Trabajadores de Cemusa, la adjudicataria de la publicidad exterior de la ciudad, censuran el ERE ejecutado por la multinacional JCDecaux tras adquirir la empresa hace apenas cuatro meses y que acabará con cuatro de los siete empleados que hay en Jerez en el paro.

Siete son las personas que, en Jerez, trabajan para Cemusa, la adjudicataria del mantenimiento e instalación de publicidad exterior. De ellos, cuatro han entrado en un ERE anunciado recientemente por la empresa, que en noviembre pasado fue absorbida por JCDecaux, una multinacional que pretende despedir a 245 de los 309 empleados que tiene a nivel nacional.

En la ciudad, el trabajador que menos tiempo lleva está desde hace 15 años y, además de Jerez, se ocupan de Cádiz, Sanlúcar y Arcos. “Somos mera mercancía”, sostiene Rafael, uno de los afectados, que critica que la empresa no esté cediendo nada. Tras tres reuniones de la mesa de negociación del ERE han conseguido pasar de 20 a 25 días por año para los despedidos –y doce mensualidades–, algo que consideran insuficiente. El próximo 30 de marzo se volverán a ver las caras, aunque los trabajadores aseguran que lo ven todo “muy negro” por la actitud “tan tajante” de la empresa.

La carga de trabajo que implica Jerez, y las poblaciones de alrededor que abarcan, “es imposible de atajar” con sólo tres personas, sostienen los empleados, que sospechan que la intención de la empresa es empezar un periodo de transición para que sean trabajadores de El Mobiliario Urbano SL –propiedad de JCDecaux– quienes se hagan cargo del servicio en un futuro, cuando los actuales empleados de Cemusa no tengan relación laboral con la empresa.

La misma teoría sostienen desde UGT, que asegura que la multinacional “pretende la desaparición de una empresa del grupo pero para darle vida a otra del mismo grupo” y que, en definitiva, “sólo quiere hacer una limpieza de trabajadores”.

Desde que les presentaron las condiciones del ERE mantienen una huelga todos los martes y miércoles. De hecho, por la ciudad lucen pegatinas con el lema ‘JCDecaux destruye Cemusa’, que pretende visibilizar su situación, que quieren llevar su asunto a plenos de los distintos municipios. Por el momento tienen de plazo hasta el 14 de abril para cerrar un acuerdo con la empresa, que “no ha dado margen de negociación” y trata a los empleados como “meros números”.

Cemusa y JCDecaux formaron una UTE (Unión Temporal de Empresas) en 2013 para poder recibir una concesión del servicio que prestan y en noviembre de 2015 la multinacional francesa adquirió Cemusa por 80 millones de euros, hasta entonces en poder de FCC –propiedad de Esther Koplowitz–, que se deshacía así de una empresa que lleva en número rojos desde 2009 y que ha perdido más de 200 millones en los tres últimos años, tras aportar unos 300 millones para intentar reflotar la empresa.

“Los ingresos no alcanzaban ni tan siquiera para pagar los costes de su actividad diaria”, destacaba FCC en la carta en la que anunciaba el acuerdo con JCDecaux, justificando que “la adquisición probablemente puede librar a Cemusa de la quiebra”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído