El coro 'Rockola' abre una sesión en la que destacan, por encima del resto, las chirigotas del 'Sheriff' y de los toreros y el cuarteto de Manolo Morera.

Los cuartos de final más importantes para cualquier gaditano no son los de la Champions, son los del Falla cuando cada año se alcanza la segunda fase del concurso carnavalero. En el teatro se respira un ambiente especial dividido entre la nostalgia por el encanto particular de las preliminares y el nerviosismo por las ganas de volver a oír coplas en el templo de losladrillitos coloraos después de un día de descanso.

Rockola, de nuevo, ha sido el primer coro en actuar en estos cuartos…y en la primera sesión. Demostrando (y recordando) que las letras ya puntúan, los dos tangos que cantan no tienen nada que ver con los de la primera sesión. En este caso, el acoso laboral y la hipocresía del Obispado gaditano son los protagonistas de dos letras combativas que impresionan (sobre todo en el caso de la segunda) en el foso y en los espectadores. Va a haber guerra, desde luego, por acceder a semifinales en los coros.

Tras ellos, la primera chirigota de esta fase es Dónde meto el elefante en el piso de estudiantes, que hasta los cuplés parecen no haberse dado cuenta de que ya el repertorio sí puntúa. El primer pasodoble contra las agresiones sexuales puede tener un pase, pero el segundo, en el que critican el carnaval moderno partiendo de las redes sociales, quiere abarcar tantos temas que se queda en nada. Los cuplés, eso sí, muy simpáticos. El primero, para la coincidencia con las chirigotas del Bizcocho y del Vera en el tipo de negros. En el segundo, muy al tipo, creen que ligan con Mirian Peralta…pero acaba yéndose con el elefante, que es, por cierto, de lo mejor de la agrupación.

Lo mejor de la primera comparsa de cuartos es, a buen seguro, el excepcional conjunto de voces, con el que Las irrepetibles firman un más que digno pase por la segunda fase del concurso. Además, letras reivindicativas y contra el concurso de carnaval en Sevilla demuestran que vienen a pelear por un pase a semifinales y no a quedarse aquí. El mascamiento de letra, sin embargo, puede privarles de ese privilegio, algo que pasa también en la tanda de cuplés. El primero, para la coincidencia de tipos en algunas chirigotas. En el segundo tratan la situación catalana con un remate satirón. A ver qué pasa…

Con el cuarteto de Manolo Morera sí está claro qué pasará: que pasarán. Se nota que ahora es cuando ha empezado el concurso para las agrupaciones punteras. Media hora de risas con el Trinchera y Gadita la posicionan, para muchos, en el primer premio de la modalidad. Queda mucho concurso, pero no hay duda de que estarán peleando por volver a ganar en su regreso después de tres años.

Antes del descanso, la chirigota viene de vuelta…con los veteranos rocieros comandados por el Carapapa padre, a quien el grupo le dedica un bello homenaje en forma de pasodoble. Las letras, sin embargo, son todas mascadas y, a pesar del empeño, no logran conectar con el público. Disfrutan en las tablas, pero se quedarán en cuartos.

Tras el parón, la comparsa sevillana Pueblo Lleno vuelve a las tablas tras un magnífico pase de preliminares. Además, logran poner bocabajo el Falla con un precioso pasodoble homenaje (sí, otro más) a Antonio Martín por su medio siglo como autor comparsista. Recorriendo su trayectoria carnavalesca, demuestran su admiración por uno de los gaditanos más laureados de la ciudad. El segundo pasodoble no se queda atrás y, con una feroz crítica a las declaraciones de Celia Villalobos sobre los pensionistas, logran incluso que suene algún que otro improperio hacia la política desde el público. Frío-calor con la tanda de cuplés, dos bolas de pelo de un tamaño importante. Aun así, digno pase de nuevo de la comparsa sevillana.

Carnaval es la palabra que mejor puede definir la actuación de la chirigota Una corrida en tu cara, que saltó a la fama nacional por la denuncia que la hija de Belén Esteban, Andrea Janeiro, interpuso por un cuplé en el que se mofaban de su aspecto físico. Desde la presentación ya le advierten que “cambie de cadena”, pero es en el primer cuplé donde se esconde el plato fuerte. Le piden 'perdón' (entre muchas comillas) en una letra “hecha por mi abogado” y anuncian que la animarán “en el certamen de Miss España”. Transformación absoluta de la chirigota sevillana, que se mete de lleno en la pelea por semifinales.

Justo lo contrario que El rincón del duende, de Nene Cheza, que prácticamente se borra de la lucha por acceder a la siguiente ronda tras los dos pasodobles soltados en cuartos de final. La primera de las letras, para el estilo de vida de los gaditanos, que compaginan trabajo con carnaval y Semana Santa. La segunda, para el amor que un abuelo siente por su nieta. Igual le ha perjudicado lo excesivamente largos que son los pasodobles.

La sesión la cierra la chirigota del Sheriff Los quitapupas, que sigue en progresión ascendente. Un pasodoble a la forma de entender el carnaval y a las 'okupaciones' de pisos al no tener más recursos hacen las delicias (o eso debería) de un público adormilado. En el primer cuplé, sin embargo, hablan de los diferentes puntos de vista de las cosas y cuentan que se han comprado una casa pequeña y elegante “que ha 'okupado' el del pasodoble que canté antes”. En el segundo se acuerdan de la moda de cantar al final de las bodas y ponen el ejemplo del Pellejo, que se está ganando “una pasta”. Ellos le ofrecen “el doble para que no cante”. Deberán estar en semifinales…y es que vienen peleando por lo máximo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído