gopr1983_copia
gopr1983_copia

Personal y usuarios vuelven a denunciar la saturación del área de Urgencias del Hospital. Los pasillos y la sala de espera están llenos de pacientes en camillas y sillas de ruedas que tardan horas en ser atendidos. Otros permanecen en observación durante días hasta ser ingresados en algún hospital.

“La sala de espera de pacientes colapsada, el área observación donde se encuentran los pacientes esperando que se les asigne una cama o decidan si le dan el alta o no está llena, la sala de tratamientos igual, los pasillos también están llenos de camillas, sillas de ruedas y lo más grave es que todos los facultativos son residentes”. Así lo ha hecho saber una trabajadora del Hospital de Jerez a La Voz del Sur, indignada porque nadie denuncia la lamentable situación tercermundista, situación que se repite casi a diario, asegura.

Ayer martes y este miércoles, como constatan las imágenes, el estado de Urgencias es caótico y ,en esta ocasión, no se puede atribuir a un periodo festivo ni vacacional. La madre de uno de los pacientes aquejado de bronquitis, contaba a este medio que ayer por la tarde se marchó después de cuatro horas de espera, desesperada, sin ser atendido. “La sala de espera estaba colapsada, había personas vomitando y no se podía estar del mal olor y hemos venido esta mañana temprano”. Cuatro horas después, cuenta, le han realizado una radiografía a su hijo y permanece a la espera de entrar en la consulta. Les atienden bien, dice, pero no hay personal suficiente y se lanzan la pelota los unos a los otros, aunque algunos enfermeros y celadores, a juicio de esta acompañante, "deberían ayudar más a las personas que están en las camillas y sillas de ruedas", ante este desastroso panorama.

"La sala de espera estaba colapsada, había personas vomitando y no se podía estar"

Una señora de 88 años de edad, operada recientemente de una fractura de cadera llegó a Urgencias ayer a las tres de la tarde, un día después de haber sido dada de alta. "Tuvimos que traerla de nuevo a Urgencias porque el médico de cabecera que la visitó en casa le diagnosticó neumonía", explica su hijo. Además, cuenta, estuvo todo el día de ayer con el oxígeno puesto en el pasillo, hasta las 9 de la noche que la pasaron a Observación donde permanece a la espera de ser trasladada al Hospital San Juan Grande, cuando quede una cama libre. “Las personas no vienen a verle la cara al médico, están malas. Tendrán pocos medios, por eso anoche con lo mal que estaba mi madre querían mandarla a casa aún habiéndonos advertido de que podría acumular líquido en los pulmones. ¿Estamos locos?”

Desde los centros de salud, los profesionales médicos llevan meses denunciado la saturación y la incapacidad de atender a los usuarios con normalidad, ante la falta de personal y de medios como consecuencia de los recortes que no sólo afectan al Hospital.

Sobre el autor:

btJPX1dv_400x400

María Luisa Parra

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído