Pemán: “Somos invencibles, porque tenemos el mejor de los Caudillos y tenemos la mejor munición”

Un exhaustivo trabajo de investigación de Todos los Rostros desvela discursos y actuaciones del escritor durante la Guerra Civil

Pemán (derecha) en Roma, con Mussolini y Millán Astray en el Día de Solidaridad con España. FUENTE: LUCE
Pemán (derecha) en Roma, con Mussolini y Millán Astray en el Día de Solidaridad con España. FUENTE: LUCE

“La guerra que contra ellos sostenemos no es contienda de bandos: es nueva guerra de la Independencia; nueva Reconquista; nueva expulsión de moriscos. Y por eso, como decía yo en Jerez hace poco, al luchar contra ellos, no luchamos por esto o por lo aquello: luchamos íntegramente por España y por la civilización”. Son palabras de José María Pemán, publicadas en prensa el 18 de agosto de 1936, apenas un mes después del alzamiento militar que dio paso a la Guerra Civil. Durante ese periodo, el escritor nacido en Cádiz “se apresta a la guerra y a exaltar la masacre”, como recoge el blog Todos los Rostros, que publica un exhaustivo análisis de las acciones y declaraciones realizadas por Pemán durante el periodo bélico.

“Confirmada la toma de Jerez, sale del escondite de su finca Cerro de Santiago, abraza en los cuarteles a los matarifes armados de su propia cuerda e inaugura desde Radio Jerez y para toda España sus soflamas de muerte: La idea de turno o juego político, ha sido sustituida para siempre, por la idea de exterminio y expulsión, única salida válida frente a un enemigo”, recoge la citada fuente.

El poeta, “por lo que dice es una misión mística y mesiánica, está presente en todas las trincheras, en todos los frentes, en todos los desfiles de retaguardia y en todos los receptores de radio”. Tanto es así que se llegan a contabilizar 26 discursos realizados entre el 1 de agosto y finales de 1936, otros 37 durante el año 1937, 34 en 1938 y al menos siete hasta junio de 1939, realizados en plazas, trincheras o búnkeres, en los que defiende la necesidad de "esta guerra de civilización" contra "los sin Dios", marxistas y masones.

Para entender mejor al personaje, Todos los Rostros aporta tintes biográficos de Jose María Pemán y Pemartín (Cádiz, 1897-1981). “Hijo de un diputado conservador gaditano y de una jerezana rica de poderosa e influyente estirpe, es educado como miembro de la más exclusiva élite y formado por marianistas y jesuitas en la escolástica grecolatina, en la cultura clásica española y en la negación de la Igualdad social y del Derecho Universal al voto”, explica.

El alférez Pemán dando un discurso a nuevos alfereces en Orense, en julio de 1938.

Pemán hereda “ideas, tierras, viñedo y capilla en el Cerro de Santiago de Jerez y entronca con la más rica aristocracia al casar con María del Carmen Domecq Rivero Núñez de Villavicencio y González, hija de la marquesa viuda de Casa Domecq”. Es en 1925 cuando es nombrado secretario local de la Asociación Católica Nacional de Propagandistas en Cádiz, desde donde “trabaja con entusiasmo organizando en bibliotecas privadas campañas de expurgo de publicaciones subversivas del orden social incluidas en el Índice de Libros Prohibidos del Vaticano y, desde 1928, requisando literatura pornográfica en kioscos callejeros con el apoyo de agentes de la autoridad”.

José María Pemán, además, es admitido como caballero de la Orden de Montesa, por lo que “ha de probar que era en sus dos primeros apellidos hijodalgo de sangre y no de privilegio; tener escudo de armas; ser descendiente él, su padre y madre y abuelos varones de casa solar conocida; no haber ejercido oficios viles, mecánicos o industriales; no ser de raza o mezcla de judío, moro, hereje, converso ni villano, por remoto que sea; no ser o descender de penitenciados por actos contra la fe católica; no ser él, sus padres o abuelos procuradores, prestamistas, escribanos públicos, mercaderes al por menor o haber tenido oficios por el que hayan vivido o vivan de su esfuerzo manual; o no carecer de medios decorosos con los que atender a su subsistencia”.

Después de apoyar la dictadura de Primo de Rivera, forma parte del partido Unión Monárquica Nacional, con Calvo Sotelo, José Antonio Primo de Rivera y Ramiro de Maeztu, entre otros. Todos los Rostros recoge que “el advenimiento de la República produce en Pemán una radical reacción contraria, que evidencia sin ambages formando parte de la militante Acción Española también con Calvo Sotelo y Ramiro de Maeztu, luego creando con el primero Renovación Española, y en el interín exigiendo el retorno de la primacía de la familia, la Patria, la Religión y la Monarquía en multitud de apasionados mítines antirrepublicanos prodigados por toda España”.

Los recortes de prensa que se conservan de la época recogen palabras de Pemán, como las publicadas en septiembre de 1936, cuando asegura que “tiene que ser la idea exterminio y expulsión la que termine definitivamente con toda idea de trato o de juego político, porque esa idea de la expulsión y exterminio es la única que debe guardarse a un enemigo que está haciendo en España unos destrozos como no ha sufrido ninguna otra nación”. De ese mismo mes es el himno al Movimiento Nacional, que reza: “Toda España es un grito de guerra / todo el viento es consigna y es voz / españoles limpiad esta tierra / de las hordas de Patria y sin Dios”.

Pemán, entre cadáveres republicanos en el frente de Toledo, con Pepe Sáinz Nothnagel, jefe provincial de Falange, en 1936. FOTO: MUSEO DEL EJÉRCITO

En marzo de 1937, en plena Guerra Civil, sigue endureciendo su discurso: “Para el delito de alta traición nacional que significa el pacto masónico, judío o internacionalista cometido con la agravante de la inteligencia, el nuevo Estado reserva toda su dureza depuradora”. Y Pemán sigue arengando a las tropas nacionales (22/07/1937): “Somos invencibles, porque tenemos los mejores soldados en esos hombres que marchan cara al sol con los dos corazones, uno en el pecho y otro en la franela del detente, porque tenemos el mejor de los Caudillos y tenemos la mejor munición, porque con nosotros está la verdad y tenemos el mejor aliado, porque con nosotros está Dios”.

“Esta fórmula fascista, llamémosla así, de organizar y pensar la sociedad con un partido único, nexo de la unión entre el poder y la sociedad, no es una fórmula artificial que se haya sacado de la cabeza ningún genio moderno, sino que es, sencillamente, la versión lógica y natural, política de la constitución orgánica de toda sociedad organizada y definida”, señala en julio de 1938. A los nacionales se dirige apuntando que tienen que estar “convencidos” de la “gesta del generalísimo Franco”, del que apunta que fue “señalado por la mano de Dios, que va contra esa alianza satánica que quería destruir a España y al Ejército”.

Todos los Rostros recuerda que “también cosecha honores y parabienes”, ya que “Franco lo elige como miembro del exclusivo del Consejo Nacional de Falange Española Tradicionalista de las JONS”, que considera “una de las muchas recompensas que Franco le otorga por su decisiva colaboración en el empuje bélico y en la configuración del ideario franquista”. Después, Pemán es nombrado presidente de la Comisión Nacional de Cultura y Enseñanza; y también el Ministerio de Defensa lo nombra Alférez Provisional Honorario.

Además, es elegido por Franco para presidir con Millán Astray la misión española que cumplimenta a Mussolini durante la celebración del Día de Solidaridad de la Italia fascista con la España de Franco, ante 150.000 camisas negras. “Tanto impresionan a Pemán el orden, la disciplina, la uniformidad y la efímera convivencia con el Duce, que días después dedica dos páginas en ABC a su encuentro con el líder fascista bajo el título Esto os traigo de la fuente misma”, escribe Todos los Rostros, donde se critica que haya “homenajes para Pemán, pero no para los muertos a los que su florido y apasionado verbo contribuyó a condenar y liquidar”.

Portada de 'Arenas y crónicas de guerra de José Mª Pemán'.

Pemán ya no es Hijo Adoptivo de Jerez

José María Pemán, que hasta hace unos días era Hijo Adoptivo de Jerez, perdió esta distinción tras la decisión tomada por el pleno del Ayuntamiento —con los votos favorables de PSOE, Ganemos, IU y Ciudadanos—. “La ley está por encima de todo”, defendía el teniente de alcaldesa Francisco Camas, una decisión que para el PP fue “una cortina de humo”, según señaló el edil Javier Durá en la misma sesión plenaria. Días después, en un comunicado, los populares aseguraban que estos grupos políticos “no pueden borrar la literatura de Pemán de la historia de Jerez”.

“El Partido Popular quiere que Pemán vuelva a ser parte de la historia reconocida de la ciudad, algo que, por mucho que la izquierda pretenda, nunca va a dejar de ser y es que ni el PSOE, ni la izquierda radical ni Ciudadanos pueden borrar la literatura ni la obra de Pemán”, señalaba en una nota dirigida a los medios, donde recordó su propuesta de volver a colocar el busto del escritor en el Teatro Villamarta.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído