Los jugadores de Álvaro Cervera han disfrutado esta temporada de nueve lanzamientos desde los once metros con un paupérrimo bagaje.

Si la temporada pasada el Cádiz adolecía la falta de penaltis señalados a su favor, en este curso ocurre todo lo contrario: los pitan, pero no los marcan. Si bien es cierto que solo ha caído derrotado en un partido de Liga en el que ha fallado un penalti, es una cuestión que el técnico, Álvaro Cervera, deberá solventar con sus jugadores para futuros encuentros que se puedan decidir por una pena máxima puntual que otorgue los puntos necesarios para, quién sabe, certificar un ascenso de categoría que sería la guinda al crecimiento de la entidad cadista en los últimos años.

El del pasado miércoles en Copa ante el Sevilla fue el noveno penalti que lanza un jugador amarillo esta temporada entre todas las competiciones. Lo falló Salvi o lo paró Sergio Rico... Lo importante es que no entró. Paradójicamente, salvo en la primera ronda, el Cádiz ha disfrutado de penaltis en todas las fases de la Copa del Rey: el fallado por Barral en el último minuto ante Osasuna en Carranza (1-0), el marcado por él mismo en Sevilla ante el Betis (3-5) y el que provocó y lanzó Salvi ante el cuadro sevillista.

Otro dato más. De los cinco jugadores que han pateado penas máximas esta temporada en el equipo cadista, solo dos han conseguido materializarlos: Barral (ante Lugo y Betis) y Carrillo (ante el Barcelona B). Mención especial para el encuentro liguero ante Osasuna, que permanecerá en la memoria de la parroquia amarilla. Aquel día, en la octava jornada, fueron tres los lanzamientos desde los once metros que falló el cuadro gaditano: Aitor García erró el primero y Barral falló el segundo. El árbitro lo mandó repetir... y lo volvió a fallar. Los tres fueron detenidos por Sergio Herrera, el hombre clave de la escuadra rojilla que acabó llevándose los tres puntos de Carranza (0-2).

El otro jugador de la entidad cadista que sabe lo que es fallar un penalti esta temporada es Álex Fernández, que lanzó el primero de los dos de los que dispuso el Cádiz en la jornada 19 ante el Barcelona B, también en Carranza. En aquella ocasión, sin embargo, los pupilos de Álvaro Cervera se llevaron la victoria e incluso lograron anotar la segunda pena máxima, que lanzó Carrillo estando lesionado.

Un problema, en definitiva, que el técnico amarillo tendrá que solucionar. De hecho, en la rueda de prensa posterior al choque ante el Sevilla fue preguntado por esta cuestión y se mostró contundente: "En los penaltis tenemos que hacer algo. Tomaremos una decisión antes de cada partido", sentenció el entrenador ecuatoguineano admitiendo el problema existente con los disparos desde los once metros.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído