La organización en Jerez, con 38 voluntarios, condena los abusos que ocurrieron hace siete años en Haití y defiende que existen "fuerzas oscuras" que atacan a la organización por la incidencia política que tiene su acción solidaria.

Oxfam Intermón, una de las organizaciones no gubernamentales más críticas del mundo por señalar a gobiernos y a entidades como responsables de crisis migratorias, pobreza y conflictos bélicos, es ahora protagonista de titulares porque seis trabajadores de Oxfam Gran Bretaña contrataron a prostitutas durante una operación humanitaria en 2011, en Haití, tras el terremoto que asoló al país un año antes. La propia Oxfam Gran Bretaña (ONG que por aquel entonces no estaba unificada bajo el ala de Oxfam Intermón), ya denunció estos hechos en su página web y despidió a los autores de esta violación de derechos humanos, además de que el propio director de la organización en el país dimitió. No obstante, este caso de abusos de poder sale con fuerza en los medios de comunicación, siete años después de lo ocurrido. "¿Por qué?", se preguntan los miembros del comité local de Jerez. Incógnita a la que Maribel Arias, presidenta de la coordinadora de Oxfam Intermón Jerez, y Remo Camozzi, miembro de la coordinadora, quieren dar respuesta ante el hachazo mediático y político que han recibido desde que The Times publicase el escándalo el pasado 9 de febrero.

Si bien en la filial española de Oxfam Intermón más de 1.200 socios se han dado de baja a raíz de la polémica, en Jerez están recibiendo el efecto contrario. No han sufrido pérdidas de voluntarios y socios, sino que en estas últimas semanas, según destaca Arias, tres personas se han dado de alta y dos socios han incrementado su cuota. "Hay  gente crítica que ve que hay algo detrás. Y pensamos que nos están atacando por la incidencia política que hacemos", expresa Camozzi sobre las "fuerzas oscuras" que hay detrás del revuelo que ha manchado la imagen de la ONG. "Nos quieren dar y nos están dando pero bien, porque están mal informando", agrega.

"La raíz de esta historia, pensamos, está en el proceso del Brexit, que ha sido bastante crítico con el gobierno actual británico. ¿De dónde recortar gastos? De la cooperación. Inglaterra jamás ha recortado en ello, pero ahora sí se está hablando en temas de recortes. Y claro, si estás en una organización que tiene el mismo nombre, los políticos de aquí también saltan", explica Remo Camozzi, al tiempo en que hace referencia al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que hace cuestión de días se dirigió a la ONG para decirle que "debería cuidar más su casa antes de hablar de las casas ajenas".

Según informa Oxfam Intermón en España, en 2012, a raíz del escándalo, la ONG reforzó sus prácticas y políticas de actuación para evitar y sancionar casos de este tipo en su equipo operativo, de voluntariado y todas aquellos que trabajan en nombre de Oxfam Intermón. Aunque lo sucedido no lo realizó la misma organización, Remo Camozzi también denuncia los abusos: "Nos parece horrible que haya ocurrido, pero esto es como la oveja negra, que siempre se nota mucho más lo que hace esta que todo lo demás, y que invisibiliza todo el trabajo humanitario que hay detrás, todo el riesgo que se asume...".

Tanto Arias como Camozzi se involucraron con la ONG por su incidencia política y su lucha por el comercio justo, "que es un instrumento revolucionario de justicia social". Para ellos, en Oxfam Intermón se trabajan los problemas desde la base, para llegar al fondo de la situación y así, evitar que vuelva a ocurrir. Evitar los problemas y no colocar parches. "Y desde Oxfam Intermón se denuncia a las grandes internacionales que provocan estas situaciones de injusticia social", destaca Maribel Arias. En su caso, Camozzi decidió cofundar el comité de la ONG en Jerez en 1994 porque "cumple con los parámetros que le exijo a las ONGs, que sean críticos y porque lo que transforma realmente es la acción cotidiana. Con el comercio justo se fomenta el desarrollo y crea vías de comercio que jamás llegaría a las personas del primer mundo".

En Jerez, Oxfam Intermón tiene 38 voluntarios, donde la gran mayoría son mujeres y las principales actuaciones que hacen son de carácter social: charlas de sensibilización en centros educativos, actos de incidencia política, actos de captación de fondos para comprar productos de comercio justo para ayudar a los países en vías de desarrollo, productos que oferta en su tienda de calle Armas, o una tienda de segunda mano que tienen ubicado en el Ateneo de Jerez (en calle San Cristóbal) para gente que necesite ropa. Además de recaudar fondos con eventos para "gente de fuerta y gente de Jerez". "Al fin y al cabo, para quien más lo necesita", resalta Arias. Beneficios que, en base a la polémica desatada por las agresiones que seis trabajadores cometieron hace siete años, disminuirán. "Los grandes perdedores son los que se benefician de estos proyectos", lamenta Camozzi. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído