El presidente de la Junta prefiere no 'mojarse' al ser preguntado si apoya a Saldaña

Tras el incidente del líder del PP de Jerez, Moreno Bonilla responde que el objetivo "único" es trabajar por Jerez

Moreno Bonilla y Antonio Saldaña, en el acto de este jueves. FOTO: JUAN CARLOS TORO
Moreno Bonilla y Antonio Saldaña, en el acto de este jueves. FOTO: JUAN CARLOS TORO

La visita del presidente de la Junta a Jerez, Juan Manuel Moreno Bonilla, dejó una imagen de partido que no se veía desde hace tiempo. Durante la desescalada, el que fue candidato del PP al Ayuntamiento y hoy es líder del partido en la ciudad, Antonio Saldaña, fue cazado por la Policía Local triplicando la tasa de alcoholemia.

En una polémica interna que no pasó desapercibida, primero la dirección provincial pidió a Saldaña que abandonara sus cargos públicos, el de Diputación, donde era el portavoz, y el del Ayuntamiento de Jerez. El jerezano aguantó el pulso a la también jerezana Ana Mestre, que posteriormente incluso rechazó darle su apoyo en virtud de delegada provincial de la Junta y mandamás del PP provincial.

Una comitiva local del PP acudió al encuentro del presidente de la Junta en el hospital. A la cabeza, el propio Saldaña, junto a la exalcaldesa y diputada María José García-Pelayo, concejales como Jaime Espinar o el exdiputado Aurelio Romero, ya retirado de la primera línea. No faltó la propia Ana Mestre o la delegada provincial de Salud, la exconcejala jerezana Isabel Paredes.

La foto del PP de Jerez con Moreno Bonilla. FOTO: JUAN CARLOS TORO
La foto del PP de Jerez con Moreno Bonilla. FOTO: JUAN CARLOS TORO

Cuando ya enfilaba su coche para continuar con su agenda en la provincia, Moreno Bonilla acabó parándose para charlar apenas un minuto con el PP de Jerez. Bromeó con el propio Saldaña y se hicieron una foto de familia con el hospital al fondo.

Sin embargo, unos minutos antes, en el turno de preguntas, lavozdelsur.es preguntó a Bonilla si le daba su apoyo a Saldaña, en referencia al citado incidente. La respuesta fue una no-respuesta. "En Jerez funcionamos y se funciona bien con el objetivo de mejorar y trabajar para la sociedad. Ése es el único objetivo". Nada más. 

No hubo un apoyo concreto a Saldaña, que abandonó Diputación por las presiones del partido pero mantuvo su acta en Jerez como principal estilete. La excusa oficial fue que se centraría en el proyecto de la ciudad. Pero cuando aún faltan casi tres años para las próximas municipales, no ha habido una muestra pública que afiance a Saldaña en su posición.

La disputa, en realidad, viene de atrás entre los altos mandos provinciales contra el PP de Jerez, con Mestre y el diputado José Ortiz como principales fuegos amigos. La primera, de la familia política de Bonilla; el segundo, uno de los pocos puros casadistas de la provincia, que dejó la alcaldía de Vejer para ir al Congreso. No en vano, los jerezanos optaron mayoritariamente por Cospedal y no se movieron en la última ronda de las primarias internas que eligieron a Pablo Casado como presidente del PP, reclamando un acuerdo entre las dos facciones hasta momentos antes de que se votara. Y, de hecho, Bonilla sacrificó a Saldaña cuando lo apartó de las listas al Parlamento andaluz, donde se esperaba que repetiría y el jerezano daba por hecho. 

En cualquier caso, este 1 de octubre de 2020, queda la foto entre Bonilla y el PP de Jerez. Lo que ocurra mañana, o dentro de tres años, aún no ha trascendido o no se sabe.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído