osborne.jpg
osborne.jpg

La compañía refuerza la inversión en sus marcas propias más importantes y logra que su nueva filial en China se convierta en el principal mercado internacional de Cinco Jotas.

Osborne alcanzó en 2015 unas ventas de 241 millones de euros y un Ebitda –un indicador que recoge el beneficio bruto de explotación antes de deducirse gastos financieros– de 35,6 millones. Estas cifras representan una reducción respecto al 2014 del 1,6% y del 11%, respectivamente, provocada en su totalidad por la finalización de la distribución de Seagrams Gin.

En un comunicado, Osborne indica que, en línea con su plan estratégico, en 2015 ha renovado la distribución de marcas maduras que tuvieron un alto impacto en las ventas y el Ebitda de años anteriores –Seagram's Gin y Monster Energy Drink– por la incorporación de nuevas distribuciones de "alto valor añadido y potencial de crecimiento", como Brockmans Gin y Fever Tree.

La compañía ha reforzado la inversión en sus marcas propias más importantes: Carlos I, Montecillo, Nordés Gin y Cinco Jotas. Por último, Osborne ha impulsado su negocio internacional, logrando que su nueva filial en China se haya convertido ya en el principal mercado internacional de Cinco Jotas.

En palabras de Tomás Osborne, presidente de la compañía, "2015 ha sido un año satisfactorio para nosotros en el que hemos reforzado sustancialmente nuestras marcas más importantes y hemos renovado exitosamente la cartera de distribuciones de terceros". Por eso cree que su negocio "es ahora más sólido que hace un año porque hemos ampliado nuestro portafolio de marcas propias".

El negocio internacional de la firma representa ya el 25% de la contribución de la compañía, con una apuesta "muy clara" por el desarrollo de sus filiales en China y Brasil. Destacan también sus últimas adquisiciones, como la ginebra Nordés, el brandy 1866 y la cachaça Espirito de Minas.

También incorpora nuevas distribuciones en España en segmentos de "alto valor añadido y potencial de crecimiento" –la ginebra Brockmans y la tónica Fever-Tree– que complementan la cartera de marcas de terceros de la compañía –Ron Santa Teresa, Passport Scotch Whisky y Whisky 100 Pipers entre otras–.

El año pasado, Osborne también impulsó la creación de la Fundación Osborne, que se convierte así en su vehículo para gestionar su actividad de responsabilidad social corporativa, y continúa con el desarrollo de la marca del Toro de Osborne a través de licencias en categorías premium.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído