Ugo Biggeri es el presidente de Fiare Banca Ética, una entidad que prioriza los proyectos de economía social, y presenta en Jerez su libro 'El valor del dinero'. Se considera un "presidente obrero", ya que cobra 3.000 euros al mes, muy lejos de las cifras astronómicas de algunos de sus homólogos.

Ugo Biggeri llega a la cita vistiendo camisa de manga corta, pantalones claros y con el pelo alborotado. No es desde luego la imagen que se espera de un presidente de un banco al uso, porque el que preside, Fiare, no lo es. Es una entidad cooperativa que publica todos los movimientos que realiza y en la que priorizan los proyectos de economía social a la hora de conceder préstamos. Biggeri (Florencia, 1966) es licenciado en Física y preside una entidad que cuenta en España con 1.900 millones de capital social –según los últimos datos publicados–, 1.200 socios y 56,7 millones en ahorros. A Jerez viene a hablar de su libro.

Viene a presentar El valor del dinero, ¿qué es para usted el dinero? ¿Qué valor tiene?

El dinero es mucho más importante de lo que admitimos. Siempre hacemos cosas pensando en el dinero, por eso hay que hacerse preguntas sobre él. Esa es la idea de la finanza ética, hacer preguntas sobre el dinero, sobre cómo se usa, dónde va mi ahorro... Todas estas preguntas tienen que ver mucho más de lo que pensamos con nuestra vida, con la sociedad. Por eso el título dice que el dinero tiene muchos valores, también valores positivos, y está en nuestra mano ayudar a exponer los valores positivos que tiene el dinero.

¿Qué pasa con nuestro dinero cuando se deja en un banco?

El banco es como un motor de la economía. El dinero que utilizamos se crea en el banco, el que tenemos en la cartera es una pequeña parte del que hay, la mayoría está en las escrituras contables de los bancos. Cuando pones tu ahorro en un banco te dan papeles donde dice que esos 10.000 euros son tuyos, o cuando pides un préstamo firmas un papel en el que pone cómo debes devolver ese dinero. En ese momento se va creando el dinero comercial. Eso la gente no lo entiende mucho, pero es el motivo por el que todos los Estados no quieren la quiebra de los bancos, porque si se quiebran los bancos se bloquea la economía. Por eso es mucho más que un servicio. El banco te da el dinero que vas a ganar en el futuro, es como si se anticipara.

"No vamos a hacer préstamos para algo que no nos gusta, como la agricultura química, el petróleo o las armas"

Dígame las principales diferencias entre un banco tradicional y la banca ética.

Fiare Banca Ética es un banco de entidad cooperativa, italiano y español. La forma cooperativa participativa es muy importante. Esto significa que el poder de decisión en el banco lo tiene la gente. Nosotros ponemos en nuestra página web todos los préstamos que hacemos. Se puede mirar dónde va el dinero y esa es la respuesta más clara. No vamos a hacer préstamos para algo que no nos gusta, como la agricultura química, el petróleo, las armas… eso no se va a financiar, está claro.

¿Le ha venido bien la crisis a Fiare? Es decir, ¿le ha hecho ganar clientes por el desencanto de muchas personas con la banca tradicional?

Sí. La gente ahora empieza a entender que las finanzas son algo que nos interesa a todo el mundo. ¿Todos los bancos son iguales? No, hay muchos bancos diferentes y los pequeños bancos locales tenemos claramente un índice del ahorro más claro.

Aunque haya habido un incremento de clientes de banca ética, el porcentaje sobre el total es todavía muy inferior, ¿hasta dónde aspira a crecer un banco como Fiare?

Nosotros abrimos hace un año la oficina —en Bilbao— y ahora empezamos a trabajar en España. Somos muy pequeños. Pero la historia que tenemos en Italia muestra que podemos subir de una manera interesante, aunque no al nivel de los grandes bancos. En todo caso, vamos creciendo.

¿Puede afirmar con rotundidad que en su banco conocen la procedencia del dinero que manejan?

Sí, lo puedo decir. Un banco no es muy complicado si no hace cosas complicadas. Un banco tiene un ahorro y lo pone a disposición de sus clientes de dos maneras: una es a través de los préstamos, que los tenemos en el listado público en la web, y otra con inversiones en liquidez, en instrumento financiero. Fiare Banca Ética decidió utilizar muy poco de los instrumentos financieros. La liquidez la tenemos solamente en títulos de Estado –bonos del Estado español e italiano– y algunos instrumentos de economía solidaria. Por eso sí puedo decirte exactamente de dónde es el dinero.

¿Qué es para usted la ética?

La ética pienso que es hacerse buenas preguntas sobre el efecto social y ambiental de la economía que vamos produciendo.

En otras entrevistas confiesa que cobra 3.000 euros al mes,  una cantidad pequeña comparada con la de presidentes de otros bancos, ¿qué le parece que algún homólogo suyo llegue a cobrar millones de euros al año?

Es ridícula. Y no puedo decir que no es bastante. Es como si lo comparas con lo que cobra un obrero…

¿Se definiría como un presidente de banco obrero?

Sí, se puede decir así. Pero el tema es que uno de los problemas que venimos generando en las finanzas es la diferencia entre los altos cargos y los trabajadores del banco. Por eso nosotros ponemos unas reglas, que tiene que haber una diferencia entre el que menos gana y el que más de 1 a 6. Hoy estamos en 1 a 4. Esto significa que el director general, que no soy yo, gana cuatro veces más que el último trabajador que entra en el banco. No es poco, pero para las finanzas es ridículo, porque en España la media es de 1 a 50, aunque hay también caso de 1 a 200 o 1 a 1.000. Este tipo de respuestas son de tipo ético, lo hacemos para que se pueda cambiar la idea que parece inmutable en las finanzas de que un director debe ganar muchísimo porque de lo contrario no trabaja bien. No es verdad.

"El desastre es que hemos hecho una unión financiera pero no hemos hecho una unión política"

¿Qué le parece a usted desde su condición que en España se hayan rescatado bancos con dinero público?

Tenemos un problema: la política tiene miedo de los bancos porque son fundamentales para el crecimiento económico. En un momento donde el crecimiento económico es un problema, la quiebra del banco da mucho miedo a la política. Por eso pone dinero. El problema no es poner dinero, es que se pone sin condiciones, y eso no es positivo. Podría pedir que invirtieran más en economía real y menos en instrumentos financieros complejos, que la diferencia entre lo que gana el director general y los trabajadores no sea tan grande… Si la política pone dinero a los bancos porque son importantes para la economía, está bien hacerlo, lo que no está bien es no poner condiciones. Es absurdo.

¿Usted es de los que cree que parte de la deuda de países como Grecia o España es ilegítima?

Creo que se necesitaría hacer una auditoría de la deuda, porque en algunos países no se entiende bien cómo se creó. En España o Italia las cuentas públicas de algunos años son positivas, pero la deuda viene de atrás y el tipo de interés ayudó mucho al crecimiento de la deuda. Este tema necesita una atención del Estado sobre las cuentas pero como tenemos una sola moneda, que es el euro, es impensable tener las deudas separadas, se debe unificar. El desastre es que hemos hecho una unión financiera pero no hemos hecho una unión política y ese es un problema enorme.

¿Sería positiva o negativa una posible salida del euro?

Creo que no sería positiva, ni para Italia, ni para España, ni para Grecia… Hemos hecho todos sacrificios para entrar en el euro y ahora volvemos a hacer sacrificios para salir, ¿siempre sacrificios? No (ríe). Eso no significa que ahora la situación sea perfecta, falta muchísima integración política, pero ahora debemos hacerla.

¿Hemos aprendido algo de esta crisis?

Que las finanzas son más importantes que los gobiernos nacionales y por eso hemos aprendido a hacer buenas preguntas sobre las finanzas. Hacemos dos tipos de preguntas, la general: ¿Cómo podemos cambiar las finanzas? Es una pregunta política. Y la pregunta personal: ¿Qué hago yo personalmente con mis ahorros? Que también es una respuesta política, una herramienta de cambio.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído