Las teleoperadoras de la antigua Qualytel no pueden conciliar aunque pidan una reducción de jornada

La plantilla de Majorel denuncia que la empresa no respeta el final de las jornadas a las empleadas con cargas familiares

El edificio donde se ubica Majorel, en el Parque Empresarial, en una imagen de Google Maps.
El edificio donde se ubica Majorel, en el Parque Empresarial, en una imagen de Google Maps.

La empresa Majorel, anteriormente conocida como Qualytel, tiene aproximadamente una plantilla de unas 1.500 personas procedentes de toda la provincia de Cádiz, realizando trabajos de atención telefónica para empresas como ING, Repsol, Naturgy u Orange, y se encuentra ubicada en el Parque Empresarial de Jerez tras haber estado muchos años en la antigua Facultad de Derecho.

La plantilla, en un comunicado remitido a los medios de comunicación, expresa que buena parte de los trabajadores tienen cargas familiares, de modo que se ven obligados a acogerse a una reducción de jornada (reguladas en el artículo 37 del Estatuto de los Trabajadores), renunciando así a parte de su salario, para poder conciliar su vida laboral y familiar.

Dado que su trabajo consiste en atender telefónicamente a los clientes, a menudo su jornada se ve prolongada más allá de su horario, siendo imposible terminarla a la hora que corresponde. Esta situación, que vulnera los derechos de su reducción de jornada, les acarrea no poder llegar a tiempo a recoger a los hijos al colegio o a cuidar de sus familiares. Aproximadamente, el 75% del personal son mujeres y muchas de ellas no disponen de ninguna persona que les ayuden, con el estrés y angustia que esta prolongación irregular de su jornada les acarrea.

Desde las secciones sindicales de SAT, CCOO y UGT hemos reclamado a la empresa en numerosas ocasiones que desarrolle un protocolo de fin de llamada ante la finalización de la jornada de trabajo para que, de esta manera, sea posible la conciliación familiar y laboral, obteniendo siempre de la empresa una rotunda negativa.

"En pleno siglo XXI y con una legislación que reconoce derechos laborales que, especialmente a las mujeres, nos ha costado conquistar a base de lucha y muchos sacrificios, consideramos inadmisible que estos derechos se vean recortados porque Majorel se sitúe al margen de la ley, dificultando así la conciliación", censuran los trabajadores. Estos hechos han sido puestos en conocimiento de la Inspección de Trabajo de Cádiz, instándola a intervenir de oficio, sin éxito, tramitándose por consiguiente la correspondiente denuncia por parte de estos tres sindicatos.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído