El flamenco, la educación, el mundo rural, la experiencia y el trabajo bien hecho durante décadas. Pero también la superación y la ilusión por un futuro mejor de la mano de los más jóvenes fueron, a grandes rasgos, las notas más significantes de una nueva entrega de los Premios Ciudad de Jerez. La gala, también marcada por la emoción que mostraron algunos de los premiados a la hora de recoger sus distinciones, recompensaron la labor del Centro del Profesorado de Jerez; de Rosario Lazo (la Reina Gitana); del Clúster Turístico Destino Jerez; de los hermanos Alejandro y Pablo Zarzuela; de Sur Fashion Experience; de la Guardería Blanca Paloma; de Rafael Infante y de Lourdes Menacho.

En otra calurosa jornada del patrón San Dionisio, y de nuevo en los Claustros de Santo Domingo, la gala arrancaba con las notas musicales de Eloísa Junquera, alumna de piano de la Escuela Municipal de Música, para a continuación, entregarse el primero de los premios, el de la Solidaridad, a la Guardería Blanca Paloma. Recogía el galardón la fundadora del centro, María Domecq López de Carrizosa, entre aplausos y un sonoro “ole tú, María”. Su guardería, fundada hace medio siglo en la barriada de San Telmo, ha desarrollado una gran labor social con la infancia. Por eso, Domecq consideró en su breve discurso que “Jerez nos ha devuelto el cariño que hemos entregado durante 50 años”.

Más tiempo que su predecesora pasó en el estrado Lourdes Menacho Vega, premio Ciudad de Jerez a la Iniciativa, que durante casi quince minutos hizo un alegato por reivindicar el papel de la zona rural de Jerez que, como señaló, cuenta con 33 núcleos, los cuales fue citando al comienzo de su parlamento. Menacho recordó también que uno de los grandes símbolos de la ciudad, el casco griego que puede contemplarse en el Museo Arqueológico y cuya reproducción se usa como premio en los Ciudad de Jerez, fue encontrado precisamente en el Guadalete, entre La Corta y El Portal. Menacho, que se emocionó al dedicar el galardón a sus padres, invitó al público a conocer la zona rural, que necesita ser “fuerte y competitiva”, añadiendo que sus habitantes no quieren “más que nadie, sino lo mismo” que sus vecinos de Jerez.

Sin solución de continuidad se entregó el tercero de los premios, el del Emprendimiento, a las periodistas Ainhoa Rosado y Marta Silva. Ambas, en 2016, dieron forma a un evento, la Sur Fashion Experience, que en apenas dos años se ha hecho un hueco en el panorama de la moda andaluza conjugando belleza, gastronomía, turismo y formación. Rosado comenzó su interlocución recordando “a los muchos profesionales que hay detrás de este evento y que lo hacen grande” para, a continuación, destacar que el premio conseguido es la recompensa “al “esfuerzo, la ilusión y la constancia”, añadiendo entre lágrimas que, por encima de todo, es “un sueño cumplido en mi propia tierra”. Su compañera Marta hizo un llamamiento a los jerezanos por “romper todos esos techos de cristal que nos atan” y afirmó que el objetivo de la Sur Fashion Experience es situar a Jerez como uno de los centros de la moda en España. Ainhoa volvió a tomar la palabra para “animar a todos los emprendedores. Que nadie nos quite las ganas y la ilusión”.

Después de los primeros premios, el flamenco se hizo presente en la gala de la mano de la Reina Gitana y de Rafael Infante. La primera, premio a la Creación, tuvo la intervención más destacada de la gala, combinando en sus palabras sentido del humor, pero también mucha emotividad. Rosario Lazo, que reconoció estar “tremendamente emocionada”, recomendó al Ayuntamiento que instaurase “un premio al aguante”, al dedicarle el premio a su marido, así como que le otorgue otro al obispo de Jerez, José Mazuelos, al que agradeció “la de veces que reza por mí”. Tras estas pinceladas de humor, muy aplaudidas por el público, Rosario pidió que se mostrase una foto en la pantalla en la que se fueron proyectando vídeos alusivos a todos los premiados. Inmediatamente apareció una de una niña de no más de cinco años. “Soy yo”, indicó al público, y entonces, emocionada, le habló a esa niña que fue. “Mira Taíto lo que has conseguido por tu vocación y tu pureza. Porque aunque contra marea, has querido y has conseguido ser pianista y artista. Y a pesar de que ha costado mucho llegar hasta aquí, vas a mantenerte arriba, con 39 años. Nadie te va a quitar ni tu pureza ni tu humildad. Tú eres la verdadera reina gitana”, culminó Rosario para ser fuertemente ovacionada a continuación.

Tras la artista, se otorgó el premio a la Investigación del Flamenco a Rafael Infante, catedrático de Estadística e Investigación Operativa de la Facultad de Matemáticas de la Universidad de Sevilla, pero también director de la Cátedra de Flamencología de la universidad hispalense y gran investigador del mundo flamenco. Infante, jerezano que lleva décadas viviendo en la capital andaluza, reconoció que el premio, que le "llena de satisfacción y orgullo”, le ha llegado de manera imprevista. También explicó que su “vena matemática” le hizo pensar por qué es merecedor del mismo, ya que “el resto de premiados ha hecho una gran labor en diferentes campos y yo sólo he hecho lo que me gusta”. Infante aprovechó para pedir “ayuda” a las instituciones públicas y privadas “para que Jerez ocupe en el mundo flamenco el lugar que le corresponde”; pidió la recuperación de los premios Copa Jerez para que reconozcan la labor de los nuevos valores del flamenco así como de los veteranos, e instó a revitalizar la Cátedra de Flamencología de Jerez.

Tras casi una hora de gala llegaba el premio a la Integración, otorgado a los hermanos Pablo y Alejandro Zarzuela, jugadores de baloncesto en silla de ruedas y que en 2016 obtuvieron una histórica medalla de plata en los Juegos Paralímpicos de Brasil. Recogió el premio Pablo, que ante la ausencia por causa mayor de su hermano, se encargó íntegramente del discurso de agradecimiento. Muy emocionado, hasta el punto de romper a llorar en un par de ocasiones, afirmó que el Ciudad de Jerez es la “recompensa a todo este esfuerzo y trabajo realizado estos años en este deporte —el baloncesto— que tantas alegrías nos ha dado”. Pero Pablo destacó que el mayor premio “ha sido llevar el nombre de Jerez allá donde hemos competido”. Entre lágrimas, animó por último a las instituciones, tanto públicas como privadas, a “ayudar, más si cabe, al deporte adaptado”.

Los dos últimos premios que se entregaron fueron el de la Promoción Turística, al Clúster Turístico Destino Jerez, y el Especial, al Centro del Profesorado de Jerez (CEP). El primero lo recogió Antonio Mariscal, presidente del clúster, que destacó que tras apenas unos meses del nacimiento de este proyecto ya hay 75 empresas adheridas al mismo, las cuales “entienden el destino Jerez como un todo”, y señaló que el objetivo del clúster es servir de “catalizador del cambio de paradigma turístico” en la ciudad.

Carmen Sotelino, directora del CEP, cerraba el capítulo de premiados tras las notas musicales al piano de Alejandra Martos. En su discurso resaltó que los resultados de esta institución se han conseguido reuniendo “a excelentes profesionales”, añadiendo que este premio “no tendría sentido sin los profesores”. Su largo discurso, en el que entre otras cosas dio a conocer la labor que el CEP viene impulsando durante 30 años, culminó con el mensaje de que “la educación es un derecho, pero también una responsabilidad”.

Tras los galardonados, tomó la palabra la alcaldesa, Mamen Sánchez, que reconoció que los premiados en esta edición de los Ciudad de Jerez han demostrado “un compromiso especial con Jerez como proyecto colectivo, como espacio para vivir y convivir. En este proyecto colectivo, ha seguido explicando la alcaldesa, “deben articularse espacios de encuentro de la ciudadanía: espacios para la creación cultural, espacios para el emprendimiento, espacios educadores, espacios para la reflexión y el debate, espacios para la innovación… Desde todos esos ámbitos se impulsa el desarrollo comunitario”.

Mamen Sánchez añadió que el Ayuntamiento es el primer eslabón  entre las administraciones y la sociedad civil y “nuestro deber es estimular el logro de una ciudad plural, dinámica, solidaria y emprendedora. Con una ciudadanía  que entienda el futuro como el  empeño que nos proponemos cada día,  desde la posición que cada cual ocupe.  Y ese empeño de personas e instituciones concretas es lo que estamos reconociendo con todos los honores en este acto”.

Tras estas palabras, y después de casi dos horas de gala, Rosario Lazo ponía el punto final a la misma interpretando al piano su tema A mi mare, acompañada al violín por Samuel Cortés y a la percusión por Rafael Fernández.

Sobre el autor:

jorge-miro

Jorge Miró

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído