¿Qué impuestos gravan a las apuestas deportivas?

lavozdelsur_openodds.jpg
lavozdelsur_openodds.jpg

Siempre que las ganancias no superen las pérdidas, no existe obligación de incluir este dinero en la declaración de la Renta.

Los ingresos obtenidos por apuestas deportivas deben ser declarados a Hacienda. La tributación a la que está sujeta el juego en España la regula la Ley 13/2011 de 27 de mayo, conocida como la Ley del Juego. Siempre que las ganancias no superen las pérdidas, no existe obligación de incluir este dinero en la declaración.

La cuestión viene cuando lo que se ingresa es más que lo que se gasta. En ese caso, hay que incluir esos ingresos en la renta, siempre y cuando arrojen un saldo positivo superior a los 1.000 euros al año. Probablemente, la Agencia Tributaria no practique retención alguna por ese dinero, ya que siempre tiene en cuenta el mínimo personal y familiar exento de tributación. Una cifra que depende de las circunstancias de cada cual, pero que suele estar en torno a los 5.000 euros.

Las pérdidas pueden ser deducidas de los beneficios obtenidos, siempre que no sean superiores. Estos beneficios que se consiguen con las apuestas deportivas son considerados como rendimientos del trabajo, por lo que tributan con el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Suponen una ganancia patrimonial, de ahí que en la práctica funcionen como si de un salario se tratase. El IRPF varía según la comunidad autónoma y en España es un impuesto que aumenta en función de la cantidad de beneficios obtenidos. Cuanto mayores sean los ingresos logrados a través de las apuestas deportivas, más IRPF habrá que pagar a Hacienda.

Esta normativa afecta, sobre todo, a aquellos jugadores profesionales que viven exclusivamente del dinero que ganan con esta actividad. Muchos de ellos utilizan métodos estudiados o herramientas como la calculadora de apuestas de openodds.com para rastrear el mercado en busca de la mejor cuota para multiplicar su dinero.

Algunas curiosidades interesantes

Precisamente, son estas personas las más interesadas en conocer la normativa y aplicarla para evitar tener problemas con el fisco. Por ello, deben saber que no solamente se tributa por el beneficio retirado de la casa de apuestas, sino que también cuenta el que se tiene en este tipo de páginas, siempre y cuando no provengan de un ingreso de saldo, sino de ganancias por el juego.

Es decir, si en la cuenta personal de cualquier casa de apuestas deportivas se dispone de un saldo de 2.000 euros y se sacan 500, no tributarán solamente esos 500 retirados, sino los 2.000.

Es bueno saber que también debe incluirse en la renta el dinero obtenido por los bonos de regalo que muchas casas ofrecen a sus nuevos usuarios. Al igual que si se tienen varias cuentas, tributará conjuntamente todo el dinero que se ingrese a través de ellas y no por separado.

Las multas por no declarar los beneficios a Hacienda oscilan entre el 50 y el 150 por ciento de las ganancias obtenidas mediante esta fuente.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído