"Si nos convertimos en un partido normal, esto deja de tener sentido"

José Ignacio García, coordinador de Podemos en Cádiz, valora la gestión de los "ayuntamientos del cambio" de la provincia y afirma que no tiene sentido mantener las agrupaciones de electores para 2019

José Ignacio García, coordinador provincial de Podemos, durante la entrevista. FOTO: MANU GARCÍA
José Ignacio García, coordinador provincial de Podemos, durante la entrevista. FOTO: MANU GARCÍA

José Ignacio García (Jerez, 1987) es el coordinador provincial de Podemos en Cádiz, puesto que ocupa después de haber ido en las listas para las elecciones andaluzas de marzo de 2015. Por su cabeza, dice, no pasa ser candidato a la Alcaldía de su ciudad natal en un futuro y cree que el partido que lidera Pablo Iglesias debe aspirar, en las municipales de 2019, a conquistar más municipios de la provincia —ahora gobierna en Cádiz y Puerto Real—. “No podemos conformarnos, es condición necesaria pero no suficiente”, señala. El jerezano responde a las preguntas de lavozdelsur.es en la nueva sede que Podemos tiene en la ciudad, en la calle Asta, uno de los pasos que ha dado el partido para asentar su implantación en la ciudad.

¿Qué queda del Podemos que nació en las plazas?

Creo que queda mucho. Sin duda, seguimos teniendo un riesgo enorme de convertirnos en un partido normal y en el momento en que lo sea, esto deja de tener sentido. Hay que negar que en Podemos haya habido esa tensión, siempre hay una tensión que nos lleva a asimilarnos al sistema, y una contraria que nos anima a mantener ese espíritu de impugnación de un sistema injusto que nos llevó a movernos y salir a la calle. Esas dos tensiones están presentes en muchas cuestiones y no deja de ser malo, en la provincia de Cádiz sigue muy potente esa necesidad vital y ese ADN de cambiar radicalmente las cosas.

Podemos concurrió a las municipales bajo las siglas de Ganemos, ¿cree que ha perdido fuerza el partido en detrimento de sus “marcas blancas”?

Es normal que la gente lo confunda, porque hay muchos elementos comunes, pero Podemos no se ha diluido y tiene una presencia notable en Jerez. No estamos en el Ayuntamiento, pero tenemos una sede en forma de centro social abierto, hemos estado en la Feria, hacemos asambleas en la calle, estamos participando en diferentes movimientos sociales, estamos denunciando cosas y vamos in crescendo. No creo que haya disolución de Podemos. En aquel momento se tomó esa decisión y hemos aprendido de los elementos positivos y negativos.

¿Qué ha sido positivo y qué negativo?

Creo que hicimos bien impulsando una agrupación de electores junto a otros compañeros, pero quizás debíamos haber replanteado mejor la forma y haber tenido debates previos que pudieran configurar el papel de Podemos, cómo se toman las decisiones, la estrategia una vez estemos en el Ayuntamiento... De todas maneras, es importante que estos análisis los hagan los compañeros de la dirección local de Jerez.

"El poder político no reside solo en las instituciones a las que podemos acceder mediante procesos electorales, los que mandan no se presentan a las elecciones"

“No podemos pensar que por tener un gobierno, al nivel que sea, conseguiremos ganar de verdad”, decía en un artículo de opinión publicado en 2015 en lavozdelsur.es. Dos años después de gobernar en ciudades como Cádiz o Puerto Real, ¿lo corrobora?

Ese planteamiento lo vivimos más cerca que nunca con los ayuntamientos del cambio. Creo que ganar en el sentido electoral es una cosa, pero después ganar en el sentido social o político, es diferente. Se comprueba que el poder político no reside solo en las instituciones a las que podemos acceder mediante procesos electorales, sino que como decíamos en el 15M, los que mandan no se presentan a las elecciones.

¿Qué han cambiado los ayuntamientos del cambio?

En la provincia tenemos dos ayuntamientos bandera, tanto Cádiz como Puerto Real, y podemos estar muy orgullosos del trabajo que están haciendo ambos equipos. No sin dificultades, no sin errores, no sin problemas. En primer lugar, hay una sensación por parte de la ciudadanía de que ha llegado gente que quiere hacer las cosas de otra forma, que son gente honesta y quieren darle una repensada a cómo se gestionan las ciudades. Hay victorias concretas: en Cádiz podemos sacar pecho del bono social del agua, el bono eléctrico, que se garantice que en la ciudad toda la energía que consumen las instituciones públicas sean renovables. O en Puerto Real, del rescate de la piscina pública, la experiencia participativa con las asambleas de distritos o el comienzo de la municipalización de la limpieza de edificios públicos.

En campaña decían que quería tener un pie en la calle y otro en instituciones. ¿Cree que lo están cumpliendo?

El reto que nos poníamos era enorme, éramos conscientes y seguimos siéndolo, posiblemente ahora somos menos ingenuos, pero seguimos igual de convencidos de que ese es el camino y creo que moderadamente lo estamos consiguiendo. Queda muchísimo trabajo por delante pero tenemos que tener claro que no vamos a conseguir ningún cambio en ninguna institución si no conseguimos un músculo social lo suficientemente fuerte como para que fuerce esos cambios, porque las instituciones no son nuestras, ni son elementos neutrales.

Como coordinador provincial de Podemos, ¿cree que tiene sentido mantener las agrupaciones de electores de cara a las próximas municipales?

No, creo que las agrupaciones de electores tendrán que hacer sus debates, pero nosotros no apostamos por repetir esta fórmula. Vivimos dos peligros: la normalización de la crisis, es decir, acostumbrarse a lo que antes era una situación de excepción; y después otro es que las fuerzas del cambio nos normalicemos en las instituciones y nos acostumbremos a una cierta larga marcha institucional. Para evitar eso hace falta un frente muy amplio, en el que quepa mucha gente, en el que entendemos que Podemos debe ser el centro. Necesitamos, por un lado, ser una barrera clara al PP, pero por otro mantener una independencia nítida del PSOE, con el que no compartimos ni propuesta política, ni modelo de sociedad.

¿Hay que entender la marcha de Ángel Cardiel de Ganemos como un distanciamiento entre la agrupación de electores y Podemos?

Creo que eso corresponde a los compañeros de Jerez y no quiero yo meterme ahí. Ángel (Cardiel) ha explicado muy bien su postura, que es muy honesta, ya que partiendo de unas diferencias políticas legítimas entendía que su sitio tenía que estar en Podemos. No podemos negar que ha habido diferencias políticas entre Podemos y Ganemos y se han solventado así.

¿En qué se diferencian?

Tuvimos una diferencia estratégica clara, que ya hemos explicado muchas veces, que es la propuesta de entrar en un gobierno tripartito que hizo Ganemos y que nosotros desde Podemos no compartíamos.

José Ignacio García, durante la entrevista. FOTO: MANU GARCÍA.

Ganemos apoyó en 2015 a Mamen Sánchez como “mal menor”. ¿A vosotros también os ha “decepcionado” la alcaldesa?

Fue correcto apoyar la investidura de Mamen Sánchez, ya que esa investidura significó un freno de emergencia a las políticas del PP, que hizo un ERE ilegal, vendió el agua y dirigió el Ayuntamiento con un autoritarismo del que nos teníamos que librar como fuera. Eso sí, la valoración del gobierno del PSOE es común al PSOE en muchísimos ayuntamientos de la provincia, pues ha seguido una línea continuista, poco valiente y de mala gestión del Ayuntamiento de Jerez.

En Cádiz es al contrario, José María González gobierna gracias al apoyo del PSOE. ¿Han podido comprobar que su discurso en campaña era demasiado “idílico”?

Éramos muy conscientes de las dificultades que afrontamos, pero no las afrontamos con resignación. Tenemos que tener siempre una perspectiva de transformación y de alcanzar la utopía en el mañana.

También han comprobado que gobernar implica entrar en contradicciones, como ser antimilitarista y defender el contrato de Navantia con Arabia Saudí para construir corbetas…

Lo primero que hay que remarcar, que la mayoría de los medios no lo recuerdan, es que Navantia no es una empresa municipal, es estatal, y aquello fue una moción meramente simbólica que presentó el PSOE en Diputación para poner en contradicción a Podemos. Creo que no podemos dejarnos manipular por una dicotomía perversa para la ciudadanía de la Bahía, que es: o construyes barcos de guerra o te mueres de hambre y tienes que ir a la emigración o a la precariedad. En esa dicotomía nosotros tenemos que estar con los trabajadores de la Bahía, y eso supone que vengan barcos para Arabia Saudí. Asumimos que es una contradicción, un problema, ¿pero qué vamos a hacer para dejar de estar en esta dicotomía? Hay que plantear una reconversión industrial de la Bahía que tiene que venir por las energías renovables.

"Las instituciones deben ser laicas, pero nosotros desde los ayuntamientos también tenemos que hacer guiños hacia la religiosidad popular de la mayoría de nuestro pueblo"

¿Cómo se explica también que un alcalde de Podemos dé una medalla a una virgen?

Creo que hay como dos posturas muy sectarias en ese sentido. Hay una que ha mantenido siempre el bipartidismo sobre la relación Estado-administraciones-Iglesia, que siempre han sido uno. Y hay otra posición que tampoco comparto, que entiende todo hecho religioso como un elemento de gente inculta, que no tiene conocimiento. Hay que entender que las clases trabajadoras tienen muchas identidades que se entrecruzan, y una de ellas es la religiosa, y que en Andalucía la Semana Santa significa mucho más que el hecho religioso. Hay muchos elementos que son positivos en la Semana Santa, y que merecen una reflexión. Las instituciones deben ser laicas y deben mantener un laicismo a la hora de otorgar subvenciones económicas, pero nosotros desde los ayuntamientos también tenemos que hacer guiños hacia la religiosidad popular de la mayoría de nuestro pueblo, y encontrar un equilibrio sobre eso es muy complicado.

¿Un “guiño a la religiosidad popular” o hacia posibles votantes creyentes?

El coordinador provincial de Podemos, en la sede del partido en Jerez. FOTO: MANU GARCÍA.

No creo que estemos hablando de votantes. No hay que tener ningún miramiento en criticar a la jerarquía eclesiástica. Si hay que censurar su papel machista y retrógrado, se dice claramente. Ahora, entender que eso es lo mismo que la participación en hermandades o la creencia de la gente… Son elementos completamente diferentes, y no creo que estemos hablando de electoralismo.

Estamos en época de vuelta al cole, ¿qué deberes le pondría a la Junta en materia de Educación la provincia?

Hay infraestructuras educativas que no llegan a la situación de dignidad que deberían tener. Hemos visto cómo el plan de climatización ha sido una pantomima ridícula de la Junta. Que en una ciudad como Jerez solo haya un centro que entre en el plan y que consista en ocho ventiladores… les tiene que poner la cara colorada. Hay que acabar con las caracolas. Hay centros en la provincia que vuelven a empezar sin el suficiente profesorado. La delegada territorial de Educación dice que el ratio profesorado-alumno está en 15, y esa es una cuenta falsa, que me enseñe qué aula de un centro ordinario tiene 15 alumnos. Las cuentas no se pueden hacer así. Tampoco se nos puede olvidar que hay un sector enormemente precarizado, como es de las monitoras de educación especial, que tienen contratos de poquísimas horas cobrando un sueldo ínfimo, así como los trabajadores de aulas matinales, comedores, extraescolares… Nosotros para eso proponemos que se establezca un suelo de gasto en Educación en todos los presupuestos que sea del 5%, lo que supondría un aumento del gasto de 1.500 millones de euros en Andalucía. Eso arreglaría muchísimos de estos problemas que estamos planteando.

"En la provincia de Cádiz tenemos que aprovechar el turismo, pero también cuidarlo mejor"

¿Y en materia sanitaria?

El Hospital de La Línea lleva no sé cuantos años de retraso, está habiendo un caos en la lista de espera del servicio de oncología, también está pendiente el Hospital de Alta Resolución de La Janda... La ciudadanía está notando cómo se están cargando un servicio público que era ejemplar, como es la Sanidad pública, a pesar de los buenísimos profesionales que hay.

Una vez acaba el verano, la provincia aumenta las tasas de paro. ¿Qué medidas propone Podemos para remediar esta situación?

En la provincia de Cádiz tenemos que aprovechar el turismo, pero también cuidarlo mejor. No estamos dándole buenos servicios a los turistas desde las iniciativas públicas. No podemos poner los huevos en la cesta del turismo, tenemos que diversificar.

¿Cómo hacemos más atractiva la provincia para la llegada de nuevas empresas?

No se puede ver la provincia desde un punto de vista aislado del resto de Andalucía. Necesitamos un nuevo modelo productivo, que las materias primas que se generan en Andalucía se manufacturen en la comunidad, aprovechar las energías renovables, repensar la fiscalidad… Un modelo productivo que nos permita aprovechar la enorme cantidad de materias primas que tenemos.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído