ruizmateos3
ruizmateos3

La familia. La familia lo ha sido siempre todo para José María Ruiz-Mateos y Jiménez de Tejada. Por eso buscó que su matrimonio con María Teresa Rivero fuera prolífico. Le dio nada menos que 13 hijos: Socorro, Zoilo, Begoña, Patricia, Almudena, Rocío, José María, Paloma, Alfonso, Pablo, Javier, Nuria y Álvaro.

Durante años, la imagen que dieron los Ruiz-Mateos fue de unidad, acentuada sobre todo tras la expropiación de Rumasa en 1983. Pero esa imagen de familia ejemplar, religiosa (ligada al Opus y a los Legionarios de Cristo) y de todos a una con el patriarca ante lo que se vendía como una injusticia del gobierno socialista de Felipe González, fue torciéndose poco a poco con el paso de los años.

32 años después, muchas cosas han cambiado para el que fuera el empresario más poderoso de España. Aquel hombre que se vistiera de Superman y que fuera capaz de darle un coscorrón al recientemente fallecido Miguel Boyer, ministro de Hacienda cuando la expropiación del holding de la abeja, es hoy un frágil anciano de 83 años superado por el Parkinson y el Alzheimer al que sus hijos, sobre todo sus seis varones, encargados del negocio familiar, han ido dejando de lado. Y eso a pesar de que él mismo se haya encargado siempre de exculparlos ante la Justicia de toda la responsabilidad, y sobre todo en uno de los últimos y más tristes capítulos por el que será recordado, el de la presunta estafa de los pagarés de Nueva Rumasa.

Pero ese afán por proteger a sus hijos, alegando que todos se limitaban a cumplir sus indicaciones en los negocios familiares, no ha evitado que sus dos hijos menores, Álvaro y Javier, hayan tenido que ingresar en prisión esta semana para cumplir casi tres años por evadir impuestos tras la venta de un hotel en Peñíscola (Castellón) por más de seis millones de euros. Sin duda, esto ha sido uno de los mayores golpes que haya recibido nunca el cabeza de familia.

Así y todo, no serán los últimos. Empeñados en seguir los pasos de su padre, Pablo y Alfonso podrían ser los siguientes. Ambos fueron condenados en octubre de 2014 a seis y siete meses de cárcel, respectivamente, por un delito de defraudación contra la Hacienda Pública, y aunque han solicitado sustituir la pena de prisión por trabajos sociales, la Agencia Tributaria ya ha mostrado su rechazo debido a que la acusación de fraude que pesa sobre ellos es muy grave.

Junto a ellos, José María y Zolio, además de los mencionados Álvaro y Javier, suman más de cincuenta causas pendientes por alzamiento de bienes, blanqueo de capitales y fraude fiscal, además de estar implicados en casos como los de la Gürtel, los ERE y la ya referida estafa de Nueva Rumasa. A todo esto hay que sumarle los 9.000 millones de euros que adeudan a Hacienda, a acreedores y a los más de 4.000 estafados y los entre 600 y 900 millones que tienen en paraísos fiscales. Parece claro, por tanto, que más pronto que tarde todos irán rindiendo cuentas con la Justicia y aumentando la nómina de presos vips en las cárceles españolas.

El propio José María Ruiz-Mateos era condenado por última vez en marzo de 2014 a casi cuatro años de cárcel por defraudar a Hacienda. Su delicado estado de salud le ha evitado, esta vez sí, pisar otra vez la cárcel. Ahora su vida se limita a las cuatro paredes de su chalé de Pozuelo (Madrid), donde según dicen tampoco tiene ya mucho trato con su mujer, María Teresa Rivero. En cuanto a sus hijas, que siempre en la familia han estado en un segundo plano, la única que parecía tener algo de relación con su padre era Begoña, aunque de eso hace ya casi tres años.

Decía Vitto Corleone en El Padrino que "un hombre que no pasa tiempo con su familia nunca puede ser un hombre de verdad”. Por eso, quizás la soledad que está viviendo José María Ruiz-Mateos en los últimos momentos de su vida se haya convertido en su verdadera y más grande condena.

Sobre el autor:

jorge-miro

Jorge Miró

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído