llano
llano

‘Mujeres en pie’, asociación de vecinal recientemente constituida en la barriada, pretende cambiar la percepción que se tiene de la misma e impulsar su mejora.

Muchos niños y niñas que crecieron jugando en las calles de San Benito un día se marcharon, cambiaron de barriada, algunos de ciudad. Dejaron el estimagtizado Polígono al Norte de Jerez. La llegada de la crisis ha traído irremisiblemente a muchos de vuelta, de nuevo al cobijo de sus padres. Algunos de ellos como Graciela Sánchez, de 37 años, retornan además con descendencia. Pero ahora es diferente, no quiere que su hija juegue en la calle. “La barriada no es la misma. Se vive bien, solo que hay una zona en la que hay trapicheos y apenas se vigila ni hacen nada para evitarlo”.

Las mujeres no nos podemos caer, nos tenemos que levantar. Somos la que lo sacamos todo adelante y si retrocedemos luego damos tres pasos más adelante”

San Benito es una barriada muy amplia. Gran parte de sus vecinos son personas mayores, solas, y el ambiente en general es bueno, a pesar la inquietud que genera en otros jerezanos el simple hecho de mencionar el nombre de la zona. Claudia Toledo, de origen colombiano, aterrizó allí hace siete años. Ella es una de las impulsoras junto a Graciela de Mujeres en Pie, la nueva asociación vecinal compuesta de 15 mujeres y varios hombres, aunque el peso de la responsabilidad cae en las primeras. Toledo reconoce que los tres primeros años lo pasó muy mal, le llegó a dar vergüenza decir dónde vivía porque la gente se escandalizaba, se sentía "discriminada".

Sin embargo, con el paso del tiempo se ha dado cuenta que todo lo que se dice de la barriada corresponde a una parte muy concreta de la misma. El resto, dice, son vecinos mayores, que llevan toda la vida trabajando y luchando por sacar adelante a sus familias. “Esta asociación se ha fundado para decir basta ya, no somos invisibles, San Benito tiene que dejar de ser invisible”, espeta la impulsora de Mujeres en Pie.

Recientemente, lavozdelsur.es se hacía eco del abandono en el que se sientes sumido el Polígono de San Benito. Las mujeres de la asociación lamentan que los mayores tengan que sentarse sobre el hormigón, que tropiecen debido al mal estado del acerado, no haya marquesinas o que se caigan las ramas de los árboles. Y es por esto por lo que luchan. “En la sociedad las mujeres no nos podemos caer, nos tenemos que levantar. Somos la que lo sacamos todo adelante y si retrocedemos luego damos tres pasos más adelante”, explica Claudia.

El bienestar de los mayores es una de las preocupaciones, pero no la única. “Mi hija no puede bajar a la calle, y yo me crie jugando en la calle”, cuenta la presidenta de Mujeres en Pie, Graciela Sánchez, quien también se queja de tener que llevar a su hija a otros barrios porque el lugar donde ella jugaba de pequeña –junto a la rotonda Garvey- ahora es un aparcamiento. El lugar donde yo jugaba es ahora un aparcamiento. Es por esto que desde la asociación quieren mejorar la calidad de vida y “recuperar lo que teníamos antes”. Otra de las demandas es la mejora de las plazas y darle uso al edificio de Qualytel –la antigua universidad- que atraiga a la juventud, aunque saben que es propiedad privada.

La constitución de la nueva asociación ha sido muy reciente. El trabajo de las que hoy día la conforman comenzó hace un par de años. Uno de sus primeros logros, tras muchas gestiones desde la AMPA, fue conseguir que el Instituto de Enseñanza Secundaria Sofía cuentase desde el curso 2015/16 con una nueva línea educativa de Bachillerato. “Escribí a Mamen Sánchez cuando era diputada y no me preguntó ni por política ni por raza ni nada, por eso la admiro y lo concedieron”, afirma la Claudia.

La vocación de la asociación, afirman, “no es dar problema, queremos aportar soluciones”

La secretaria de Mujeres en Pie advierte de que durante los mandatos de la socialista Pilar Sánchez y la popular Mª José García-Pelayo, la barriada estuvo abandonada. “Pelayo sólo vino una vez a poner una placa en la Hermandad de la Clemencia”, recuerda. En la actualidad, en cambio, con el nuevo ejecutivo ya han sido colocados ocho bancos de madera para que puedan sentarse las personas mayores, y otros de hormigón en el instituto. La vocación de la asociación, afirman, “no es dar problema, queremos aportar soluciones”, concluyen.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído