Los niños cruzan una carretera "muy peligrosa" para ir a clase en La Barca: "Los coches pasan a toda velocidad"

Las AMPA del CEIP La Barca y el IES Vega del Guadalete se movilizan para que sus hijos dispongan de una parada cercana a sus viviendas en una zona segura, un problema "histórico" que afecta a 15 familias de Magallanes y Alto Magallanes

Las familias de Magallanes se movilizan para poder utilizar el servicio de transporte escolar.
Las familias de Magallanes se movilizan para poder utilizar el servicio de transporte escolar. MANU GARCÍA

Una vecina mira a un lado y a otro. Corre, que no viene ningún coche. Cruza apresuradamente la rotonda situada a la entrada de la ELA jerezana de La Barca y sigue su camino. "Ni hay semáforo, ni paso de peatones ni señalización", dice un grupo de madres de Magallanes y Alto Magallanes señalando la escena que están acostumbradas a presenciar.

Justo en esa glorieta, en la carretera de Cortes, se ubica la parada de autobús que sus hijos deberían coger para llegar cada mañana al CEIP La Barca y al IES Vega del Guadalete. Sin embargo, no lo hacen. Sus viviendas se encuentran a unos 2 kilómetros de allí. "A nadie le compensa. Está más cerca del instituto que de las casas", exponen desde las AMPA Nueva Escuela, del colegio y Nueva Vida, del instituto.

"Yo llevo a mi hijo directamente al colegio y lo quito de peligro", comenta una de las afectadas. Desde hace más de 20 años las familias se ven obligadas a acercar a sus hijos en coche a los centros educativos. Para ellas, tampoco es viable ir andando, está lejos y el camino no está asfaltado. "No hay otra forma de llegar al pueblo que no sea por la carretera y el carril no tiene acera para poder caminar tranquilamente", manifiesta Paula que cuando no dispone de vehículo, sus dos hijos no pueden asistir a clases.

Glorieta donde se sitúa la parada que está a dos kilómetros de las casas de las familias de Magallanes.
Glorieta donde se sitúa la parada que está a dos kilómetros de las casas de las familias de Magallanes. MANU GARCÍA

"Tenemos que estar dependiendo de que otra familia lleve a nuestros hijos. He estado varios meses dejando a mi niño con mis padres en el pueblo", comenta Sonia.

"Tenemos que estar dependiendo de que otra familia lleve a nuestros hijos"

Las madres suspiran desde la parada que no utilizan. Un total de 15 familias hacen filigranas para poder llevar a sus pequeños a los centros educativos, siete de Infantil y Primaria, y ocho de Secundaria. Deben compaginar sus trabajos con el desplazamiento en coche. Si no lo hacen, los niños se quedarían sin ir. “Esto es imposible, y no vamos a andar con niños de 3 años con lluvia y frio media hora larga por un sitio sin acera ni nada”, se quejan.

Unidas, alzan la voz para poner fin a esa situación insostenible. “Tenemos que gestionar nuestro trabajo para poder llevarlos, es muy fuerte”, expone Rosa Gámez, presidenta del AMPA del colegio La Barca. Tiene claro que “la educación pública es un derecho que tienen los niños” y hará todo lo que esté en su mano para mejorar las condiciones del servicio de transporte escolar.

Autobús de la línea P1.
Autobús de la línea P1. MANU GARCÍA

“Tengo que ir a las ocho y veinte con dos mellizos de seis años a llevar a mi hijo de 13 al instituto y esperar a las 9.00 para que entren ellos” explica Anabel, cansada de las idas y venidas diarias. No quiere exponer a su hijo al peligro que supone cruzar la carretera. "Es ilegal, si nos ve la Guardia Civil cruzando por aquí nos multa", dice.

Paula, Sonia, Anabel, Paqui, Rosalía o Reme son algunas de las vecinas de Magallanes que se han movilizado para acabar de una vez por todas con “un problema histórico”. Así lo califica el propio alcalde de la ELA, Alejandro López, que acompaña al grupo en su lucha.

La parada más cercana a las casas corresponde a la línea P1 y se encuentra en mitad de una rotonda. Por ello, las madres solicitan que se realice el cambio a una ubicación más próxima a sus casas o que se añadan tres más para evitar un accidente. “Hemos tenido coches de monumento en las rotondas muchísimas veces”, expresa Paqui.

Un coche entrando en la rotonda donde se sitúa la parada de autobús, a la entrada de La Barca.
Un coche entrando en la rotonda donde se sitúa la parada de autobús, a la entrada de La Barca. MANU GARCÍA

Desde la rotonda piden que el autobús pueda entrar dentro de la barriada a recoger a los niños. “No estamos hablando de un capricho, es una necesidad”, comentan. Sin embargo, aseguran que pese estar aceptada por Tráfico y Educación, aún no es una realidad.

"No es un capricho, es una necesidad"

Las AMPAs decidieron llevar por primera vez el caso al Pleno con la esperanza de que el Ayuntamiento de Jerez pueda ayudarles ya que, desde la consejería de Educación en Sevilla han rechazado su solicitud. “Lo último que nos dijeron es que no hay economía. Por problemas de costes no nos la ponen”, dicen.

Las madres indican a lavozdelsur.es las coordenadas donde podría instalarse la parada en Magallanes. Pero no es la única zona donde los vecinos tienen dificultades para llevar a sus hijos a clases.

Algunas madres en el lugar propuesto para colocar una parada en el interior de la barriada Magallanes.
Algunas madres en el lugar propuesto para colocar una parada en el interior de la barriada Magallanes. MANU GARCÍA

En Alto Magallanes la situación se agrava. Un adulto se turna cada mañana para cruzar con los pequeños por en medio de la carretera de Cortes debido a que la parada del autobús está situada en la acera contraria a la de la barriada. Jesús, uno de los padres afectados, se estremece con solo pensar en la escena. Muchos de ellos optan por llevarlos en sus vehículos. "Es una locura, los coches pasan a 120 y hay una curva con muy poca visibilidad, es muy peligroso", advierte desde el cruce.

"Esto es inexplicable, mira a la velocidad que pasan", dice señalando uno de ellos. Apenas les da tiempo a pasar y es la única forma que, de momento, tienen para acceder al servicio de transporte.

Jesús señala la vía secundaria por la que piden que circule el autobús procedente de Cuartillos.
Jesús señala la vía secundaria por la que piden que circule el autobús procedente de Cuartillos. MANU GARCÍA
Carretera de Cortes que cruzan los niños todos los días para coger el autobús.
Carretera de Cortes que cruzan los niños todos los días para coger el autobús. MANU GARCÍA

Las familias de este lugar piden que el autobús entre por la vía secundaria que se divisa en la parte de las viviendas. “Luchamos para que pueda coger este cruce y así no poner en peligro a los niños todos los días. Hay algunos menores de seis años y en invierno es de noche, no hay apenas luz”.

Sus voces no se callarán hasta que logren un acceso digno al colegio y al instituto. Al pie del cañón, seguirán reuniéndose con las autoridades competentes.

Sobre el autor:

profile_picture

Patricia Merello

Titulada en Doble Grado en Periodismo y Comunicación audiovisual por la Universidad de Sevilla y máster en Periodismo Multimedia por la Universidad Complutense de Madrid. Mis primeras idas y venidas a la redacción comenzaron como becaria en el Diario de Cádiz. En Sevilla, fui redactora de la revista digital de la Fundación Audiovisual de Andalucía y en el blog de la ONGD Tetoca Actuar, mientras que en Madrid aprendí en el departamento de televisión de la Agencia EFE. Al regresar, hice piezas para Onda Cádiz, estuve en la Agencia EFE de Sevilla y elaboré algún que otro informativo en Radio Puerto. He publicado el libro de investigación 'La huella del esperanto en los medios periodísticos', tema que también he plasmado en una revista académica, en un reportaje multimedia y en un blog. 

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído