luz_shopping.jpg
luz_shopping.jpg

Creado para captar a un área de casi un millón de potenciales clientes de las provincias de Cádiz, Sevilla y Málaga, la inversión había generado 1.500 puestos de trabajo en 2014.

Una nueva alternativa comercial y de ocio surgía en Jerez con la apertura de Área Sur. Pero la consolidación total de esta tendencia llegaría el 27 de octubre de 2010, con la inauguración de gran parte del complejo comercial Luz Shopping, el mayor de Andalucía. El parque comercial que gestiona Ikea nacía, tras largas luchas políticas, para dar servicio a un área de influencia de 924.886 potenciales clientes de las provincias de Cádiz, Sevilla y Málaga. Los medios recogían el impacto de la primera jornada: los 50.000 visitantes agotaron las plazas de aparcamiento en media hora. Y comenzó el declive de los negocios tradicionales del centro de la ciudad.

En 2014 el complejo había generado 1.500 empleos aproximadamente. Los datos de este último año serán publicados durante el mes de noviembre coincidiendo con los festejos del quinto aniversario que se celebran a finales de este mes, ya que la apertura de la segunda fase, la del llamado “corazón” de este centro comercial fue a finales de noviembre de 2012.

El parque comercial ya contaba con la tienda de la multinacional sueca Ikea en funcionamiento. Sin embargo, no todos se atrevían a augurar un gran futuro dado la enorme envergadura del ambicioso proyecto. Entre los establecimientos destacaban en esta fase de su inauguración Decathlon, Alcampo, Bricor, Worten, Urende, Darty, Feu-vert, entre otros grandes operadores nacionales e internacionales.

“En su día eso fue una barbaridad, fue la ruptura del equilibrio entre la oferta y la demanda porque se cuadruplicó la oferta. Los perjudicados hemos sido los del comercio tradicional”, lamenta Manolo García, presidente de la asociación de Comerciantes de Jerez (Asunico). García reconoce que Luz Shopping ha arrastrado connsigo a la clientela de la Sierra y Jerez por razones obvias: en el centro es complicado aparcar justo al lado de las tiendas y además allí es gratuito.

El presidente de Asunico reconoce la grave crisis que ha supuesto la apertura de este gran centro comercial. No obstante, asegura, actualmente se están recuperando. El centro de la ciudad, dice, tiene algo que no tiene ni tendrá nunca ningún centro comercial de estas características: un gran patrimonio cultural y la atención personalizada. “Por mucho que quieran eso no nos lo pueden quitar”, subraya. En cuanto a la oferta lúdica y de ocio, destaca que la hostelería y la vida nocturna en el casco histórico se están consolidando. “La gente puede disfrutar del flamenco, de la gastronomía y los locales tradicionales", reivindica.

Comerciantes como los de la plaza del Progreso tienen claro que un negocio en el centro tiene puede tener éxito con independencia del macrocomplejo comercial. Ofrecen nuevas alternativas de ocio para que los pequeños vivan y jueguen en la calle y tienen claro que gran parte de su clientela potencial son los turistas. Luz Shopping no solo ha afectado a los comerciantes locales, también a los ambulantes que cada semana montan su puesto en la explanada de la Hijuela de las Coles. Algunos de ellos ya lo advertían a este medio hace unos meses: “Los centros comerciales y los chinos nos tienen hundidos”.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído