¿Por qué no se permite el acceso a la planta de reciclaje de Las Calandrias?

Adelante Jerez denuncia oscurantismo en la actividad que se realiza en las instalaciones y pide poder acceder a ellas para comprobar que se cumplen las normas de seguridad en el trabajo

Un cartel indicativo, a la entrada de la planta de Las Calandrias. FOTO: MANU GARCÍA
Un cartel indicativo, a la entrada de la planta de Las Calandrias. FOTO: MANU GARCÍA

Adelante Jerez denuncia oscurantismo en la actividad que se realiza en la planta de reciclaje y compostaje de residuos sólidos urbanos Las Calandrias, ya que no se permite el acceso a las instalaciones a los miembros del consejo local de Medio Ambiente, órgano que ha solicitado la visita a las mismas en varias ocasiones. Lo máximo que han conseguido es una charla informativa en la sala de oficinas con la negativa rotunda de acceder al interior de las instalaciones, pese a la insistencia de algunos de sus miembros. E igualmente sucede con el alumnado del ciclo superior de Salud Ambiental, que pese a las reiteradas peticiones de su profesorado, la empresa niega la entrada para que puedan conocer las instalaciones y su funcionamiento.

Desde Adelante se considera fundamental que el Ayuntamiento, y así lo llevará al próximo pleno municipal, realice las gestiones que sean necesarias para erradicar dicho secretismo en Las Calandrias y los jerezanos sepan qué se está haciendo en dicha planta de reciclaje, ya que se trata de una propiedad municipal gestionada por la empresa concesionaria UTE Sufi-Verinsur. Y es que la planta de Las Calandrias actúa como si de una propiedad privada se tratase y los jerezanos no tienen garantías de que en Jerez se esté reciclando.

La concejala de Adelante Jerez, Rocío Monedero, asegura que “solicitamos una cosa muy sencilla: poder visitar las instalaciones de la planta de reciclaje y compostaje de Las Calandrias”. La petición es clara y concisa cuyo principal objetivo es saber cómo está funcionando la planta, dónde va a parar el reciclaje que los ciudadanos realizan y si se respetan las condiciones laborales. Y es que, a través de diferentes agentes se ha denunciado en repetidas ocasiones, según Monedero “que no se está reciclando y que no se cumplen las medidas de seguridad en el trabajo. De hecho, hemos tenido que lamentar la muerte por accidente laboral de tres trabajadores desde 2007”.

La gestión y explotación de Las Calandrias está adjudicada a la empresa UTE Sufi-Verinsur desde el año 1997 por un convenio firmado con la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Jerez que finalizará el próximo 2023. Durante todos estos años, las obligaciones de Las Calandrias se han visto mermadas ya que se ha producido una importante reducción de la plantilla, ausencia de inversión en el mantenimiento y la inexistente renovación de las instalaciones, todo ello sumado a un preocupante oscurantismo de la praxis dentro de las instalaciones.

En este sentido y a juicio de Rocío Monedero “éstas son razones de más que nos llevan a pensar que la empresa concesionaria, UTE Sufi-Verinsur no está cumpliendo como debiera con sus obligaciones. Por lo que Adelante Jerez considera que el Ayuntamiento debe fiscalizar su actividad porque se trata de un servicio público pagado con los impuestos de los ciudadanos y obligarla a cumplir el pliego de condiciones”.

La coalición de izquierdas explica que la reducción de la plantilla agrava los riesgos de seguridad e higiene en el trabajo de la planta, aumentando así la siniestralidad laboral. De hecho se tienen sospechas, según se viene denunciando desde hace años, que los residuos se acumulan porque el reciclaje es totalmente insuficiente y su descomposición provoca unas pésimas condiciones higiénicos-sanitarias de las personas trabajadoras de la planta, así como la existencia continua de riesgo de incendio y de accidentes. Todas estas deficiencias e irregularidades conducen a que gran parte de lo que se recicla en casa, gracias a la necesaria conciencia medioambiental ciudadana, termine todo mezclado en el mismo vertedero de residuos sólidos urbanos de Verinsur saltando todas las normas medioambientales.

El gobierno local ya trabaja en el nuevo pliego

El teniente de alcaldesa de Medio Ambiente, José Antonio Díaz, ha mantenido un encuentro con el comité de empresa de la planta de reciclaje y compostaje Las Calandrias para conocer “las necesidades que tienen los trabajadores para la confección de un nuevo pliego de condiciones para la licitación de tal servicio”, ha explicado el teniente de alcaldesa.

“Tenemos tiempo por delante hasta 2023 para ir trabajando de la mano con los empleados las mejoras estructurales y funcionales de la planta, para la redacción de un pliego acorde a las necesidades de la ciudad en relación a esta planta de tratamiento de residuos”, ha añadido José Antonio Díaz.

El gobierno local está en fase de iniciación de un nuevo pliego de condiciones “por lo que es fundamental conocer las inquietudes y necesidades reales de los empleados, sobre todo, las relativas a la redacción de un edificio que cumpla con todos los requisitos”, ha afirmado el teniente de alcaldesa.

La concesión recae actualmente en la UTE Sufi-Verinsur y expirará en 2023. Uno de los objetivos que quedará expuesto en el próximo pliego será la adaptación a los nuevos avances tecnológicos del sector en materia de tratamiento de residuos. “Queremos que Jerez tenga unas instalaciones de máximo nivel en este sentido, reincidiendo en el compromiso de este Gobierno local con la Sostenibilidad, de las consideradas ‘premium’ en el sector del reciclaje”, ha definido Díaz.

Sobre el autor:

lavozdelsur.es

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído