maria_isabel_pacheco_atienza_01
maria_isabel_pacheco_atienza_01

Camino de comisaría en moto para poner una denuncia por el robo, minutos antes, de su casco y otras pertenencias, dos agentes de tráfico multan a una jerezana en paro y sin recursos.

Como cada mañana, María Isabel salía de su casa a repartir su currículum por algún establecimento dedicado a la hostelería. Después de regentar durante ocho años una cafetería en los Jardines del Sur, hace año y medio tuvo que cerrar su negocio a consecuencia de la subida de impuestos. Desde entonces, pelea cada mañana por encontrar un trabajo que le permita tener un futuro.

Pero el martes pasado no pudo repartir su currículum. Unas molestias en el cuello la obligaron a coger su moto para acudir al centro de salud más cercano a su casa. Cuál fue su sorpresa, que al terminar la cita médica un individuo había abierto el maletín que porta su motocicleta para robar el casco de la moto, unas gafas de sol y unos guantes. María Isabel, víctima de la frustración y el enfado, puso en marcha su motocicleta para acudir a comisaría y denunciar este acto.

A poco camino del lugar, dos agentes que patrullaban le dieron el alto. Ella estacionó en la zona indicada por los dos policías para conocer los detalles del aviso. "¿Sabe usted que no lleva casco, verdad?", le preguntaron los agentes. María Isabel, muy nerviosa, comenzó a detallar la razón por la cual no lo llevaba, además de enseñar los papeles en regla de su vehículo.

“Sé que no llevo casco, pero es que me lo acaban de robar junto a otras cosas que llevaba en el interior del maletín”. Estas fueron sus primeras explicaciones a los agentes. La Policía, pese a comprobar que toda la documentación estaba en regla, procedió a emitir la multa.

Me quedé asombrada al conocer que iba a ser multada. Yo sabía que no llevaba casco porque me lo acababan de robar. Enseñé todos los papeles, justificantes del médico, seguro, todo lo necesario para que vieran que era verdad. Les mostré también la herida del cuello que me acababa de hacer el médico para curarme”. A pesar de todas las explicaciones de María Isabel, no hubo marcha atrás.

Esta jerezana no denuncia que los agentes no hicieran bien su trabajo, sino la falta de solidaridad con ella. La situación cobró un protagonismo rocambolesco con la respuesta de uno de los agentes: “Si te han robado el casco, haber ido a poner la denuncia andando”; a continuación añadió también: “Y nos podemos llevar la moto”.

La tristeza de María Isabel no solo viene por la falta de empatía de los agentes, sino porque no tiene recursos para hacer frente al pago: “Estoy en paro, sin recursos económicos. Estuve ocho años trabajando como autónoma en mi cafetería pero la tuve que cerrar por la subida de impuestos. Para buscarme la vida, me marché a trabajar a Mallorca de camarera pero tuve que regresar porque desgraciadamente mi padre falleció y tengo que ayudar a mi madre que es mayor. Estoy viviendo de la caridad de mi familia”, cuenta

Ella es consciente de que los agentes estaban haciendo su trabajo ese día, además de una manera eficaz tal y como narra esta jerezana: “Ellos han hecho su trabajo. Estoy de acuerdo con eso, pero pienso que hay que tener poco corazón para multarme en esa situación. Ellos se limitaban a decir que había gente que ponía excusas, pero mis excusas eran verdaderas, estaba enseñando todos los justificantes. ¿Qué hubiera pasado si en vez de María Isabel hubiera sido Rodrigo Rato? Si me llegan a parar en Hipercor a las ocho de la tarde y les doy estas explicaciones pues seguramente fueran falsas, pero lo que les conté era verdad, tengo los justificantes".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído