Paco Cervera, el tiempo 'entre hilos': "Las nuevas generaciones no cogen la aguja, pero seguirá haciendo falta"

El propietario en segunda generación de Mercería Cervera, en calle Évora, cuenta el origen de su negocio y reivindica a este clásico del centro de Jerez, de los pocos históricos que van quedando

Paco Cervera, en su mercería Cervera de calle Évora en el centro de Jerez.
Paco Cervera, en su mercería Cervera de calle Évora en el centro de Jerez. MANU GARCÍA

La mercería Cervera es un clásico de calle Évora, a apenas unos metros de Doña Blanca, en un entorno donde esos clásicos se van perdiendo. Pero Cervera sigue en forma. Porque ya están en manos de la tercera generación. Paco Cervera es la segunda, hijo del fundador de la casa, Pepe Cervera, que empezó vendiendo hilos en la calle y acabó con dos ubicaciones en la citada Évora, con más de 30.000 productos catalogados, y de los cuales, muchos en diferentes colores, hasta 500. Entre almacén y espacio al público, más de 500 cuadrados. Por eso, Cervera fue uno de los primeros negocios de Jerez que informatizó su gestión interna, allá por los ochenta, para catalogar cada referencia en pasillo y cajón. "Han sido muchas horas de trabajo también en casa", cuenta Paco, que ya está jubilado pero va de vez en cuando a su negocio de toda la vida.

La de Paco ha sido una vida entre hilos, cremalleras. A dos velocidades: por un lado, vendiendo al público, y por otro, a profesionales de la costura. Por un lado, quien desea remendar o personalizar prendas; por otro, las costureras de barrio o modistas locales que aún perviven, aunque las nuevas generaciones "no saben coser como sus madres o abuelas", incide. 

"Mi padre empezó con 14 años en 1928, por las calles de Jerez. Después se fue instalando en distintos sitios. Primero, a la espalda de la iglesia de San Francisco, en unos puestos fijos de madera, que no había que montarlos como los de ahora. Luego en calle Santa Clara, en Doña Blanca, y ya aquí en calle Évora en 1964. Se jubiló en el 84". Entonces, Paco cogió el relevo definitivamente cuando tenía 31 años. "Me salieron aquí los dientes".

En estos años ha cambiado "la estructura del negocio pero no el negocio, lo que se vende". Y sigue en marcha. "Tenemos clientes de toda la vida, e incluso segundas y terceras generaciones de clientes, como nosotros". Los mejores momentos fueron "los ochenta. En los noventa hubo un pequeño declive y luego se estabilizó". "Siempre está la modista que pone un aplique, aunque las nuevas generaciones no cosen. No obstante, sí lo hacen sus madres y abuelas, como ganchillo, por ejemplo, al casarse. Siempre hay algo, todo cambia".

Paco, entre estanterías del almacén de Cervera. FOTO: MANU GARCÍA
Paco, entre estanterías del almacén de Cervera. FOTO: MANU GARCÍA

A él mismo le han durado prendas "más de 20 años", era "buenísimo, fantástico". Ahora "hay muchas cosas de ofertas en tiendas de centros comerciales, aunque también vienen a los arreglos porque no tienen la calidad que tienen que tener, esos van a seguir haciendo falta".

Eso sí, gracias a programas como Maestros de la Costura o Aguja Flamenca, en TVE y Canal Sur, "algo se nota" que esa nueva generación se anima a ir probando con los hilos. Pero "lo que se notaba era el curso de costura de Las Angustias para mayores". De ahora casi mejor ni hablar porque "es una situación que...". Lo bueno, incide, es que el local es propiedad de los Cervera, por lo que no se las ve en esas de afrontar alquileres.

Cervera es, así, uno de esos que aguantan y aguantarán a pesar de que el centro de Jerez está "muy abandonado. El parking es muy caro, aunque yo entiendo que es su negocio. La grúa da vueltas dando coches... Viven de su negocio, pero el aparcamiento es el problema porque para el cliente que quiere echar un par de horas es prohibitivo. Vienen con la intranquilidad. El centro se deshabita, no hay vigilancia...". Al menos, "los robos no nos afectan, van a perfumerías, o a alimentación a por un jamón". "O que no hay iluminación. Se cayó una farola y el Ayuntamiento no la repuso en esta calle".

La tercera generación ya ha tomado el relevo en Cervera. FOTO: MANU GARCÍA
La tercera generación ya ha tomado el relevo en Cervera. FOTO: MANU GARCÍA

Van quedando "Mafalda en calle Bodegas, La Tijera o El Rápido Alemán, no se me ocurren muchos más que aguanten". Lo que aguantaban, dice, es "el ocio en el centro" como alternativa al comercio tradicional, aunque muchos abren y cierran a los cuatro meses, y todo eso sin pensar en estos tiempos, en referencia a como era antes de esta crisis.

"Para nosotros, el comercio, el cierre a las seis ha sido una traba, que ya el lunes podremos abrir hasta más tarde. Pero las grandes superficies sí abren, por secciones, pero les beneficia y han metido la pata. El gremio lo ha sentido, se ha perdido dinero en las familias y vivimos con la incertidumbre de no saber qué va a pasar. No hemos tenido que recurrir a préstamos del ICO y empiezan a pagar ahora. Sí tenemos un ERTE, y pagamos más de 600 euros por cada uno en Seguridad Social", señala sobre esta situación. Y de hecho ya van "seis proveedores que cierran este año, menos mal que tenemos una amplia cartera de proveedores". Cervera, con todo, sí aguanta, y aguantará. La tercera generación ha llegado con ganas. Y mientras, si no, Paco seguirá guiando, como moviendo los hilos desde su merecida jubilación.

Sobre el autor:

pablo fernandez quintanilla 0002 4 1000x574 (1)

Pablo Fdez. Quintanilla

Licenciado en Periodismo y Máster en Comunicación Institucional y Política por la Universidad de Sevilla. Comencé mi trayectoria periodística en cabeceras de Grupo Joly y he trabajado como responsable de contenidos y redes sociales en un departamento de marketing antes de volver a la prensa digital en lavozdelsur.es.

...saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído