rosa Durán. FOTO: MANU GARCÍA.
La hematóloga Cristina Blázquez (izq.) y la matemática María Rosa Durán. FOTO: MANU GARCÍA.

El 30 de junio de 2017 Tamara Fernández pasó el día en la playa junto a su familia. Recuerda que hizo mucho viento y que ya de vuelta, cuando su hijo de 5 años se iba a meter en la ducha, este estaba tiritando. Le puso el termómetro y vio que tenía unas décimas de fiebre. Pero su pequeño continuó así varios días, por lo que decidió llevarlo al pediatra. "Será un virus", le anunció el médico. No obstante, le dijo que si seguía así pasados dos días, volviera a su consulta. La fiebre se marchó, pero su hijo se mostraba muy cansado. Ella, que siguió de cerca el caso de Pablo Ráez, el joven youtuber marbellí que falleció de leucemia y que consiguió disparar las donaciones de médula en España, le pilló miedo al cáncer de sangre, hasta el punto en que comprobó las cuencas de los ojos de su hijo. Para su sorpresa, estaban blancas. "Tiene anemia", pensó. Y se llevó a su pequeño de 5 años para que le hiceran una analítica. Al día siguiente le llamaron del Hospital de Jerez. "En media hora el hematólogo estaba sentado dándonos los resultados", relata esta madre jerezana de 33 años. "Tiene cáncer en la sangre", les dijo. "Te cae un jarro de agua fría en la cara", confiesa.

Cada año, más de 250.000 niños en el mundo reciben diagnóstico de cáncer, y en España hay cerca de 1.400 nuevos casos de niños de 0 a 18 años con cáncer. Según el Registro Nacional de Tumores Infantiles el tipo de cáncer más frecuente en los menores es la leucemia (25%), seguido de los tumores del Sistema Nervioso Central (19,6%) y los linfomas (13,6%). Si bien los tratamientos actuales consiguen curar al 80% de los niños afectados por la leucemia infoblástica aguda (cáncer de la sangre en el que se producen cantidades excesivas de linfocitos inmaduros), uno de cada cinco niños sufre una recaída de la leucemia mucho más severa, siendo muy bajo el número de niños que sobreviven a esta recaída.

María Rosa Durán mostrando los datos de algunas analíticas. FOTO: MANU GARCÍA.

Un año antes de que el primogénito de Tamara fuese diagnosticado, en el verano de 2016, María Rosa Durán, una joven doctora matemática jerezana, trabajaba en su tesis doctoral. Esta se basaba en los análisis de modelos matemáticos de crecimiento tumoral. "Me especialicé en trabajar con datos in vitro de células de cáncer de pulmón, y en desarrollar modelos que faciliten a los biólogos el mecanismo de transmisión de la resistencia, es decir, porqué las células se convierten resistentes y ocurría un fracaso en el tratamiento y ganaba el cáncer", explica. Durante su tesis, Durán conoció a Cristina Blázquez, médica neoyorquina que reside en Sevilla y responsable del área de Hematología de Pediatría del Hospital de Jerez desde hace 10 años, ya que su hijo es uno de sus pacientes. "Él no tiene leucemia..., y gracias a Dios ya está bien", aclara. En una de las primeras consultas, Blázquez le preguntó a qué se dedicaba, y al instante, se interesó en el trabajo de la matemática jerezana para aplicarlo a los diagnósticos de los cánceres en la sangre. Desde hace dos años, ambas han estado trabajando de manera multidisciplinar para aprender la una de la otra. Durán rememora cómo un día Blázquez la llevó al laboratorio para enseñarle cómo los hematólogos clasificaban la enfermedad a través de los datos de la médula. "Ahí fue cuando empezó a tomar forma el proyecto 'Recaída 0: Matemáticas contra la leucemia infantil' para conocer porqué un 15-20% de los niños que sufrían la leucemia linfoblástica aguda —la más frecuente en la infancia— volvían a recaer".

Esta iniciativa nace para atacar la leucemia infantil desde las matemáticas, y es que durante décadas un matemático jamás había entrado en un laboratorio. "Uno de los grandes problemas que hay en España es que no hay grupos interdisciplinares", señala Salvador Chulián, un joven gaditano licenciado en matemática e investigador en 'Recaída 0'. "Yo iba a entrar en el proyecto a través de una beca de la Junta de Castilla-La Mancha, pero al parecer no se presentaron suficientes personas y la beca quedó desierta", comparte. "Hemos visto que usando diferentes herramientas matemáticas podemos diseñar nuevos patrones moleculares que se detecten al inicio de la enfermedad para poder predecir y evitar la recaída", expone Durán. Por ello, biológicamente se sabe, desde que el niño es diagnosticado de leucemia linfoblástica aguda, si va a tener una recaída o no. "Eso se sabe biológicamente", insiste la matemática jerezana.

El matemático Salvador Chulián durante la entrevista, junto con su compañera Durán. FOTO: MANU GARCÍA.

"Hay muchísima información que no se está analizando, hay herramientas que no se están utilizando", interviene Chulián. "Cuando realmente tú puedes predecir qué tipo de paciente vas a tener. Y en función de eso, sabes cómo va a evolucionar ese niño. Estamos hablando de niños ahora mismo, pero esto se puede extender a otros tipos de cánceres en la sangre", añade. "Ojalá, si nuestro grupo sigue creciendo en la línea linfoblástica, se pueda desarrollar a distintos tipos de cáncer en sangre", continúa Durán. Sin embargo, a pesar de este hallazgo en el mundo de la medicina, ya que en España ambas son pioneras en aplicar las matemáticas en los datos de la médula, no han conseguido subvención pública de ningún tipo. Tamara, que cada martes y viernes lleva a su pequeño para que le den el tratamiento en el Hospital de Jerez, sigue de cerca la evolución del proyecto y se siente impotente ante el rechazo de una posible financiación pública: "La verdad es que me cabrea muchísimo, parece que no hay gente enferma nunca. Que esta enfermedad se tenga que ver movida por temas económicos… me da coraje. No estamos hablando solo de niños, sino de adultos y otras enfermedades. Me siento frustrada". A día de hoy su hijo combate la leucemia linfoblástica aguda y desconoce si él está en el umbral del 20% de niños que sufren una recaída. "Es como todo, por una parte te gustaría saberlo para estar preparada, porque la recaída no avisa —igual puede aparecer en un mes o a las cinco años—. Pero estaría preparada para saber que viene otra vez. Si no la tiene, mejor, pero eso no se va a saber si no existe una prueba", manifiesta esta madre jerezana.

"Esto hay que hacerlo ya, porque la investigación de hoy es la que vamos a tener dentro de 15 años"

Como el Gobierno les dio la espalda, desde 'Recaída 0: Matemáticas contra la leucemia infantil' decidieron lanzar una campaña de crowfunding a principios de enero de 2018 a través de 'Precipita', la plataforma de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología. Y hasta el momento, son los primeros en la lista con la mayor financiación, cerca de 47.000 euros. ¿Los mayores contribuyentes? Padres y madres con hijos afectados, luego, asociaciones como Pablo Ugarte y Linceci (Liga Nacional Contra El Cáncer Infantil), la Fundación Andrés Olivares, la Universidad de Cádiz y multitud de eventos solidarios para recaudar fondos. "La repercusión social que esto ha tenido no ha sido normal...", sonríen ambos matemáticos. Sin embargo, destacan que es una cantidad insuficiente para arrancar con la investigación, la cual necesita a un gran equipo de hematólogos, matemáticos, biólogos, médicos y físicos que trabajen juntos para conseguir los primeros resultados.

"Esto es un trabajo que hay que renovar en el tiempo, porque tienes que moverte, poco a poco, enseñándole a los hematólogos el protocolo de actuación para los datos que ellos consiguen sobre médulas afectadas. Y a partir de ahí es cuando comienza la magia", indica Chulián. "Nosotros no vamos a parar", resalta Durán. "Lo que tenemos claro Cristina y yo es que no podemos esperar a que llegue por fin una convocatoria de la administración y que nuestro currículum y nuestra experiencia haya crecido para poder tener dinero. Esto hay que hacerlo ya, porque la investigación de hoy es la que vamos a tener dentro de 15 años. Esto no es un problema que yo solucione en mi despacho sobre distancia, esto es un problema real", sentencia.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído