rotativa_diario.jpg
rotativa_diario.jpg

"No creo que volvamos a imprimir ningún periódico más", dice Pedro Machado, presidente del comité, que ha anunciado que denunciarán ante la Inspección de Trabajo la vulneración de su derecho a huelga.

Los periódicos que salieron la madrugada del 9 de agosto de los talleres de Ingrasa son probablemente los últimos que se hayan impreso en esta histórica empresa con más de 30 años de trayectoria en Puerto Real. Así lo cree el presidente del comité de empresa, Pedro Machado, a tenor de los acontecimientos que se han sucedido en las últimas horas.

La plantilla comenzó una huelga indefenida a las 00.00 horas del día 10 y desde entonces, los periódicos se imprimen en Dos Hermanas, en la empresa que será contratada finalmente para esta tarea. Una circunstancia que va a llevar a los trabajadores a denunciar ante la Inspección Laboral a Ingrasa por vulnerar el derecho a huelga de la plantilla al llevarse la impresión a otro sitio.

También van a llevar a los tribunales el ERE extentitivo, cuyas condiciones han variado muy poco desde que fue planteado por la empresa. En la jornada de este jueves, las partes han tenido la última reunión en el Sercla que ha terminado aún más enquistada todavía. "No hemos querido ni siquiera firmar el acta porque han querido reflejar que hemos sido nosotros los que no queríamos negociar", dice indignado Machado.

Y la oferta final se ha movido en tres días: "Nos ofrecen 27 días en 14 mensualidades más 400 euros. ¿Qué creen que somos mendigos?". "Ya no sé ni cómo calificar esta oferta", insiste, encontrando él mismo la respuesta: "lo que ocurre es que se creen que están por encima del bien y del mal y en este país sale fácil y barato despedir a los trabajadores".

Con la convocatoria de huelga aún en pie, los trabajadores irán mañana a recoger las cartas del finiquito. "Nos han dado días libres retribuidos -que no vacaciones- por lo que, tal como lo plantea la empresa, aunque desconvoquemos la huelga, ya no se imprimirá más aquí". 

Con más de 30 años de experiencia en el sector de las artes gráficas, una plantilla de 34 trabajadores —de los casi 90 que fueron en principio— y más de 7.000 metros cuadrados de instalaciones, Ingrasa fue el resultado de la evolución de la primitiva imprenta adquirida por la familia Joly en 1868 para la impresión del Diario de Cádiz, según explica el propio grupo. En 1990 la rotativa se traslada al polígono industrial El Trocadero, en Puerto Real, en unas modernas y amplias instalaciones y con un grupo de profesionales especializados en la impresión de revistas, folletos, periódicos, libros, memorias y cartelería.

 

 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído