Las claves de un final de ciclo en el Obispado de Jerez: "Mazuelos se habría quedado, no es un trepador"

Su nuevo destino será Canarias, de mayor entidad que Asidonia. De perfil conservador pero joven y tranquilo, "ya le tocaba cambiar" después de 11 años. El nuncio de Roma no ha visto razones para romper con la tradición de dar dos destinos diferentes en su carrera

José Mazuelos, en la rueda de prensa de su despedida. FOTO: MANU GARCÍA
José Mazuelos, en la rueda de prensa de su despedida. FOTO: MANU GARCÍA

Nadie en la sala desconocía de qué iba la historia. Se sabía, incluso, el destino, aunque faltaba confirmarse. Primero se leyeron sendas cartas, la del nuncio para España, Bernardito Auza, y del propio José Mazuelos. Desde las 12 de la mañanase hacía efectiva la renuncia del obispo de las Islas Canarias, Francisco Cases. Y el Papa nombraba a Mazuelos obispo en el archipiélago. Continuará de forma interina hasta que llegue septiembre u octubre. ¿A qué se debe este cambio?

No es difícil de entender si se comprenden las dinámicas de la Iglesia, las tradicionales y las de los últimos años con el papado de Francisco, que se explican a continuación.

"Ya tocaba"

Mazuelos, sevillano, del Camino Neocatecumenal (conocido como Los Kikos) llevaba ya más de 10 años -11- como obispo de Jerez. Por lo general, los obispos acceden primero a un destino al ordenarse y luego se les envía al menos a otro más. Cuentan varias fuentes que Mazuelos "estaba feliz en Jerez" y que, de ser por él, "se habría quedado". Comenzó en la jerarquía en labores en la Catedral de Sevilla, en la Archidiócesis. Y eso era un paso previo a la escalada, algo que "se encontró, no buscó".

"Nunca ha querido ascensos, no es de esos que dan empujones para subir, de los trepadores que hay en muchos trabajos y que también hay en la Iglesia", señala una persona cercana que ha tenido posturas diferentes, que habla anónimamente aunque no quiere entrar "en chismorreos y polémicas". "Es un hombre bueno. Conservador, pero siempre bueno aunque se haya podido equivocar alguna vez". Cuentan de él que los cercanos le llaman José en Jerez, que no tenía necesidad de mostrar la mitra por donde iba. Por eso, el cambio ni ha sido pretendido ni puso las miras en Madrid. En la rueda de prensa hablaba él mismo de que va donde le ordenen, que está para servir.

Los pretendidos cambios de Francisco, muy poco a poco 

El sector más progresista de la Iglesia actual lo representa el propio Papa. Sin ser un revolucionario, y sin haber comenzado un Concilio, ni estar en vistas de ello, como el que cambió a la Iglesia con Juan XXIII y Pablo VI, adaptándose a los nuevos valores propios de un planeta en Guerra Fría y marcado por el final de la II Guerra Mundial. Pero la ruptura está frente a las tradiciones y costumbres surgidas del largo pontificado de Juan Pablo II, muy conservador, y de Benedicto XVI, un teólogo continuista. Mucho tiempo ha necesitado Bergoglio para comenzar a hacer cambios en España, donde habían arraigado los del sistema polaco que sucedieron a Tarancón, un demócrata imprescindible para entender la Historia contemporánea. La llegada de Bernardito Azua, el filipino aperturista de Roma nombrado para ser la voz del Papa en España, es la clave, pero no suficiente para poner patas arriba el país. Los muchos cambios van en esa línea y la oportunidad es dar entrada a gente más abierta por los obispos de 75 que se jubilan, y ahí no está Mazuelos. Con él acabó el tiempo de la gente de Rouco Varela, presidente de la Conferencia pero prácticamente un político, sobre todo en el primer Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Mazuelos, al finalizar el encuentro con la prensa. FOTO: MANU GARCÍA

La cuestión es que  ha sido tan grande la influencia del sector de seguidores de Juan Pablo II, que prácticamente no hay voces entre los obispos que puedan considerarse progresistas (palabra que no hay que confundir, siempre dentro de la muy conservadora en esencia Iglesia). Por eso, quizás Mazuelos no habría marchado a Canarias de haber existido una verdadera revolución en la Iglesia española. Quizás habría accedido a otra Diócesis menor. Canarias tiene muchas consideraciones, una propia idiosincrasia, y no tiene una Semana Santa arraigadísima como la Baja Andalucía, pero no han sido pocas veces las que Francisco Cases ha tomado el micrófono para ruborizar a algunos de los suyos, como aquella vez que dijo que fue más triste ver a una drag queen en el carnaval de Tenerife vestido de Virgen María que el trágico accidente de Spanair. Mazuelos es un hombre de convicciones, pero sería sorprendente verle suscribir palabras como esas llegado el caso. Es prácticamente un ascenso para un conservador, pero casi por edad y posibilidades dentro del pragmatismo eclesial de la España actual.

"No es un castigo"

Hay que convencerse de lo contrario, pero todo apunta a eso. Varias fuentes consultadas lo tienen claro. Canarias no era más apetecible, pero sobre el papel significa que le dan confianza para dirigir las islas, que son dos provincias, mientras que en Jerez lo hacía sobre media provincia de Cádiz. Una de las semanas santas más importante, sí, pero Asidonia-Jerez es lo que es, un territorio de la Archidiocesis de Sevilla yen una posición menos protagónica que Cádiz-Ceuta. "Le tocaba". Quizás no es un ascenso, como se ha explicado, pero nada parecido a un destierro.

Además, solo ha tenido algunas polémicas con las cofradías, a las que no gustó que pusiera freno a las salidas procesionales extraordinarias, y a las que ha gobernado cuando ha entendido que tenía que hacerlo, no sin generar muchos recelos entre personas cuyas decisiones no tuvieron que gustar. "Jerez es una diócesis familiar, en la que nos conocemos todos, y se permite todo, incluso criticarnos, como en una familia". Ninguna hermandad tiene poder para mover a un obispo. Cualquier otra conclusión es equivocada e irreal, explican las fuentes consultadas. Tampoco ha tenido trascendencia que fuera el único obispo, prácticamente, que realizara actividades religiosas activas, moviéndose por la ciudad, durante esta Semana Santa confinada. A los primeros a los que no gustó fue a muchos de los que salieron perjudicados por sus decisiones, pero también a muchos que le aprecian se lo pareció. No solo entre cofradías, ni mucho menos, aunque estas fueran las más expuestas. Y tampoco ha tenido nada que ver el episodio de pederastia en una iglesia de Jerez, San Rafael, sobre lo cual no hay nada que apunte hacia ningún tipo de reproche a la actuación de la Diócesis, sino todo lo contrario.

"Es una persona cercana"

Esto lo dicen, ya sí con grabadora, dos de las muchas instituciones dentro de la Iglesia más allá de las cofradías. En concreto, la Asociación Católica de Propagandistas y los Scouts Diocesanos. Marifé de Paz Vera cuenta que ha sido "muy participativo, en todo. Ha venido a Sevilla a nuestros actos,  siempre hemos trabajado juntos, y es que somos una asociación dentro de la Iglesia. nos da mucha pena que se vaya". Califica a Mazuelos como "una persona cercana, abierta, cercano a la feligresía. Ha sido estupendo".

Pablo Mena, delegado diocesano de la Delegación Diocesana del Movimiento Scout en Jerez, explica que "cada vez que hemos necesitado algo, se ha implicado. Hemos tenido su colaboración en los 50 años, nos ha ayudado para las acampadas... Es de valorar. Y para cualquier labor que haga falta, nos ha llamado. Le regalamos la pañoleta Scout. En el confinamiento se ha preocupado bastante por nosotros, y habiendo millones de estamentos ha sudo bastante cercano. Supongo que se le hará algún tipo de despedida, y ahí estaremos con él".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído