palacio_riquelme11
palacio_riquelme11

En espera de que se proyecte un uso definitivo para esta joya del patrimonio jerezano, la obra de consolidación del palacio de la plaza del Mercado va tocando a su fin con el objetivo de evitar un derrumbe que podía llegar en cualquier momento.

La verdad es que desilusiona entrar en el Palacio Riquelme. Tras cruzar su puerta y dejar atrás esa imponente fachada renacentista, uno imaginaba que volvería atrás en el tiempo, al siglo XVI, para descubrir un edificio que siempre se ha venido a denominar como la auténtica joya de la corona del patrimonio histórico jerezano. Pero estaría diciendo lo contrario si no describiera lo que veo como una ruina que, al menos hoy, está sufriendo un lavado de cara.

Prácticamente cincuenta años después de su última intervención seria, a cargo de María Luisa Beltrán de Lis –esposa de José Domecq de La Riva, 'El Pantera'- quien habitó el inmueble tras invertir ocho millones de pesetas de la época, y tras ser también casa de vecinos durante un tiempo, Riquelme sufre ahora una actuación de las llamadas de consolidación. Apenas 86.000 euros que no sirven para mucho más que para evitar un derrumbe que, más pronto que tarde, se veía venir, después de años de expolios, desidia y abandono desde que en 1982 el palacio pasara a manos del Ayuntamiento.

El interior de Riquelme aparece hoy mucho menos salvaje que cuando arrancó la obra allá por el mes de mayo, cuando la vegetación se comía prácticamente todas las paredes y las pocas arcadas que quedan en pie. A escasos 15 días para que culminen los trabajos, o eso al menos calculan los técnicos municipales, Manuel Barroso, jefe del departamento de Arquitectura del Ayuntamiento de Jerez y uno de los profesionales que dirige la obra, afirma que con el presupuesto con el que se cuenta en estos momentos, se ha querido priorizar en aquello que tenía “realmente peligro de estabilidad estructural y de conservación”. Y es que desde 1999 no se actúa en el palacio, cuando se realizó una pequeña obra en la que, señala, se demolieron algunos de los forjados que quedaban, se picaron todos los muros y se hicieron algunos sistemas de apeo en aquellos que corrían más riesgo.

Así, explica que con la actual intervención el suelo, antes de tierra, está cubierto ahora por una solera de hormigón al que se le ha instalado además un sistema de drenaje. Igualmente se ha desmontado una arcada de arcos carpaneles con columnas que estaban inestables y se están clasificando todos los sillares, fustes y las dovelas de los arcos, que se copiarán en el Museo Arqueológico. Igualmente se ha hecho un apeo para conservar lo que quedaba de la arcada renacentista, con la idea de restaurarse en condiciones una vez haya un nuevo presupuesto.

Además, se están enfoscando con mortero de cal todos los muros que estaban desprotegidos para que la lluvia y el viento los dañen lo menos posible, además de proteger los remates superiores con mortero hidrófugo y con albardilla de ladrillo cerámico.

Por último, que es prácticamente lo que resta, se van a cubrir con cubiertas ligeras de chapa las crujías delantera y posterior para que los espacios estén protegidos de las inclemencias meteorológicas y se conserven lo mejor posible, explica Barroso.

En cuanto a la fachada, también bastante deteriorada, señala el arquitecto municipal que requiere “una intervención costosa y muy especializada”, por lo que en estos momentos no puede actuarse sobre ella.

Una vez los arquitectos y los obreros terminen su parte, le tocará el turno a los políticos, que tendrán que arrimar el hombro para buscar financiación y, sobre todo, proyectar un uso definitivo a un espacio que ya sonó en su día como sede del archivo municipal y posteriormente como sede de la pinacoteca del empresario jerezano Joaquín Rivero.

Sea con una fórmula enteramente pública o buscando el apoyo de la iniciativa privada, lo cierto es que Riquelme debe convertirse en ese punto de arranque de la rehabilitación de San Mateo y por ende, del casco histórico. Los jerezanos, sus vecinos y los turistas que se tiran de los pelos cuando ven su estado, lo agradecerán.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído